Palabras diarias de Dios | Fragmento 472 | "Cómo debéis caminar la recta final del sendero"

Estáis ahora en la última etapa del sendero, y es una parte crítica de él. Quizás hayas soportado mucho sufrimiento, realizado mucha obra, viajado por muchos caminos y escuchado muchos sermones; quizás no haya sido fácil llegar hasta donde te encuentras ahora. Si no puedes soportar el sufrimiento al que te enfrentas en la actualidad, y si continúas como lo hiciste en el pasado, entonces no puedes ser perfeccionado. Estas palabras no intentan asustarte: son una realidad. Después de que Pedro experimentara mucha obra de Dios, ganó percepción sobre algunas cosas y también mucho discernimiento. Él pudo entender muchas cosas acerca del principio del servicio y, más adelante, fue capaz de dedicarse plenamente a lo que Jesús le confió. El gran refinamiento que recibió fue, en su mayor parte, porque él sentía que le debía mucho a Dios por las cosas que había hecho, y que nunca sería capaz de compensárselo. Pedro también reconoció que el hombre es muy corrupto, lo que le hizo sentir culpable en su conciencia. Jesús le había dicho muchas cosas a Pedro, pero, en el momento en el que esas cosas se dijeron, él podía entender muy poco y a veces albergaba algo de resistencia y rebeldía. Después de que Jesús fue crucificado, por fin experimentó algo parecido a un despertar, y en su interior sintió fuertes oleadas de reproche contra sí mismo. Al final, alcanzó un punto en el que sintió que no era aceptable tener ninguna idea incorrecta. Conocía muy bien su estado, y también la santidad del Señor. Como resultado, en él creció aún más un corazón de amor por el Señor, y se enfocó más en su propia vida. Por esto, sufrió grandes dificultades, y aunque en ocasiones era como si padeciera una grave enfermedad, e incluso como si estuviera muerto, después de haber sido refinado muchas veces de esta forma, logró un mayor entendimiento de sí mismo y desarrolló un amor genuino por el Señor. Podría decirse que toda su vida transcurrió en refinamiento y, más aún, en castigo. Su experiencia fue diferente de la de cualquier otra persona, y su amor superó al de cualquiera que no ha sido perfeccionado. La razón por la que fue seleccionado era que experimentó la mayor agonía en su vida, y sus experiencias tuvieron muchísimo éxito. Si sois realmente capaces de recorrer la última etapa de la senda como lo hizo Pedro, no hay un solo ser creado que pueda quitaros vuestras bendiciones.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

EMULA LA EXPERIENCIA DE PEDRO

I

El gran refinamiento que Pedro recibió se debió a lo que él hizo. Él sintió que debía tanto a Dios, que no se lo podía devolver. Él vio a la humanidad corrupta, así tuvo cargo de conciencia. Muchas cosas le dijo Jesús, él sabía tan poco. A veces se oponía y se rebelaba. Hasta que crucificaron a Jesús, entonces Pedro empezó a sentir culpa. Por fin no volvió a pensar mal. Tras pasar por la obra de Dios, discernió y comprendió, captó los principios de servir, e hizo lo que Jesús le asignó. La razón por la que fue un modelo a seguir fue porque él sufrió más que nadie, lo que él vivió tuvo éxito. Entonces si caminas así la senda, ni una sola criatura podrá quitarte tus bendiciones, ni una sola criatura podrá quitarte tus bendiciones.

II

Pedro conocía su estado muy bien, él era muy consciente de la santidad del Señor, así con todo lo que Pedro sabía creció su amor por el Señor, y se centró más en su vida. Debido a esto sufrió adversidades. A veces parecía muy enfermo, casi a las puertas de la muerte. Al ser refinado tantas veces, se entendió a sí mismo mucho más, y sintió amor real por el Señor. Vivió siendo refinado, y pasó la vida castigado. Su experiencia fue diferente, su amor más grande que el de los imperfectos. La razón por la que fue un modelo a seguir fue porque él sufrió más que nadie, lo que él vivió tuvo éxito. Entonces si caminas así la senda, ni una sola criatura podrá quitarte tus bendiciones, ni una sola criatura podrá quitarte tus bendiciones.

De “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado