Palabras diarias de Dios | Fragmento 500 | "Quienes aman a Dios vivirán por siempre en Su luz"

Dios usa la realidad y la llegada de los hechos para perfeccionar a las personas; Sus palabras cumplen parte de este perfeccionamiento de las personas, y esta es la obra de dirección y de apertura del camino. Es decir, en las palabras de Dios debes encontrar la senda de la práctica, así como el conocimiento de las visiones. Al entender estas cosas, las personas tendrán una senda y visiones cuando practiquen realmente, y serán capaz de ser esclarecidas por medio de las palabras de Dios, de entender que estas cosas proceden de Él y de discernir mucho. Después de entender, deben entrar inmediatamente en esta realidad y deben usar Sus palabras para satisfacerlo en su vida práctica. Él te guiará entonces en todas las cosas, te dará una senda de práctica, te hará sentir que Dios es hermoso y te permitirá ver que cada paso de la obra de Dios en ti tiene como fin perfeccionarte. Si deseas ver el amor de Dios, experimentarlo verdaderamente, debes profundizar en la realidad, en la vida actual, y ver que todo lo que Dios hace es amor y salvación, de forma que las personas puedan dejar atrás lo que es impuro, con el fin de refinar las cosas en su interior que no pueden satisfacer la voluntad de Dios. Él usa palabras para proveer al hombre mientras también crea entornos en la vida práctica que permiten a las personas experimentar; si estas comen y beben muchas de las palabras de Dios, cuando las pongan realmente en práctica, pueden resolver todas las dificultades en sus vidas usándolas. Es decir, debes tener las palabras de Dios con el fin de profundizar en la realidad; si no las comes y bebes, y si no tienes la obra de Dios, no tendrás senda en la vida práctica. Si nunca comes o bebes las palabras de Dios, te frustrarás cuando te pase algo. Sólo sabes amar a Dios, y eres incapaz de hacer cualquier diferenciación; no tienes una senda de práctica; estás confundido, confuso y, en ocasiones, crees incluso que satisfaciendo a la carne estás haciendo lo propio con Dios. Todo esto es la consecuencia de no comer y beber las palabras de Dios, es decir, si no tienes la ayuda de Sus palabras y sólo vas a tientas en la realidad, eres fundamentalmente incapaz de encontrar la senda de la práctica. Personas así no entienden lo que significa creer en Dios, y mucho menos amarlo. Si, usando el esclarecimiento y la dirección de las palabras de Dios, oras a menudo, exploras y buscas, llegando a descubrir por este medio aquello que deberías poner en práctica, encuentras oportunidades para la obra del Espíritu Santo, cooperas realmente con Dios sin estar confundido y confuso, entonces tendrás una senda en la vida práctica y lo vas a satisfacer de verdad. Una vez hayas satisfecho a Dios, Su dirección estará dentro de ti y Él te bendecirá especialmente, lo que te dará una sensación de disfrute: te sentirás especialmente honrado por haber satisfecho a Dios, te sentirás especialmente radiante por dentro y, en tu corazón, estarás despejado y tranquilo, tu conciencia estará tranquila y libre de acusaciones, y tendrás una sensación agradable en tu interior cuando veas a tus hermanos y hermanas. Esto es lo que significa disfrutar del amor de Dios, y sólo esto es disfrutar verdaderamente de Dios. Las personas alcanzan el complacerse en el amor de Dios por medio de la experiencia: pasando dificultades y poniendo en práctica la verdad, obtienen las bendiciones de Dios. Si sólo dices que Él te ama realmente, que Él ha pagado un alto precio por las personas, que Él ha hablado muchas palabras con paciencia y bondad, y que siempre salva a las personas, entonces tu declaración de estas palabras es sólo un lado del disfrute de Dios. Otro disfrute más real sería que tú pusieras en práctica la verdad en tu vida real, tras lo cual estarás tranquilo y despejado en tu corazón, te sentirás muy conmovidos, sentirás que Dios es adorable y que el precio que has pagado merece mucho la pena. Habiendo pagado un alto precio en tus esfuerzos, estarás especialmente radiante en tu interior: sentirás que estás disfrutando realmente el amor de Dios y entenderás que Él ha hecho la obra de salvación en las personas, que Su refinamiento de las personas tiene el fin de purificarlas y que Él pone a prueba a las personas para comprobar si le aman con sinceridad. Si siempre pones en práctica la verdad de esta forma, desarrollarás gradualmente un conocimiento claro de gran parte de la obra de Dios, y en ese momento sentirás siempre que Sus palabras delante de ti son transparentes como el cristal. Si puedes entender con claridad muchas verdades, sentirás que todos los temas son fáciles de poner en práctica, que puedes superar este asunto y esa tentación, y verás que nada es un problema para ti; esto te hará libre y te liberará. En ese momento estarás disfrutando del amor de Dios y Su verdadero amor habrá venido sobre ti. Dios bendice a aquellos que tienen visiones, la verdad, el conocimiento, y que lo aman sinceramente. Si las personas desean ver el amor de Dios, deben poner en práctica la verdad en la vida real, deben estar dispuestas a soportar el dolor y dejar lo que aman para satisfacer a Dios; y a pesar de las lágrimas en sus ojos, deben seguir siendo capaces de satisfacer el corazón de Dios. De esta forma, Él te bendecirá sin duda, y si soportas una dificultad así, vendrá seguida por la obra del Espíritu Santo. A través de la vida real y de la experiencia de las palabras de Dios, las personas son capaces de ver la hermosura de Dios, y sólo si han probado Su amor pueden amarlo sinceramente.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

DEBES SENTIR EL AMOR DE DIOS EN LA VIDA REAL

I

Si deseas ver el amor de Dios y sentir el amor de Dios, debes profundizar en la realidad, y ver todo lo que hace Dios es salvar y amar, refinar las cosas por dentro que no satisfacen Su voluntad, y así librarte de lo impuro. Si deseas contemplar el amor de Dios, practica la verdad en la vida real, soporta el dolor, abandona lo que amas y complace a Dios. Y aunque en los ojos tengas lágrimas, aún puedes complacer el corazón de Dios. De esta manera Dios te bendecirá. El Espíritu Santo obrará cuando superes adversidades así.

II

Si al ser iluminado y guiado por las palabras de Dios, y al buscar y orar, encuentras oportunidad de que el Espíritu obre, y encuentras qué practicar, realmente cooperas con Dios, no estás embrollado y confuso, así verás el camino, agradarás a Dios. Si deseas contemplar el amor de Dios, practica la verdad en la vida real, soporta el dolor, abandona lo que amas y complace a Dios. Y aunque en los ojos tengas lágrimas, aún puedes complacer el corazón de Dios. De esta manera Dios te bendecirá. El Espíritu Santo obrará cuando superes adversidades así.

III

Cuando hayas complacido a Dios, Él te guiará por dentro. Serás bendecido por Dios, sentirás alegría interior. Tendrás el gran honor de haber complacido Su voluntad. Se confortará tu conciencia, y tu corazón estará en paz. Te sentirás bien por dentro cuando veas a tus hermanos y hermanas. Eso es lo que significa disfrutar el amor de Dios. Eso es disfrutar realmente a Dios. Si deseas contemplar el amor de Dios, practica la verdad en la vida real, soporta el dolor, abandona lo que amas y complace a Dios. Y aunque en los ojos tengas lágrimas, aún puedes complacer el corazón de Dios. De esta manera Dios te bendecirá. El Espíritu Santo obrará cuando superes adversidades así.

V

La belleza de Dios puede verse en la vida real y en todas Sus palabras. Puedes ver qué hermoso es al vivir Sus palabras. Sólo si has probado el amor de Dios, realmente amarás a Dios.

De “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado