Un carácter corrupto solo se puede corregir aceptando la verdad (Parte 2)

El proceso por el que las personas obtienen la verdad es como el de un valiente guerrero que entra en el campo de batalla dispuesto a luchar contra todo tipo de enemigos en cualquier momento. Los enemigos de los que persiguen la verdad son las diversas actitudes corruptas de Satanás. Estas personas están luchando con su carne corrupta; en esencia, están luchando contra Satanás. ¿Y qué arma se utiliza para luchar contra Satanás? La verdad, por supuesto, seguir la palabra de Dios. Para derrotar a Satanás, ¿qué aspecto de la verdad debe uno practicar primero? Someterse a Dios, a Su palabra y a la verdad. Esta es la primera lección en la que uno debe entrar cuando lucha contra Satanás. Si eres incapaz de aceptar las cosas que te sobrevienen de parte de Dios, no serás capaz de someterte ante Él y, por lo tanto, no podrás calmarte ante Dios para orar o buscar la verdad. Si no puedes orar a Dios ni buscar la verdad, no entenderás la verdad ni por qué Dios te pondría en tales situaciones, con esas personas, acontecimientos y cosas; estarás sumido en la confusión. Si no puedes buscar la verdad, no podrás vencer tu carácter corrupto. Solo derrotando tu carácter y tu carne corruptos podrás humillar a Satanás y a los diablos del reino espiritual. Combatir a Satanás depende principalmente de buscar la verdad; si no entiendes la verdad, entonces cualquier problema o noción que surja en ti puede volverte débil y negativo. Si las revelaciones de tus actitudes corruptas nunca se resuelven, es probable que caigas y fracases, y te será difícil volver a levantarte. Algunos tropiezan cuando encuentran la tentación, algunos se vuelven negativos cuando se enfrentan a una enfermedad dolorosa y otros caen de bruces cuando se encuentran con una prueba. Estas son las consecuencias de no perseguir nunca la verdad, y de no buscarla para resolver las actitudes corruptas que uno revela. ¿Qué os parece a vosotros? ¿Las actitudes satánicas causan muchos problemas a la gente? (Sí). ¿Cuántos problemas? (Impiden que las personas se presenten ante Dios y las incapacitan para someterse a Él). Si la gente no puede someterse a Dios, ¿según qué vivirá? (Vivirá según las actitudes satánicas y corruptas). Cuando las personas viven de acuerdo con las actitudes satánicas y corruptas, a menudo revelan nociones y se vuelven impulsivas. Por ejemplo, si haces algo malo y un hermano o hermana te deja en evidencia o te poda, ¿cómo debes someterte a Dios y buscar la verdad? Hay una lección que aprender aquí. Tal vez comiences a reflexionar sobre esto y pienses: “Esa persona suele menospreciarme y esta vez ha encontrado algo que utilizar contra mí. Me intimidan, así que no voy a jugar limpio. Conmigo no se mete nadie”. ¿Acaso no es esto impulsividad? (Lo es). ¿Qué es la impulsividad? (Es cuando el carácter satánico de una persona estalla en cuanto sus intereses se ven perjudicados o su fama, ganancias y estatus se ven dañados y dice o hace algo impulsivamente. Eso es lo que yo entiendo por impulsividad). Esa interpretación es básicamente correcta. ¿Quién puede añadir algo? (Cuando a una persona le ocurre algo y no busca la verdad, y en su lugar libera las cosas que naturalmente existen en ella, eso es ser impulsivo). La palabra “naturalmente” que ella ha utilizado es muy acertada. Llamamos impulsividad a la manifestación del carácter más natural, más primitivo de las personas, que viene de su propia raíz y se pone al descubierto como resultado de que Satanás las corrompiera. Es algo que no pasa por el filtro del pensamiento, los procesos mentales, la reflexión ni las apariencias, sino que simplemente surge. Eso es la impulsividad. La impulsividad es lo que brota de las personas que viven sujetas a actitudes corruptas. Entonces, ¿por qué las cosas de la naturaleza del hombre que se revelan espontáneamente no concuerdan con la verdad? ¿Por qué la gente revela su impulsividad? ¿A qué se debe? A la naturaleza satánica del hombre. El carácter innato del hombre pertenece a la impulsividad. Cuando se dañan los intereses, la vanagloria o el orgullo de alguien, si no entiende la verdad ni tiene la realidad-verdad, deja que su carácter corrupto determine cómo tratar ese daño, es impulsivo y actúa precipitadamente. Lo que manifiesta y revela es impulsividad. ¿Es la impulsividad algo positivo o negativo? Obviamente es algo negativo. No es bueno que una persona viva de manera impulsiva; es susceptible de causar desgracias. Si la impulsividad y la corrupción de una persona se ponen de manifiesto cuando le sucede algo, ¿es alguien que busca la verdad y se somete a Dios? Por supuesto, alguien así sin duda no es sumiso a Dios. En cuanto a las diversas personas, acontecimientos, cosas y entornos que Dios dispone para la gente, si alguien no puede aceptarlos de Dios y, en cambio, lidia con ellos y los resuelve de manera humana, al final ¿qué resultará de eso? (Dios lo desdeñará). ¿Y le resultará eso edificante a la gente? (No). No solo perderá en su propia vida, sino que tampoco edificará a los demás. Es más, humillará a Dios y hará que Él lo desdeñe. Alguien así ha perdido su testimonio y no es bienvenido en ningún sitio. Si eres un miembro de la casa de Dios, pero siempre te comportas de manera impulsiva, pones de manifiesto lo que es natural en ti y revelas tu carácter corrupto, haciendo las cosas a través de medios humanos y con un carácter satánico corrupto, la consecuencia final será que harás el mal y te opondrás a Dios. Y si no te arrepientes en ningún momento y no puedes recorrer la senda de la búsqueda de la verdad, tendrás que ser revelado y descartado. El problema de vivir amparado en un carácter satánico y sin buscar la verdad para corregirlo, ¿no es grave? Un aspecto del problema es que uno no se desarrolla ni se transforma en su propia vida; más allá de eso, influye de manera negativa en los demás. No sirve para nada bueno en la iglesia y, con el tiempo, le causa grandes problemas a esta y al pueblo escogido de Dios, como una mosca hedionda que vuela de un lado para el otro sobre una mesa con comida, causando aversión y repugnancia. ¿Queréis ser este tipo de persona? (No). Entonces, ¿cómo debéis actuar para agradar a Dios y edificar a los demás? Más allá del carácter corrupto que hayáis revelado, primero debéis calmaros, apresuraros para poneros ante Dios en oración, y buscar la verdad para resolverlo. De ninguna manera deberíais continuar revelando corrupción siguiendo vuestra propia voluntad e impulsividad. En cada segundo de cada minuto de cada día de tu vida, hagas lo que hagas y pienses lo que pienses, Dios te escruta y te observa. ¿Qué observa Dios? (Lo que una persona piensa y cómo responde cuando se encuentra con las personas, los acontecimientos o las cosas que Dios ha dispuesto para ella). Así es, ¿y cuál es el objetivo de Dios al observar estas cosas? (Ver si esta persona es alguien que lo teme y evita el mal). Esa es en parte la razón. ¿Cuál es la razón principal? Pensadlo con detenimiento. (Comprobar si tienen un corazón que busca la verdad y se somete a Dios). Ya sea que se trate de temer a Dios y evitar el mal, o de buscar la verdad y tener un corazón que se somete a Dios, todas estas cosas tienen que ver con la senda que uno ha elegido seguir. ¿Por qué escruta Dios constantemente a las personas? Para ver qué tipo de senda siguen, cuáles son sus objetivos y dirección en la vida, si han escogido la senda de la búsqueda de la verdad o la de los fariseos hipócritas. Para ver en cuál de estas sendas te encuentras exactamente. Si has escogido la senda correcta, Dios te guiará, te esclarecerá, te proveerá y te apoyará. Si has elegido la senda equivocada, quiere decir que le has dado completamente la espalda a Dios, así que Él, desde luego, te abandonará.

Hay personas que siempre predican palabras y doctrinas y vulneran los principios-verdad en todo lo que hacen, llegando a cometer actos que dañan los intereses de la casa de Dios, pero ¿por qué no se las disciplina ni se les hace ningún reproche? Algunas personas no son capaces de entender este problema. Dejadme que os diga que Dios ya ha abandonado a este tipo de personas. Da igual cuántos años lleven siendo creyentes, si Dios decide abandonar a esta persona, ¡es un asunto sumamente grave! ¿Cuál es la intención y el deseo de Dios respecto a la clase de senda que Él espera que la gente tome? Cuando Dios coloca a estas personas en ciertas situaciones, ¿tiene la esperanza de que se sometan o espera que se rebelen? ¿Tiene la esperanza de que busquen y obtengan la verdad o espera que la ignoren y se estanquen? ¿Cuál es la actitud de Dios respecto a esto? ¿Qué espera de las personas? Espera que sean capaces de someterse y cooperen activamente con Su obra y que no la ignoren ni se conviertan en personas negativas y holgazanas. Alguna gente es tibia en sus deberes. Cuando se les asigna una tarea, hacen lo que creen conveniente, pero no buscan la verdad ni las intenciones de Dios. Sienten que su enfoque no tiene nada de malo; si no están vulnerando ningún decreto administrativo ni ofendiendo el carácter de Dios ni trastornando o perturbando la obra de la iglesia y, en cambio, están desempeñando su deber, les parece que no van a ser condenados. ¿Qué piensas sobre esta clase de actitud? (No es buena. Es negativa, pasiva, tibia, Dios detesta este tipo de actitud). ¿Qué es una actitud tibia? ¿Por qué la detesta Dios? ¿Cuál es la esencia de esta clase de actitud? (Puedo compartir un poco de mi experiencia al respecto. Hasta hace poco, cuando realizaba mi deber, seguía mi propia voluntad y vulneraba los principios. Después de ser podada, no reflexioné sobre mí misma, malinterpreté a Dios y me aparté de Él. Mi corazón estaba cerrado a Dios, no quería acercarme a Él y no le oré. Mi actitud era tibia y me volvió negativa, pasiva y desdichada durante ese periodo. Una vez que mi corazón se cerró a Dios, fue como si el pilar más importante de mi vida se hubiera derrumbado, y acabé sintiéndome desdichada. Desde fuera, parecía que desempeñaba mi deber sin manifestar ningún comportamiento rebelde evidente, pero no recibía el esclarecimiento del Espíritu Santo ni mostraba disposición para cooperar activamente con Dios. Mantener esa actitud tibia, negativa y desmotivada fue lo mismo que suicidarme poco a poco. La gente que se aparta de Dios es como un árbol cuyas raíces han muerto. Cercenado su sustento de vida, las ramas y las hojas se marchitan poco a poco hasta que el árbol entero muere). Fue una explicación muy acertada. Tal vez la mayoría de las personas se encuentra en este estado. Hacen cualquier cosa que se les pida, no causan problemas ni hacen el mal ni perturban las cosas; simplemente son tibios. ¿Por qué detesta Dios esta clase de actitud? ¿Qué esencia queda de manifiesto mediante esta actitud? Su esencia es negativa, desafiante y rechaza a la verdad. ¿Diríais que es Dios el que renuncia primero a las personas, o son estas las que renuncian primero a Dios? (Las personas lo hacen primero). Si tú renuncias a Dios primero, tu corazón se cierra a Él, lo cual es un grave problema. “Cerrar” es una manera de decirlo. Lo que está sucediendo en realidad es que las personas sellan sus corazones, dejan a Dios fuera, lo cual significa: “Ya no te necesito. Estoy cortando todos los lazos contigo y cesando todo contacto entre nosotros”. Cuando un ser creado tiene esta clase de actitud hacia su Creador, ¿cómo maneja esto Dios? ¿Cuál es Su actitud? Cuando Él ve a las personas en tal estado, ¿siente gozo, asco o tristeza? Primero siente tristeza. Cuando nota que la gente se vuelve demasiado insensible y no está dispuesta en absoluto a aceptar la verdad, Dios se siente decepcionado y la detesta. Cuando el corazón de una persona se cierra completamente a Dios, ¿cómo se lo toma Él? (Dios instrumentará algunas situaciones para permitirle comprender Sus intenciones a fin de abrirle el corazón). Sí, ese es uno de los enfoques activos de Dios. En algunas oportunidades hace las cosas de esa manera, pero en otras no. A veces, esconderá Su cara y esperará el momento oportuno esperando que le abras tu corazón. Cuando lo hayas recibido en tu corazón y seas capaz de aceptar la verdad, Él continuará teniendo misericordia de ti y esclareciéndote. Sin embargo, en general, si tienes esta clase de actitud y tu corazón se encuentra absolutamente cerrado a Dios y rechazas una relación normal y todo contacto con Él, no aceptas que tiene soberanía sobre ti ni Su guía. Eso es lo mismo que rechazarlo como tu Dios, y no querer que sea tu Señor. Si lo rechazas como tu Dios y Señor, ¿puede Él todavía obrar en ti? (No). Lo único que puede hacer es abandonarte. Solo después de entender lo que ha sucedido, darte cuenta de tu proceder equivocado y saber arrepentirte, puede la obra de Dios comenzar de nuevo en ti. Entonces, ante una actitud tibia como esta, Dios ciertamente no va a obrar, sino que apartará a estas personas. ¿Os ha pasado? ¿Es semejante condición plácida y feliz, o insoportable y desdichada? (Insoportable y desdichada). ¿Qué tan desdichada? (Es como ser un cadáver andante. Es una existencia irreflexiva, sin alma, como la de una bestia). Si Dios no está en el corazón de alguien, entonces este está vacío; es como si careciera de espíritu. ¿No significa eso que se ha convertido en una persona muerta y sin espíritu? ¡Qué aterrador! Una persona puede traicionar a Dios en cualquier momento y lugar. En un pequeño descuido, pueden negar a Dios en su corazón, tras lo cual su condición cambia de inmediato. El estado de su espíritu decae de inmediato, ya no sienten la presencia de Dios, y su dependencia y su relación con Él desaparecen por completo, igual que un corazón que ha cesado de latir. Es muy peligroso. ¿Qué se puede hacer ante tal estado? Es necesario adoptar la actitud correcta y orar a Dios sin demora y arrepentirse. Si una persona vive siempre en un estado negativo, desafiante, un estado en el que ha sido completamente abandonada por Dios y no puede llegar hasta Él, ¡es peligroso! ¿Os habéis dado cuenta de las consecuencias indeseables que puede acarrear este peligro? No solo se trata de las pérdidas que uno puede experimentar. ¿Qué otras consecuencias podría haber? (Podrían ser poseídos por espíritus malignos). Esa es una. Existen muchas otras posibilidades. (Podrían cometer una maldad grave y Dios podría ponerlos en evidencia y descartarlos). Esto también es posible. ¿Algo más? (Podrían distanciarse cada vez más en su relación con Dios). Ahora, si esta condición persiste, ¿creéis que esta persona acabará considerando dejar de creer en Dios? (Lo hará). ¿No resulta aterrador? (Sí). Si una persona tiene este malvado deseo de abandonar su fe, es de lo más aterrador, porque ya ha traicionado a Dios en su corazón, y Dios no salvará a una persona así.

Como creyente, es muy importante que uno mantenga una relación normal con Dios. Cuando la relación de una persona con Dios es normal, estará en un buen estado; cuando su estado sea malo, su relación con Dios no será normal. El corazón de una persona se encontrará en dos situaciones completamente diferentes, dependiendo de si se encuentra en un buen o en un mal estado. Cuando una persona se encuentra en un buen estado, sentirá cierta fuerza en su corazón, una fuerza que la impulsa a no casarse nunca, a seguir a Dios hasta el final sin importar cuánto sufra y a permanecer leal a Dios hasta el final, hasta la muerte. ¿Cómo surge este tipo de determinación? (Proviene de una especie de fervor que poseen las personas). ¿Ve Dios este fervor con buenos ojos? ¿Es este tipo de determinación algo positivo o negativo? (Positivo). ¿Ve Dios las cosas positivas con buenos ojos? (Sí). Dios escruta el corazón de la gente. Él escruta lo que la gente piensa en el fondo de sus corazones y cuál es su estado en lo más profundo de su ser. Por tanto, cuando expresas este tipo de deseo y determinación en tu corazón, Dios también lo escruta. ¿De dónde viene esta determinación? ¿Proviene de la espontaneidad y la impulsividad de una persona? (No, se infunde en las personas por la obra del Espíritu Santo). Así es. Cuando las personas viven en el estado correcto, este tipo de poder que el Espíritu Santo les otorga les permite tener esa determinación. Es algo positivo, y el Espíritu Santo se lo da a la gente debido a su cooperación y sacrificio. ¿Tienen las personas alguna vez este tipo de fe por sí solas? Por supuesto que no, ¿verdad? Cuando las personas apenas tienen un poco de determinación para cooperar, el Espíritu Santo les da una motivación muy poderosa. A partir de esto, ¿qué ves ahora? (La gente debe permanecer con Dios. Sin Él solo hay muerte). “La gente debe permanecer con Dios”, eso es cierto. Hemos adquirido este conocimiento mediante la experiencia. Si abres tu corazón a Dios, si tienes esa pizca de determinación, y eres capaz de exponer tu corazón en oración a Dios, Él te dará este poder. Este poder durará toda tu vida y te permitirá tener una determinación muy profunda, y decir: “Ofrezco mi vida entera a Dios, dedicaré toda mi vida a esforzarme y vivir para Él”. Es cierto, así es como piensa la gente y lo que quiere hacer. Sin embargo, si alguien sigue a Dios y cumple con su deber confiando en su propia mente, sus propios pensamientos, y su propio calibre y dones, ¿con cuánta fuerza contará? Si no tienes la voluntad de perseguir la verdad, por mucho que te esfuerces, no lo conseguirás. El hombre no puede alcanzar esta fuerza interior; la recibe de Dios. ¿Cómo pierde la gente esta fuerza? ¿Por qué? Cuando Dios ya no está en sus corazones, esta energía desaparece. La gente tiene esta fuerza por la obra del Espíritu Santo, Dios le otorga este poder a la gente; todo es obra de Dios. Si tu corazón está cerrado a Dios, si le dices “no” a Dios, y no aceptas Su soberanía e instrumentación en tu vida, así como todos los entornos, personas, acontecimientos y cosas que Él ha dispuesto a tu alrededor, ni siquiera tendrás corazón para perseguir la verdad. Cuando la gente pierde a Dios, es así de terrible; esto es un hecho. Aquellos que han perdido a Dios no son nada. Si una persona cierra su corazón a Dios, podría incluso llegar a pensar en dejar de creer en Él y es probable que esto se revele en cualquier momento y en cualquier lugar. Lo más terrible de esto es que sus pensamientos se volverán cada vez más fuertes, hasta el punto de que incluso puede lamentar todas sus renuncias y esfuerzos, y arrepentirse de la determinación que una vez poseyó y del sufrimiento que soportó. Su condición será totalmente distinta a aquella en la que estaba, como si fuera otra persona. ¿Cómo sucede esto? Si una persona puede someterse a las personas, los acontecimientos, las cosas y los entornos que Dios ha dispuesto para ella, puede vivir una vida tranquila y feliz. Si siempre trata de escapar de las personas, acontecimientos y cosas que Dios ha dispuesto, y no está dispuesta a someterse a los entornos en los que se encuentra, sobre los cuales Dios tiene soberanía, ¿en qué condición terminará encontrándose? (Desdicha y oscuridad). Experimentarán oscuridad, desdicha, agitación, ansiedad constante y tristeza. ¿No se trata de una gran diferencia? (Sí). Cuando las personas viven en un buen estado, es como vivir en el cielo, justo delante de Dios. Cuando se encuentran en un mal estado, este se vuelve cada vez más oscuro, y Dios permanece fuera de su alcance. Vivir en un estado oscuro no es diferente a vivir en el infierno. ¿Habéis sentido alguna vez el sufrimiento del infierno? ¿Resulta agradable o insoportable? (Insoportable). ¿Cómo lo describirías en una frase? (Es peor que la muerte). Cierto, es peor que la muerte. Morir sería mucho más agradable que vivir, así de tortuoso es. Lo has expresado muy bien; es tal cual lo has dicho.

Todas las dificultades a las que se enfrentan las personas, y toda su negatividad y debilidad, están relacionadas directamente con sus actitudes corruptas. Si sus actitudes corruptas se pueden resolver, se puede decir que todas las dificultades relacionadas con su fe quedarán más o menos resueltas. No habrá nada que les impida buscar la verdad, no se toparán con dificultades al practicar la verdad y nada les impedirá someterse a Dios. Por tanto, resolver las propias actitudes corruptas es fundamental. El hecho de que Dios le pida a la gente que persiga la verdad y sea honesta está relacionado con la resolución de las actitudes corruptas y con lograr el cambio de carácter. El objetivo de buscar la verdad es resolver el problema de un carácter corrupto y se persigue la verdad para lograr que este cambie. Entonces, ¿cómo se busca la verdad? ¿Cómo se puede obtener la verdad? ¿Qué dije hace un rato? (Ten fe en que Dios es soberano sobre todas las cosas y sométete a los entornos que Él ha dispuesto). Sí, ten fe, sométete, trata de aprender las lecciones, busca la verdad y cíñete a tu deber en los entornos que Dios ha creado. Si puedes aprender lecciones de los entornos que Él ha creado, ¿acaso no te resultará fácil someterte? (Así será). Cuando busques la verdad y aprendas tus lecciones, ¿no es cierto que evitarás revelar un carácter corrupto y no pondrás de manifiesto tu impulsividad? Durante este proceso, ¿no evitarás utilizar métodos y pensamientos humanos para tratar con las personas, los acontecimientos y las cosas que Dios ha dispuesto para ti? De esta manera, ¿acaso no estarás en un estado normal? Y cuando estés en un estado normal, ¿no serás capaz de vivir continuamente ante Dios? Entonces estarás a salvo. Si puedes presentarte ante Dios con frecuencia, vivir continuamente ante Él, buscar Sus intenciones a menudo en los entornos que Él ha dispuesto para ti y someterte a todas las personas, acontecimientos y cosas que Él ha dispuesto, entonces ¿no estarás viviendo siempre ante los ojos de Dios y bajo Su cuidado? (Sí). Cuando tu destino está sujeto a la soberanía de Dios, y está siendo vigilado y dirigido por Él, cuando disfrutas de la protección de Dios todos los días, ¿no serás la persona más feliz? (Sí). Este es el final de nuestra charla sobre este tema. En el futuro, podéis enseñarlo todos juntos y resumir y compartir vuestra opinión al respecto. Descubre cómo vivir una vida feliz y cómo ganarte la aceptación de Dios, como hizo Job, para que Dios te tenga en Su corazón y diga que eres una persona a la que Él ama; descubre cómo seguir la senda correcta en la vida, igual que Job, la senda de temer a Dios y evitar el mal.

25 de enero de 2017

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Conéctate con nosotros en Messenger