Para ganar la verdad, uno debe aprender de las personas, los acontecimientos y las cosas cercanas

En estos momentos, los que creen en Dios de todo corazón están centrados en cumplir su deber con diligencia y quieren desempeñarlo bien. Sin embargo, ya que todo el mundo posee un carácter corrupto y cada persona tiene sus propias dificultades y defectos, les resulta difícil llevar a cabo su deber adecuadamente, puesto que para eso necesitarían perseguir la verdad y esforzarse por ella. Cuando surjan dificultades, todos deben orar juntos y buscar la verdad para resolver conjuntamente sus problemas. Esa es la responsabilidad y el deber de todo el mundo. Cada uno tiene la responsabilidad y la obligación de cumplir bien con su deber. No es responsabilidad de una persona en particular, sino que es la responsabilidad conjunta de todos. Por lo tanto, todos deben trabajar duro juntos y aprender a colaborar en armonía. Además de dotarse de la verdad, deben también adquirir conocimientos profesionales, aprovechar sus propios puntos fuertes, aprender cosas prácticas, aprender los unos de los otros y mejorar sus puntos débiles a través de la ayuda mutua. Al hacer esto, obtendrán cada vez mejores resultados en el cumplimiento de su deber.

¿Por qué creéis que a los no creyentes les resulta tan difícil hacer cualquier cosa y se encuentran con obstáculos tan grandes? Porque la gente tiene una naturaleza satánica; todos viven según actitudes corruptas, quieren presumir, desean tener la última palabra y no hallan la forma de colaborar en armonía. Así, les resulta muy difícil hacer nada bien. Cuando están a mitad de algo, se desmoronan debido a la desunión y se separan. Los que tienen buena humanidad son capaces de ir un poco más lejos. Tarde o temprano, quienes no poseen la verdad acaban tropezando. Si podéis entender claramente esto, deberíais aprender a aceptar y someteros a la verdad, y a colaborar en armonía con los demás. ¿Por qué la gente no colabora en armonía? (Porque es arrogante y santurrona. Siempre piensan que tienen razón y no están dispuestos a aceptar las sugerencias de los demás). La arrogancia y la santurronería forman parte de un carácter corrupto. ¿Se trata de un problema fácil de solucionar? ¿Puede alguien resolverlo? Los no creyentes son del todo incapaces de resolver esta clase de problema. ¿Por qué? Porque no aceptan la verdad. Viven conforme a filosofías satánicas, su propia voluntad, tretas, artimañas, engaños y sus actitudes satánicas. No aceptan la verdad, y mucho menos la ponen en práctica ni buscan autoconocerse, rebelarse contra sí mismos o someterse a la verdad. No dicen absolutamente nada sobre estos asuntos positivos y sendas correctas. Nunca reconocen que Dios es la verdad y jamás creerán en Él, así que no importa qué carrera emprendan, sea lo que hagan, siempre acaban fracasando y causándose la ruina. En la casa de Dios es diferente. En la casa de Dios, Dios es el que gobierna; Sus palabras y la verdad son las que gobiernan. Cada día, el pueblo escogido de Dios come y bebe Sus palabras y habla sobre la verdad. Sus corazones se llenan cada vez más de luz y están dispuestos a esforzarse por la verdad y a obtenerla. ¿Por qué, cuando trabajan juntos, los hermanos y hermanas son más eficaces que los no creyentes? Cuando menos, tienen una base: todas son personas que creen en Dios de corazón y, en la casa de Dios, unen sus pensamientos y esfuerzos en el cumplimiento de su deber. Además, comparten la misma fe y los mismos objetivos, y sus espíritus están interconectados. Ya sean del norte, del sur o de las llanuras centrales, aunque sus dialectos sean diferentes, enseguida se familiarizan los unos con los otros mientras comparten sobre la fe y hablan acerca de sus experiencias, como si se conocieran desde hace mucho tiempo. Se sienten como miembros de una misma familia. Es más, los que no abordan los asuntos de forma práctica, los que siempre traman y engañan, los que utilizan artimañas, los que siempre son arrogantes y santurrones, los que siguen su propia voluntad y los que no aceptan siquiera la más mínima verdad, no pueden mantenerse firmes en la casa de Dios. Son naturalmente descartados y echados, porque la casa de Dios se rige por la verdad. Todo esto es visible, y ya se ha demostrado que es cierto. No importa tu edad o sexo, ni siquiera tu nivel de habilidad, si dices: “Entiendo mi campo de especialización, así que lo que digo es correcto. ¡No voy a escucharos!”, ¿qué opinión tendrá todo el mundo de ti? ¿Elogiarán a ese tipo de persona? (No). ¿Puede alguien así cumplir bien con su deber y mantenerse firme? (No, no puede). Es fácil que lo descarten. A algunas personas se les da bien hablar y su discurso es especialmente agradable de escuchar, pero no hacen nada práctico. Al principio, la gente tendrá buenos sentimientos hacia ellas, pero ¿qué sucederá después? Todos verán la verdad sobre ellas y dirán: “Este tipo de personas hablan bien en apariencia, pero no hacen nada práctico. Basta con verlas para darse cuenta de que no aman la verdad. Se centran en fingir y aparentar. Nunca han compartido la verdad ni han reflexionado sobre sí mismas. Son iguales que quienes no creen, son incrédulos”. Después de darse cuenta de esto, la gente comenzará a estar molesta con ellas, y pensarán que hablar o trabajar con esas personas no resulta constructivo ni provechoso. Ese tipo de personas hace que los demás se sientan infelices y atados a nivel espiritual, así que poco a poco empiezan a distanciarse de ellas. Cuando una persona así se dé cuenta de que ha sido abandonada por los demás y que se ha quedado totalmente aislada, empezará a reflexionar sobre sí misma. Solo entonces entenderá que: “Es inaceptable que una persona no persiga la verdad. Basarme en triquiñuelas, en el calibre y los dones, o en mis propias experiencias, lecciones, filosofías para los asuntos mundanos y tácticas simplemente no funcionará en la casa de Dios. Debo aceptar y perseguir la verdad para evitar ser descartado”. Si esa persona se arrepiente de verdad y cambia, significa que todavía existe un hilo de esperanza de que pueda salvarse.

En la casa de Dios, ¿qué clase de persona les gusta a la mayoría? (Les gusta la gente que persigue la verdad, que puede aceptar esta y que posee la realidad-verdad). ¿Cómo manifiestan la realidad-verdad aquellas personas que la tienen? (Son más honestas). Poseen una humanidad honesta. ¿Qué más? (Son más devotas). En apariencia llevan vidas más devotas y adecuadas, y otras personas se benefician con su ejemplo. ¿Qué más? (Son capaces de practicar la verdad, y actúan conforme a principios). Estas son algunas maneras prácticas en las que manifiestan la realidad-verdad. ¿Qué implica actuar conforme a principios? ¿Qué cosas conlleva? Por ejemplo, en lo que respecta al trato con las personas, independientemente de que estas tengan estatus o no, o de que sean hermanos y hermanas o no, o líderes u obreros, ¿qué principios deben seguirse? Sin duda, lo único justo y razonable es que se las trate de acuerdo con la palabra de Dios y la verdad. De ninguna manera puedes basarte en los sentimientos o en las preferencias personales, acercarte a una persona pero distanciarte de otra, aprovecharte de quienes son ingenuos pero ser complaciente con quienes son admirables, o formar grupos para crear conflictos entre facciones. Además, no puedes atacar ni discriminar a los que persiguen la verdad y cumplen con su deber. Debes tratar a las personas de acuerdo con los principios-verdad. Ese es el principio para tratar a las personas, y también es el principio que rige cómo llevarse bien con los demás. Quienes creen en Dios deben tratar a todas las personas de manera justa. ¿Acaso el principio para tratar a la gente consiste en ganarse a quienes son útiles y discriminar a aquellos que no lo son? Esa es la filosofía de los no creyentes para los asuntos mundanos, y demuestra un carácter y una lógica satánicos. En la casa de Dios, ¿cuáles son los principios para tratar a la gente? Debes tratar a todos según los principios-verdad y a todos los hermanos y las hermanas de manera justa. ¿Cómo se trata de manera justa? Debe hacerse según las palabras de Dios, por las que Dios salva, y por las que descarta, por las que se agrada y por las que aborrece; estos son los principios-verdad. Los hermanos y las hermanas deben ser tratados con ayuda y amor y con tolerancia y paciencia mutuas. Las personas malvadas e incrédulos deben ser identificados, deben ser separados y hay que mantenerlos a distancia. Solo de esta manera se trata a la gente con principios. Cada hermano y hermana tiene virtudes y defectos, y todos tienen un carácter corrupto, así que, cuando están juntos, deben ayudarse, tolerarse y tener paciencia, y no buscar defectos ni ser demasiado duros. En particular, a los hermanos y hermanas que no llevan mucho tiempo creyendo en Dios, o que son jóvenes, se les debe cuidar mucho y apoyarlos con paciencia. Si revelan cierta corrupción, debes hablarles sobre la verdad y exhortarles pacientemente. En ningún caso los condenes a la ligera o exageres sus problemas, porque eso es cruel. Si tienes miedo y te escondes al enterarte de que un falso líder o anticristo está llevando a cabo acciones malvadas porque no te atreves a revelarlo, pero, en cambio, al descubrir que tus hermanos y hermanas revelan cierta corrupción, te aferras a ello y haces una montaña de un grano de arena, ¿qué clase de comportamiento es ese? Las personas que hacen eso son detestables y se aprovechan de los demás. Esa no es una forma justa de tratar a la gente; más bien, estás actuando de acuerdo con tus preferencias personales. Eso es propio de un carácter corrupto y satánico, lo que constituye una transgresión. Dios ve todo lo que hace la gente. Comoquiera que actúes y pienses en tu corazón, ¡Dios te está escrutando! Hagas lo que hagas, debes captar los principios. En primer lugar, debes comprender la verdad. Una vez que la hayas comprendido, te será fácil entender las intenciones de Dios, y conocerás los principios conforme a los cuales Dios exige a las personas que traten a los demás. Sabrás cómo tratar a las personas y podrás tratarlas de acuerdo con las intenciones de Dios. Si no entiendes la verdad, desde luego no serás capaz de entender las intenciones de Dios, y no tratarás a los demás conforme a los principios. Las palabras de Dios te muestran y señalan claramente cómo debes tratar a los demás; la actitud con la que Dios trata al hombre es la actitud que las personas deben adoptar en su trato de unos hacia otros. ¿Cómo trata Dios a todas y cada una de las personas? Algunas personas son de estatura inmadura o son jóvenes o han creído en Dios por poco tiempo, o no son malas por esencia naturaleza ni tampoco maliciosas, solo un poco ignorantes o carentes de calibre. O están sujetos a muchas restricciones, y todavía no comprenden la verdad ni han entrado en la vida, así que les resulta difícil abstenerse de hacer cosas estúpidas o cometer actos ignorantes. Pero Dios no se centra en la estupidez pasajera de las personas, sino que mira en sus corazones. Si están decididas a buscar la verdad, entonces están en lo correcto y, cuando tienen este objetivo, entonces Dios las observa, las espera y les da el tiempo y las oportunidades que les permitan entrar. No es que Dios las vaya a excluir por una sola transgresión. Eso es algo que la gente hace a menudo; Dios nunca trata así a la gente. Si Dios no trata así a la gente, ¿por qué la gente trata así a los demás? ¿Acaso no muestra esto su carácter corrupto? Este es precisamente su carácter corrupto. Debes ver cómo trata Dios a las personas ignorantes y estúpidas, cómo trata a los de estatura inmadura, cómo trata las revelaciones normales del carácter corrupto del hombre y cómo trata a los que son maliciosos. Dios trata a distintas personas de diferentes maneras y también tiene varias maneras de gestionar las innumerables condiciones de las diferentes personas. Debes entender estas verdades. Una vez que has entendido estas verdades, entonces sabrás cómo experimentar los asuntos y tratar a la gente según los principios.

¿Se basa Dios en el grado de corrupción de las personas para determinar si deben o no ser salvadas? ¿Se basa en la envergadura de sus transgresiones o en el volumen de su corrupción para determinar si deben o no ser juzgadas y castigadas? ¿Se basa en su aspecto, sus antecedentes familiares, el nivel de su calibre o su grado de sufrimiento para determinar su destino y final? Dios no usa esas cosas como base para Sus decisiones, ni siquiera se fija en ellas. Por lo tanto, debes entender que, ya que Dios no mide a las personas en función de esas cosas, tú tampoco debes seguir ese criterio. Digamos que ves a alguien de aspecto atractivo que parece buena persona, así que empiezas a hablarle más, a relacionarte con él, os vais acercando y acabáis convirtiéndoos en buenos amigos. Supongamos que luego ves a alguien sin atractivo, que es desagradable de escuchar, que no sabe interactuar con los demás y no se integra, así que no te identificas con él y a veces incluso quieres acosarle o decirle cosas desagradables para reprimirlo. ¿Qué manera de tratar a las personas es esa? Todo eso tiene su origen en un carácter corrupto satánico. ¿Estáis dispuestos a vivir con ese carácter corrupto satánico? ¿Estáis dispuestos a que dicho carácter os limite, os someta y rija vuestras acciones? (No). De acuerdo con los deseos subjetivos de la gente, nadie está dispuesto a hacer nada o a cumplir con su deber viviendo con el carácter corrupto de Satanás. Según su voluntad subjetiva, las personas aspiran al bien y están dispuestas a practicar la verdad, sin embargo, si no comprenden la verdad, no la persiguen, no se la toman en serio ni hacen ningún esfuerzo al respecto, no podrán entrar en la realidad-verdad. Si no eres capaz de entrar en ella, lo que vivas, los principios que adoptes en todo lo que hagas y las palabras que digas no se ajustarán a la verdad, y dichas cosas carecerán completamente de verdad. Si hay algún aspecto de la verdad que no comprendas, serás absolutamente incapaz de entrar en la realidad-verdad, y si no puedes entrar en ella, no poseerás verdad alguna. ¿Hay humanidad en quienes carecen de verdad? (No). Lo único conforme a lo que vive la gente así es el carácter corrupto de Satanás. No es que la gente se convierta en alguien que tiene las realidades-verdad en cuanto empieza a cumplir con su deber. Cumplir con el deber no es más que un método y un canal a seguir. En el cumplimiento de su deber, la gente utiliza la búsqueda de la verdad para experimentar la obra de Dios, entender poco a poco y aceptar la verdad, y luego practicarla. Entonces alcanzan un estado en el que se deshacen de su carácter corrupto, se liberan de las ataduras y el control del carácter corrupto de Satanás, y así se convierten en alguien que tiene la realidad-verdad y una humanidad normal. Solo cuando tengas una humanidad normal, tu cumplimiento del deber y tus acciones resultarán edificantes para la gente y satisfactorios para Dios. Y solo cuando las personas sean aprobadas por Dios por el cumplimiento de su deber, podrán ser seres creados aceptables. Así pues, en cuanto al cumplimiento de vuestro deber, si bien lo que actualmente dedicáis y aportáis con devoción son las diversas capacidades, el aprendizaje y conocimiento que habéis adquirido, estos son precisamente los que proveen el canal a través del cual podéis entender la verdad mientras cumplís con vuestro deber, y saber qué es cumplir con el deber, qué es presentarse ante Dios, qué es esforzarse sinceramente por Él. A través de este canal, aprenderéis a despojaros de vuestro carácter corrupto, y a rebelaros contra vosotros mismos, a no ser arrogantes y santurrones, y a someteros a la verdad y a Dios. Solo así podréis alcanzar la salvación.

En este momento, la parte más fundamental de cumplir con vuestro deber es que aprendáis a someteros, tanto a la verdad como a las cosas que vienen de Dios. De esta manera, al seguir a Dios, podréis aprender vuestras lecciones, además de poder entrar poco a poco en la realidad-verdad. Decidme, ¿puede una persona desempeñar bien su deber si no tiene ningún entendimiento de lo que significa practicar la verdad y someterse a ella, o si no comprende a qué principios debe atenerse en el cumplimiento de su deber? Desde luego, le resultaría difícil. Todos seguramente entenderéis que, cuando realizáis vuestro deber en la casa de Dios, si no poseéis la realidad-verdad o entráis siquiera un poco en ella, es muy difícil que cumpláis bien con vuestro deber. Os resulta muy complicado llevar a cabo vuestro deber a un nivel aceptable o manteneros firmes. Entonces, ¿habéis experimentado todos lo difícil que es dar un simple paso hacia adelante sin la verdad? (Sí). ¿Qué es lo que ha hecho que lo experimentéis de manera más profunda? (A menudo, el hecho de ser podados, fracasar y tropezar por no comprender la verdad y basarnos en un carácter corrupto para cumplir con nuestro deber). ¿Por cuántos fracasos habéis pasado? (Por unos cuantos). Mientras experimentas la obra de Dios, por más veces que hayas fallado, caído, sido podado o puesto en evidencia, estas cosas no son malas. Independientemente de cómo hayas sido podado, o si ha sido por parte de los líderes, obreros o hermanos o hermanas, todo esto es bueno. Debes recordar que, por mucho que sufras, en realidad te estás beneficiando. Cualquier persona con experiencia puede dar fe de ello. Sí o sí, la poda o la revelación son siempre cosas buenas. No son una condena. Son la salvación de Dios y la mejor oportunidad para que llegues a conocerte. Puede traer un cambio de aires a tu experiencia de vida. Sin ello, no tendrás ni la oportunidad, ni la condición ni el contexto para poder alcanzar un entendimiento de la verdad de tu corrupción. Si entiendes realmente la verdad, y eres capaz de desenterrar las cosas corruptas ocultas en las profundidades de tu corazón, si puedes distinguirlas con claridad, entonces eso es bueno, esto ha resuelto un problema importante de entrada en la vida, y supone un gran beneficio para la transformación de carácter. Poder conocerte realmente es la mejor oportunidad para que enmiendes tus caminos y te conviertas en una nueva persona; es la mejor oportunidad de que obtengas nueva vida. Cuando realmente te conozcas, podrás ver que, cuando la verdad se convierte en la vida de alguien, es algo realmente precioso, y tendrás sed de la verdad, la practicarás y entrarás en la realidad. ¡Esto es algo verdaderamente grandioso! Si puedes aprovechar esta oportunidad y reflexionar sinceramente sobre ti mismo y obtener un conocimiento genuino de ti mismo cada vez que falles o caigas, entonces en medio de la negatividad y la debilidad, podrás volver a levantarte. Cuando hayas cruzado este umbral, entonces podrás dar un gran paso adelante y entrar en la realidad-verdad.

Si crees en la soberanía de Dios, entonces tienes que creer que los sucesos cotidianos, sean buenos o malos, no suceden al azar. No es que alguien esté siendo deliberadamente duro contigo o teniéndote en la mira; todo esto fue dispuesto y orquestado por Dios. ¿Por qué orquesta Dios estas cosas? No es para desenmascarar tal y como eres o para ponerte en evidencia y descartarte; dejarte en evidencia no es la meta final. La meta consiste en perfeccionarte y salvarte. ¿Cómo te perfecciona Dios? ¿Y cómo te salva? Comienza por hacerte consciente de tu propio carácter corrupto, y hacerte saber de tu esencia-naturaleza, de tus defectos y tus carencias. Solo si conoces estas cosas y tienes un claro entendimiento en tu corazón, puedes perseguir la verdad y, gradualmente, deshacerte de tu carácter corrupto. Esto es Dios que te está brindando una oportunidad. Esta es la misericordia de Dios. Tienes que saber cómo aprovechar esta oportunidad. No debes oponerte a Dios, confrontarte con Él ni malinterpretarlo. En particular, cuando te enfrentas con las personas, los acontecimientos y las cosas que Dios dispone a tu alrededor, no sientas constantemente que las cosas no son como desearías que fueran, no desees escapar constantemente de ellas ni te quejes siempre de Dios y tampoco lo malinterpretes. Si estás haciendo esas cosas constantemente, entonces no estás experimentando la obra de Dios y eso hará que te resulte muy difícil entrar en la realidad-verdad. Sea lo que sea aquello que te encuentres y no puedas entender plenamente, cuando surja una dificultad debes aprender a someterte. Debes empezar por acudir delante de Dios y orar más. De esa manera, antes de que te des cuenta, ocurrirá un cambio en tu estado interno y podrás buscar la verdad para resolver tu problema. Así, podrás experimentar la obra de Dios. Mientras esto ocurre, la realidad-verdad será forjada dentro de ti y así es como avanzarás y pasarás por una transformación en el estado de tu vida. Una vez que hayas pasado por este cambio y poseas esta realidad-verdad, poseerás además estatura, y con la estatura viene la vida. Si alguien vive siempre basándose en un carácter satánico corrupto, entonces no importa cuánto entusiasmo o energía tenga, no podrá considerarse que posea estatura o vida. Dios obra en cada persona y, sin importar cuál sea Su método, qué clase de personas, acontecimientos y cosas usa a Su servicio o el tipo de tono que tengan Sus palabras, Él solo tiene una meta final: salvarte. ¿Y cómo te salva Dios? Él te cambia. Entonces, ¿cómo podrías no sufrir un poco? Tendrás que sufrir. Este sufrimiento puede implicar muchas cosas. En primer lugar, la gente debe sufrir cuando acepta el juicio y el castigo de las palabras de Dios. Cuando las palabras de Dios son demasiado severas y explícitas y la gente malinterpreta a Dios —e incluso tiene nociones—, eso también puede ser doloroso. A veces, Dios crea un entorno alrededor de las personas para revelar su corrupción, para hacerlas reflexionar y conocerse a sí mismas, y entonces también sufrirán un poco. A veces, cuando se las poda directamente y se las desenmascara, las personas tienen que sufrir. Es como si se estuvieran sometiendo a una operación. Si no hay sufrimiento, no se produce ningún efecto. Si cada vez que eres podado y cada vez que un entorno te pone en evidencia, eso despierta tus emociones y te alienta, entonces, mediante este proceso entrarás en la realidad-verdad y tendrás estatura. Si cada vez que eres sujeto a ser podado y a ser puesto en evidencia en un entorno, no sientes ningún tipo de dolor o incomodidad y no sientes nada, y si no te presentas ante Dios para buscar Sus intenciones y tampoco oras o buscas la verdad, ¡entonces en verdad eres muy insensible! Dios no obra en ti cuando tu espíritu no siente nada, cuando no reacciona. Dios dirá: “Esta persona es demasiado insensible y ha sido profundamente corrompida. Da igual cómo lo discipline, pode o intente tenerlo controlado, sigo sin conmover su corazón ni despertar su espíritu. Esta persona estará en problemas, no es fácil de salvar”. Si Dios dispone ciertos ambientes, personas, acontecimientos y cosas para ti; si Él te poda y aprendes lecciones de esto; si has aprendido a venir ante Dios y buscar la verdad y, sin que te des cuenta, eres esclarecido e iluminado y alcanzas la verdad; si has experimentado un cambio en estos ambientes, cosechado recompensas y progresado, y si comienzas a tener un poco de comprensión de la intención de Dios y dejas de quejarte, entonces todo esto significará que has permanecido firme en medio de las pruebas de estos ambientes y soportado la prueba. Como resultado, habrás superado este calvario. ¿Cómo considerará Dios a aquellos que resisten la prueba? Él dirá que tienen un corazón sincero, y que pueden soportar este tipo de sufrimiento, y que, en el fondo, aman la verdad y desean obtenerla. Si Dios te evalúa de esta manera, ¿acaso no eres alguien con estatura? ¿No tienes entonces vida? Y ¿cómo se logra esta vida? ¿Te la concede Dios? Dios provee para ti de varias maneras y utiliza a varias personas, acontecimientos y cosas para formarte. Es como si Dios te estuviera dando personalmente comida y bebida, entregándote en persona varios tipos de alimentos para que comas hasta hartarte y lo disfrutes; solo entonces puedes crecer y permanecer fuerte. Así es como debes experimentar y comprender estas cosas; así te sometes a todo lo que viene de Dios. Esta es la clase de estado mental y actitud que debes poseer, y debes aprender a buscar la verdad. No debes estar buscando constantemente causas externas o culpando a otros por tus problemas o buscando faltas en las personas; debes tener un claro entendimiento de las intenciones de Dios. Visto desde fuera, podría parecer que algunas personas tienen opiniones acerca de ti o prejuicios contra ti, pero no debes ver estas cosas de esa manera. Si ves las cosas desde esta clase de punto de vista, lo único que harás es poner excusas y no podrás lograr nada. Debes ver las cosas de una forma objetiva y lo aceptarás todo de parte de Dios. Cuando veas las cosas de esta manera, te resultará fácil someterte a la obra de Dios, y serás capaz de buscar la verdad y captar las intenciones de Dios. Una vez que tu punto de vista y tu estado mental sean rectificados, podrás alcanzar la verdad. Entonces, ¿por qué no lo haces? ¿Por qué te resistes? Si dejaras de resistirte, recibirías la verdad. Si te resistes, no recibirás nada y, además, herirás los sentimientos de Dios y lo decepcionarás. ¿Por qué decepcionarás a Dios? Porque no aceptas la verdad, no tienes esperanza de salvación, y Dios no es capaz de ganarte, así que ¿cómo no va a estar Él decepcionado? Cuando no aceptas la verdad, esto es igual a rechazar la comida que Dios te ha ofrecido personalmente. Dices que no tienes hambre y no lo necesitas; una y otra vez, Dios trata de animarte a comer, pero aun así no lo quieres. Prefieres pasar hambre. Crees estar saciado cuando, en realidad, no tienes absolutamente nada. Las personas así carecen de razón y son muy santurronas, en verdad no reconocen una cosa buena cuando la ven, son las más pobres y mezquinas de todas.

Para entrar en la realidad-verdad, primero debes empezar por reflexionar sobre cada detalle de tu vida, y comenzar a aprender lecciones de las personas, los acontecimientos y las cosas cercanas. Si puedes aprender lecciones a partir de la manera en que te trata la gente que te rodea, o a partir de los acontecimientos y circunstancias que experimentas cada día, es decir, si eres capaz de buscar la verdad y aprender cómo actuar conforme a los principios, podrás entender la verdad, tu vida crecerá y podrás desempeñar tu deber con normalidad. Algunas personas discuten a menudo y tratan de defenderse cuando se las poda. Siempre enfatizan la causa del problema y ponen excusas por sus fracasos, lo cual es muy problemático. No tienen una actitud sumisa ni de búsqueda de la verdad. Esta clase de personas son de bajo calibre, además de muy obstinadas. No entienden lo que dicen los demás, la verdad está fuera de su alcance y su progreso es muy lento. ¿Por qué es lento su progreso? Porque no buscan la verdad y, sean cuales sean los errores que surjan, para ellas el motivo siempre radica en los demás, descargando así por completo la responsabilidad en otras personas. Viven conforme a las filosofías para los asuntos mundanos, y mientras vivan sanas y salvas, están especialmente complacidas consigo mismas. No persiguen la verdad en absoluto, y piensan que esa es una manera perfectamente válida de creer en Dios. Incluso hay algunas que piensan: “Siempre se habla mucho de perseguir la verdad y aprender lecciones, pero ¿realmente hay tantas lecciones que aprender? ¡Creer en Dios así es un fastidio!”. Cuando ven a otros buscar la verdad y aprender lecciones al afrontar cuestiones, dicen: “¿Cómo aprendéis lecciones de todo? ¿Por qué para mí no hay tantas lecciones que aprender? ¿Es que sois todos unos ignorantes? ¿No estáis simplemente siguiendo los preceptos a ciegas?”. ¿Qué os parece ese punto de vista? Esa es la perspectiva de los incrédulos. ¿Puede un incrédulo obtener la verdad? Es muy complicado que esa clase de persona obtenga la verdad. Algunas personas dicen: “Le suplico a Dios acerca de asuntos importantes, pero no le molesto con los insignificantes. Dios está muy ocupado con la administración diaria del universo, de todas las cosas y de cada persona. ¡Qué agotador! No voy a molestar a Dios. Resolveré el asunto por mi cuenta. Basta con que Dios esté complacido. No quiero preocuparle”. ¿Qué os parece ese punto de vista? Esa es también la perspectiva de los incrédulos, la imaginación de los hombres. Los humanos son seres creados, inferiores incluso que las hormigas. ¿Cómo pueden ver con claridad al Creador? Dios lleva administrando el universo y todas las cosas desde hace quién sabe cuántos millones o billones de años. ¿Ha dicho Él que esté agotado? ¿Ha dicho que esté demasiado ocupado? No, no lo ha dicho. Las personas nunca serán capaces de ver con claridad la omnipotencia y sabiduría de Dios, y el hecho de que hablen a partir de sus propias nociones e imaginaciones resulta muy ignorante. Según el Creador, todo el pueblo escogido de Dios y todo lo que ocurre alrededor de este está instrumentado por la soberanía de Dios. Como creyente en Dios, debes someterte a Su soberanía y arreglos, buscar la verdad y aprender lecciones de todas las cosas. Lo más importante es obtener la verdad. Si puedes ser considerado con las intenciones de Dios, deberías confiar en Él y esforzarte por alcanzar la verdad, porque eso es lo que complace a Dios. Cuando hayas obtenido la verdad y puedas actuar de acuerdo con los principios, Dios se sentirá más complacido, pero cuanto más te alejes de Él, más triste se sentirá. ¿Qué es lo que entristece a Dios? (Dios ha dispuesto las circunstancias para permitir que las personas experimenten Sus palabras y obtengan la verdad, pero estas no comprenden la mente de Dios; lo malinterpretan, y eso lo entristece). Cierto. Dios ha pagado un alto precio por cada persona, y cuenta con intenciones para cada una. Tiene expectativas para ellas, y ha depositado Sus esperanzas en ellas. Sus arduos esfuerzos se entregan libre y voluntariamente a todas las personas. Su provisión de vida y verdad también se entrega voluntariamente a todas ellas. Solo con que las personas sean capaces de entender la razón por la que lo hace, se sentirá satisfecho. Cualesquiera que sean las circunstancias que Dios disponga para ti, si eres capaz de aceptarlas, de someterte a Él, de buscar la verdad y de aprender lecciones de todo ello, Dios no pensará que el alto precio que pagó fue en vano. No habrás fracasado a la hora de vivir a la altura de todos los pensamientos y esfuerzos invertidos por Dios, ni de Sus expectativas respecto a ti. De cada conjunto de circunstancias que te sucedan, podrás aprender lecciones y recoger los frutos. De esa manera, la obra que Dios ha hecho en ti logrará el efecto esperado, y Su corazón quedará satisfecho. Si no eres capaz de someterte a las instrumentaciones y los arreglos de Dios, si siempre te resistes, lo rechazas y luchas contra Él, ¿no crees que Dios estará preocupado y ansioso? El corazón de Dios estará preocupado y ansioso, y dirá: “He dispuesto muchas circunstancias para que aprendas lecciones. ¿Cómo es que nada de eso ha tenido ningún efecto en ti?”. Dios se sumirá en la tristeza. Se entristece porque eres insensible, ignorante, lento y obstinado, porque no entiendes Sus intenciones, no aceptas la verdad, no puedes ver todas las cosas que ha estado haciendo para encargarse de tu vida y no entiendes que esta le preocupa y angustia, y porque te rebelas contra Él y te quejas de Él. Dime, ¿de quién procede todo lo relacionado con la gente? ¿Quién lleva la mayor carga por la vida humana? (Dios). Solo Dios ama a la gente más que nadie. Los padres y familiares de las personas, ¿las aman de veras? ¿El amor que dan es verdadero? ¿Puede salvar a la gente de la influencia de Satanás? No. La gente es insensible y torpe, incapaz de descubrir estas cosas, y siempre dice: “¿De qué forma me ama Dios? Yo no lo noto. De todos modos, mis padres son los que más me aman. Me pagan los estudios y me hacen adquirir una preparación técnica para que de mayor pueda lograr algo en la vida, tener éxito, convertirme en una estrella, en alguien famoso. Mis padres se gastan mucho dinero en capacitarme y darme una formación, escatiman y ahorran en comida. ¡Cuán grande es ese amor! ¡Nunca podré pagárselo!”. ¿Os parece amor eso? ¿Qué consecuencias tiene que tus padres te hagan triunfar, convertirte en una celebridad mundial, tener un buen trabajo y asimilarte al mundo? Te obligan sin cesar a afanarte por el éxito, a honrar a tu familia y a integrarte a las malvadas tendencias del mundo, para que al final caigas en la vorágine del pecado, sufras la perdición y perezcas, devorado por Satanás. ¿Eso es amor? Eso no es amarte, sino perjudicarte, destruirte. Algún día, caerás tan profundamente que no serás capaz de arrepentirte, tan bajo que no podrás salir, y descenderás hasta el infierno. Solo entonces te darás cuenta: “Oh, el amor parental es el amor de la carne, no ofrece ninguna ventaja a la hora de creer en Dios u obtener la verdad, ¡no es amor verdadero!”. Puede que no os hayáis dado cuenta aún. Algunas personas dicen: “Por mucho que me ame Dios, sigo sin sentirlo. Me sigue pareciendo que mi madre es quien más me ama. Ella es la persona más cercana a mí en el mundo. Hay una canción que se llama ‘Mamá es la mejor persona del mundo’. Esa canción se ajusta a la realidad. ¡Es totalmente cierto!”. Algún día, cuando realmente tengas entrada en la vida y hayas obtenido la verdad, dirás: “Mi madre no es quien más me ama, ni tampoco mi padre. Dios es quien más me ama. Él es mi ser más querido, porque me dio la vida y siempre me guía, me provee y me salva de la influencia de Satanás. Dios es el Único que puede proveer de vida a las personas, que puede guiarlas y que tiene soberanía sobre todas las cosas”. Solo cuando entiendas la verdad y la hayas obtenido por completo, serás capaz de comprender a fondo estas palabras.

Si quieres obtener la verdad, ¿por dónde debes empezar? Comienza por las personas, los acontecimientos y las cosas que te rodean, y averigua cómo aprender lecciones y buscar la verdad. Solo buscando la verdad y las intenciones de Dios en las personas, los acontecimientos y las cosas que te rodean podrás obtener la verdad. Algunas personas no prestan atención o no reconocen los asuntos sin importancia. Siempre piensan: “¿Por qué nunca me enfrento a algo importante? ¿Por qué no me sucede nada trascendental? Si me ocurriera algo importante o trascendental, podría aprender alguna lección valiosa y obtener una gran verdad. ¡Qué maravilloso sería!”. ¿Es esa una manera realista de pensar? Se trata de palabras demasiado ambiciosas. ¿Te sometes a Dios cuando te ocurren cosas poco importantes? ¿Has aprendido tus lecciones? Si te sometieras a una gran prueba, ¿serías capaz de mantenerte firme en tu testimonio? Si el gran dragón rojo te atrapara, ¿serías capaz de dar un rotundo testimonio? ¿Acaso la gente que dice esas palabras no es en cierto modo arrogante? ¿Podrás obtener la verdad a través de ese método de búsqueda? (No). Si no tienes cuidado al caminar, podrías tropezar, y aun así crees que estás listo para volar. Debes aprender a buscar la verdad y a adquirir lecciones en aquellas pequeñas cosas que te encuentres. Si no puedes aprender lecciones de las cosas pequeñas, tampoco serás capaz de hacerlo de las grandes. Si no puedes aprender tus lecciones, no progresarás en la vida. El progreso en la vida solo se logra aprendiendo lecciones de todas las cosas.

5 de agosto de 2015

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Conéctate con nosotros en Messenger