Palabras diarias de Dios | Fragmento 405 | "Todo se realiza por la palabra de Dios"

Con anterioridad he dicho que “Todos los que buscan contemplar señales y prodigios serán abandonados; no son ellos los que serán perfeccionados”. He hablado tantas palabras, y sin embargo no tienes ni el menor conocimiento de esta obra; llegado a este punto, sigues pidiendo señales y prodigios. ¿Es tu creencia en Dios la búsqueda de señales y prodigios que ver, o es para obtener vida? Jesús también pronunció muchas palabras que, hoy, todavía tienen que cumplirse. ¿Puedes afirmar que Jesús no es Dios? Dios dio testimonio de que Él era el Cristo y el amado Hijo de Dios. ¿Puedes negar esto? Hoy, Dios sólo pronuncia palabras y si eres incapaz de saberlo a conciencia, no podrás permanecer firme. ¿Crees en Él porque es Dios, o lo haces basándote en si Sus palabras se han cumplido o no? ¿Crees en señales y prodigios, o en Dios? Hoy Él no muestra señales y prodigios; ¿es realmente Dios? Si las palabras que pronuncia no se cumplen, ¿es realmente Dios? ¿Queda Su esencia determinada por el hecho de que las palabras que pronuncia se cumplan o no? ¿Por qué algunos están siempre esperando el cumplimiento de las palabras de Dios antes de creer en Él? ¿No significa esto que no lo conocen? Todos los que poseen este tipo de conceptos son personas que niegan a Dios. Usan conceptos para medirle; si Sus palabras se cumplen, creen en Él y si no, no lo hacen; y siempre buscan señales y prodigios. ¿Acaso no son los fariseos de los tiempos modernos? Que seas capaz de permanecer firme depende de que conozcas al Dios práctico: ¡esto es crucial! Cuanto mayor sea la realidad de la palabra de Dios en ti, mayor será tu conocimiento de la realidad de Dios, y más capaz serás de permanecer firme durante las pruebas. Cuanto más busques señales y prodigios, más incapaz serás de permanecer firme y caerás en medio de las pruebas. Las señales y los prodigios no son el fundamento; sólo la realidad de Dios es vida. Algunos no conocen los efectos que la obra de Dios va a lograr. Se pasan los días desconcertados, sin buscar el conocimiento de la obra de Dios. Su búsqueda consiste en hacer que Dios cumpla siempre sus deseos, y sólo después de esto son serios en su creencia. Dicen que buscarán la vida si las palabras de Dios se cumplen, pero que si no lo hacen, no hay posibilidad de que ellos procuren la vida. El hombre piensa que creer en Dios es buscar contemplar señales y prodigios, y perseguir el ascender al cielo y al tercer cielo. Nadie afirma que creer en Dios sea la búsqueda de entrar en la realidad, la búsqueda de la vida y la búsqueda de ser ganado por Dios. ¿Qué valor tiene esa búsqueda? ¡Los que no buscan el conocimiento y la satisfacción de Dios son personas que no creen en Él, que blasfeman contra Él!

¿Entendéis ahora lo que es creer en Dios? ¿Acaso es contemplar señales y prodigios? ¿Es ascender al cielo? Creer en Dios no es fácil. Hoy, se debería purgar ese tipo de práctica religiosa; buscar la manifestación de los milagros de Dios, Su sanación de enfermos y Su expulsión de demonios, que Él conceda paz y amplias gracias, lograr perspectiva y comodidad para la carne, son prácticas religiosas, una forma imprecisa y abstracta de creencia. ¿Qué es hoy creer de verdad en Dios? Es la aceptación de Su palabra como la realidad de tu vida y el conocimiento de Dios de Su palabra para lograr un amor verdadero hacia Él. Más claro: es creer en Dios para que puedas obedecerle, amarle y llevar a cabo el deber que debería realizar una criatura de Dios. Este es el objetivo de creer en Dios. Se tiene que lograr el conocimiento de la hermosura de Dios, de lo digno que Él es de reverencia, de cómo Él hace la obra de salvación y de perfeccionamiento en Sus criaturas; esto es lo mínimo que debe poseer en su creencia de Dios. Creer en Dios es, principalmente, el cambio de la vida en la carne a la vida de amar a Dios, de una vida dentro de lo natural a una vida dentro del ser de Dios, es salir de debajo del dominio de Satanás y vivir bajo el cuidado y la protección de Dios, es ser capaz de lograr obedecer a Dios y no a la carne, es permitir que Él gane todo tu corazón, permitirle que te perfeccione y liberarte del carácter satánico corrupto. Creer en Dios es, principalmente, para que Su poder y Su gloria puedan manifestarse en ti y tú puedas realizar Su voluntad, Su plan y seas capaz de dar testimonio de Él delante de Satanás. Creer en Dios no debería ser para contemplar señales y prodigios ni por el bien de la carne personal, sino para buscar conocer a Dios y ser capaz de obedecerle, y, como Pedro, obedecerle hasta la muerte. Esto es, principalmente, lo que hay que lograr. Comer y beber la palabra de Dios es para conocerle y satisfacerle; comer y beber la palabra de Dios te proporciona un mayor conocimiento de Él; sólo después de esto puedes obedecer a Dios. Sólo conociéndole puedes amarle, y alcanzar este objetivo es la única meta que el hombre debería tener para creer en Dios. Si en tu forma de creer en Dios, siempre intentas contemplar señales y prodigios, el punto de vista de esta creencia en Dios es erróneo. Creer en Dios es, sobre todo, la aceptación de Su palabra como la realidad de la vida. Sólo poniendo en práctica las palabras de Su boca y llevándolas a cabo dentro de uno se alcanzará la meta de Dios. Creyendo en Dios, el hombre debería perseguir que Él lo perfeccione, ser capaz de someterse a Él y la obediencia completa a Él. Si puedes obedecerle sin quejarte, tener en cuenta Sus deseos, alcanzar la estatura de Pedro y poseer el estilo de este del que Dios habla, será el momento en que habrás logrado el éxito en tu creencia en Dios, y esto significará que Dios te ha ganado.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

La clave de la fe es aceptar las palabras de Dios como la realidad de la vida

I

Creer en Dios no debería ser para ver señales y prodigios, ni por el bien de tu carne personal, sino dedicarse a entender a Dios y obedecerlo lo mejor que puedas. Como Pedro, obedece hasta la muerte. Esto es lo que ahora debes intentar conseguir. Creer en Dios significa aceptar que Su palabra es la realidad de la vida. Practica las palabras de Su boca, llévalas a cabo dentro de ti. Eso es conseguir el objetivo de Dios.

II

Comer y beber las palabras de Dios es para conocer realmente a Dios y para complacer a Dios. Comer y beber las palabras de Dios es para comprender mejor a Dios. Sólo así puedes obedecerlo y amarlo. Debería ser el objetivo de creer en Dios. Creer en Dios significa aceptar que Su palabra es la realidad de la vida. Practica las palabras de Su boca, llévalas a cabo dentro de ti. Eso es conseguir el objetivo de Dios.

III

Creer en Dios significa buscar que Dios te perfeccione y obedecer por completo a Dios. Si obedeces sin quejarte a Dios, y tienes en cuenta los deseos de Dios, posees la estatura y el estilo de Pedro, tendrás éxito en tu fe, y Dios te ganará. Si sólo intentas ver señales y prodigios, tu forma de ver la fe está mal. Creer en Dios significa aceptar que Su palabra es la realidad de la vida. Practica las palabras de Su boca, llévalas a cabo dentro de ti. Eso es conseguir el objetivo de Dios.

De “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado