App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

La Palabra manifestada en carne (Continuación)

La Palabra manifestada en carne (Continuación)
La Palabra manifestada en carne (Continuación)

Categorías

Recital-the-word-appears-in-the-flesh
Declaraciones de Cristo de los últimos días (Selecciones)
Recital-god-word-selection
Palabras Clásicas de Dios (Pasajes)


La santidad de Dios (III)

Parte 1

¿Cómo os sentís después de decir vuestras oraciones? (Muy entusiasmados y conmovidos.) Iniciemos nuestra enseñanza. ¿Qué tema tocamos la última vez? (La santidad de Dios.) ¿Y a qué aspecto de Dios mismo corresponde Su santidad? ¿A la esencia de Dios? (Sí.) ¿Cuál es, pues, exactamente el tema que tiene que ver con la esencia de Dios? ¿Es Su santidad? (Sí.) La santidad de Dios: es la esencia única de Dios. ¿Cuál fue el tema principal que comunicamos la última vez? (Discernir la maldad de Satanás.) ¿Y qué comunicamos la última vez respecto a la maldad de Satanás? ¿Podéis acordaros? (Cómo corrompe Satanás a la humanidad. Usa el conocimiento, la ciencia, la cultura tradicional, la superstición y las corrientes sociales para corrompernos.) Correcto, este fue el tema principal que analizamos la última vez. Satanás usa el conocimiento, la ciencia, la superstición, la cultura tradicional y las corrientes sociales para corromper al hombre; estas son sus formas de hacerlo. ¿Cuántos son en total? (Cinco.) ¿Cuáles son? (Ciencia, conocimiento, cultura tradicional, superstición y corrientes sociales.) ¿Cuáles creéis que Satanás usa más para corromper al hombre, qué cosa lo corrompe más profundamente? (La cultura tradicional.) Algunos hermanos y hermanas piensan que es la cultura tradicional. ¿Alguien más? (El conocimiento.) Parece ser que tenéis un alto nivel de conocimiento. ¿Otros? (El conocimiento.) Compartís la misma opinión. Los hermanos y hermanas que han respondido que es la cultura tradicional, ¿podéis explicarnos por qué lo creéis? ¿Tenéis algún entendimiento al respecto? ¿No queréis explicarlo? (Las filosofías de Satanás y las doctrinas de Confucio y Mencio están engranadas en lo profundo de nuestra mente; por tanto, sentimos que nos corrompen terriblemente.) Aquellos de vosotros que penséis que es el conocimiento, ¿podéis explicar por qué? Dadnos vuestras razones. (El conocimiento nunca puede dejar que adoremos a Dios. Niega la existencia de Dios y Su gobierno. Es decir, que nos dice que estudiemos desde una edad temprana y que sólo estudiando y obteniendo conocimiento aseguramos nuestro futuro y nuestro destino. De esta forma nos corrompe.) De modo que Satanás usa el conocimiento para controlar tu futuro y tu destino, y luego hace de ti lo que quiere; así es como piensas que Satanás corrompe más profundamente al hombre. Así que la mayoría de vosotros pensáis que Satanás usa el conocimiento para corromper más profundamente al hombre. ¿Alguna otra sugerencia? ¿Qué me dices de la ciencia o de las corrientes sociales, por ejemplo? ¿Alguien está de acuerdo con estas? (Sí.) Hoy volveré a enseñar sobre las cinco maneras en las que Satanás corrompe al hombre, y una vez que acabe, seguiré haciéndoos algunas preguntas para ver con exactitud qué aspecto corrompe más profundamente Satanás en el hombre. Entendéis este tema, ¿verdad?

La corrupción de Satanás sobre el hombre se manifiesta principalmente en cinco aspectos; estos cinco aspectos son las cinco formas en que Satanás corrompe al hombre. La primera de las cinco que mencionamos es el conocimiento, de modo que tratémoslo primero como tema de enseñanza. Satanás usa el conocimiento como cebo. Escucha con atención: tan sólo es una clase de cebo. Se insta a las personas a “estudiar mucho y mejorar cada día” para que se armen de conocimiento, como si fuera un arma, y que más tarde lo usen para abrir la puerta de la ciencia; en otras palabras, cuanto más conocimiento obtengas, más comprenderás. Satanás les dice todo esto a las personas. Les indica que fomenten nobles ideales también, a la vez que aprenden conocimiento, y les dice que tengan ambiciones e ideales. Sin que se den cuenta, Satanás transmite muchos mensajes como este, haciendo que las personas sientan inconscientemente que esas cosas son correctas o beneficiosas. Sin saberlo, las personas recorren este tipo de camino, guiados por sus propios ideales y ambiciones. Paso a paso, los seres humanos aprenden sin notarlo del conocimiento que Satanás les da los pensamientos de la gente importante o famosa, y aceptan esas ideas. Aprenden, asimismo, una cosa tras otra de las acciones de algunos a los que consideran héroes. Tal vez conozcáis algo de lo que Satanás promueve para el hombre en los actos de estos héroes, o de lo que quiere inculcar en él. ¿Qué infunde Satanás en el hombre? El hombre debe ser patriota, tener integridad nacional y ser heroico. ¿Qué aprende el hombre de algunas narraciones históricas o de algunas biografías de personajes heroicos? Tener sentido de la lealtad personal o hacer cualquier cosa por un amigo o por un conocido. Dentro de este conocimiento de Satanás, el hombre aprende muchas cosas sin saberlo y muchas no positivas. En medio de la inconsciencia, Satanás planta en su mente inmadura las semillas que tiene preparadas para ellos. Estas semillas les hacen sentir que deberían ser personas importantes, ser famosos, héroes, patriotas, personas que aman a sus familias o que harían cualquier cosa por un amigo y que tienen sentido de la lealtad personal. Seducidos por Satanás, recorren sin saberlo el camino que él ha preparado para ellos. Al hacerlo, se ven obligados a aceptar las normas de vida de Satanás. Sin darse cuenta, e inconscientes por completo, desarrollan sus propias normas de vida, cuando no son más que las reglas que Satanás ha infundido con fuerza  en ellos. Durante el proceso de aprendizaje, Satanás hace que fomenten sus propios objetivos, determinen sus propios objetivos de vida, sus normas de vida y su dirección en ella, a la vez que inculca en ellos cosas satánicas, usando historias, biografías y todos los medios posibles para hacer que las personas muerdan el anzuelo poco a poco. De esta forma, las personas desarrollan sus propios hobbies y búsquedas durante el transcurso de su aprendizaje: unos llegan a amar la literatura, otros la economía, algunos la astronomía o la geografía. Y están aquellos a los que les acaba gustando la política, la física, la química y hasta la teología. Todas estas cosas forman parte del conocimiento y todos vosotros habéis entrado en contacto con ellas. En vuestro corazón, cada uno de vosotros sabe cómo funcionan estas cosas; cada uno ha tenido contacto con ellas antes. En cuanto a estas clases de conocimiento, todos podéis hablar sin cesar sobre una de ellas en concreto. Por tanto, queda clara la profundidad a la que este conocimiento ha penetrado en la mente del hombre, muestra la posición que ocupa en ella y el efecto tan profundo que tiene en el ser humano. Una vez que a alguien le gusta una faceta de conocimiento, cuando la persona se ha enamorado profundamente de una de ellas, desarrolla ideales sin saberlo: algunos quieren ser autores, escritores, hacer una carrera política, meterse en economía y convertirse en gente de negocios. Luego está un grupo de personas que quieren ser héroes, ser importantes o famosos. Independientemente del tipo de persona que alguien quiera ser, su objetivo consiste en tomar este método de aprender conocimiento y usarlo para sus propios fines, realizar sus propios deseos, sus propios ideales. No importa lo bien que suene —quieren lograr sus sueños, no vivir esta vida en vano o acometer una carrera—, fomentan estos nobles ideales y ambiciones, pero, básicamente, ¿para qué es todo esto? ¿Habéis pensado en esto antes? ¿Por qué quiere Satanás hacer esto? ¿Cuál es su propósito al inculcar estas cosas en el hombre? Vuestros corazones deben ser claros frente a esta pregunta.

Ahora, hablemos sobre cómo usa Satanás el conocimiento para corromper al hombre. De lo que hemos hablado hasta ahora, ¿habéis empezado a reconocer los motivos siniestros de Satanás? (Un poco.) ¿Por qué usa Satanás el conocimiento para corromper al hombre? ¿Qué quiere hacerle al hombre mediante el conocimiento? ¿Dirigirle a seguir qué tipo de camino? (El de resistir a Dios.) Ciertamente es el de resistirse a Dios. Este es el efecto que puedes ver en las personas que aprenden el conocimiento y las consecuencias que ves después de este aprendizaje: la resistencia a Dios. ¿Cuáles son, pues, los motivos siniestros de Satanás? No lo tienes claro, ¿verdad? Durante el proceso en que el hombre aprende el conocimiento, Satanás empleará cualquier método para que las personas satisfagan sus propios deseos y realicen sus propios ideales. ¿Tienes claro el camino exacto por el que Satanás quiere conducirte? Dicho de un modo suave, las personas creen que no hay nada malo en aprender conocimiento, que es el curso natural. Creen que fomentar nobles ideales o tener ambiciones se denomina simplemente tener aspiraciones, y que esta debería ser la senda correcta que las personas sigan en la vida. Si estas pueden realizar sus propios ideales, tener éxito en una profesión en la vida, ¿no es más glorioso vivir de esa forma? No sólo honrar a los antepasados de esa forma, sino también dejar la propia marca en la historia, ¿no es una buena cosa? Esto es algo bueno y adecuado a los ojos de las personas mundanas. ¿Acaso Satanás, con sus motivos siniestros, no lleva sin embargo a las personas a este tipo de camino y después decide que ya está hecho? Ciertamente no. En realidad, independientemente de lo nobles que sean los ideales del hombre, de lo realistas que sean sus deseos o de lo adecuadas que puedan ser, todo lo que el hombre quiere lograr, todo lo que busca está inextricablemente vinculado a dos palabras. Ambas son de vital importancia para la vida de cada persona y son cosas que Satanás pretende infundir en el hombre. ¿Qué dos palabras son? Una es “fama” y la otra es “ganancia”: son fama y ganancia. Satanás usa un tipo de forma muy sutil, muy de acuerdo con las nociones de las personas; no es una clase de forma radical cualquiera. En medio de la inconsciencia, los seres humanos llegan a aceptar la forma de vivir de Satanás, sus normas de vida, y establecen metas y una dirección en la vida, y al actuar así, también llegan sin saberlo a tener ideales en la vida. Independientemente de lo altisonantes que estos ideales parezcan en la vida, sólo son un pretexto inextricablemente vinculado a la fama y la ganancia. Cualquier persona importante o famosa y, en realidad, todas las personas, todo lo que siguen en la vida sólo se relaciona con estas dos palabras: “fama” y “ganancia”. ¿Acaso no es así? (Sí.) Las personas piensan que una vez que han obtenido la fama y la ganancia, pueden sacar provecho de ellas para disfrutar de un alto estatus y de una gran riqueza, y disfrutar de la vida. Una vez que tienen fama y ganancia, pueden sacar partido de ellas en su búsqueda del placer y su disfrute sin escrúpulos de la carne. De buena gana, aunque sin saberlo, las personas toman su cuerpo, su mente, todo lo que tienen, su futuro y su destino y se los entregan a Satanás para obtener la fama y la ganancia que desean. Los seres humanos hacen esto sin un momento siquiera de vacilación, ignorando siempre la necesidad de recuperarlo todo. ¿Pueden las personas seguir teniendo algún control sobre sí mismas una vez que pasan del lado de Satanás, de esta forma, y se vuelven leales a él? Desde luego que no. Están total y completamente controlados por Satanás. También son incapaces de liberarse a sí mismos de un modo completo y total del cenagal en el que se han hundido. Una vez que alguien está atascado en la fama y la ganancia, dejan de buscar lo que es brillante, lo justo o esas cosas que son hermosas y buenas. Esto se debe a que el poder seductor que la fama y la ganancia tienen sobre las personas es demasiado grande, y se convierten en cosas que las personas persiguen durante toda su vida, y hasta por toda la eternidad sin final. ¿No es esto verdad? Algunos dirán que aprender conocimiento no es nada más que leer libros o aprender unas cuantas cosas que todavía no saben, diciendo que lo hacen para no quedarse atrasados en el tiempo o que el mundo no los deje atrás. Afirmarán que el conocimiento sólo se aprende para poder poner comida en la mesa, para su propio futuro o para las necesidades básicas. ¿Puedes decirme ahora si hay alguien que soporte una década de duro estudio sólo para las necesidades básicas, para resolver tan sólo la cuestión de la comida? (No, no lo hay.) ¡No hay nadie así! Entonces, ¿para qué sufrir estas dificultades y sufrir todos estos años? Es por la fama y la ganancia: la fama y la ganancia le esperan más adelante, lo llaman y él cree que sólo por su propia diligencia, sus dificultades y su lucha podrá seguir ese camino y, por este medio, lograr fama y ganancia. Debe sufrir estas dificultades por su propia senda futura, para su disfrute futuro y una vida mejor. ¿Podéis decirme qué es realmente ese supuesto conocimiento? ¿Acaso no son normas de vida y un camino a través de esta, lo que Satanás infunde en las personas y se lo enseña en el curso de su aprendizaje del conocimiento? ¿Acaso no son los elevados ideales de la vida que Satanás infunde en el hombre? Tomad, por ejemplo, las ideas de personas importantes, la integridad de los famosos o el valiente espíritu de personajes heroicos, o la caballerosidad y la amabilidad de los protagonistas y los espadachines de las novelas de artes marciales; estas ideas están influyendo en una generación tras otra, y las personas de cada una de ellas son llevadas a aceptarlas, a vivir por ellas y a perseguirlas de un modo incesante. Esta es la forma, el canal en que Satanás usa el conocimiento para corromper al hombre. Por tanto, después de que él condujera a las personas al camino de la fama y la ganancia, ¿sigue siendo posible que crean en Dios y lo adoren? (No, no lo es.) ¿Contienen el conocimiento y las reglas del vivir infundidos por Satanás en el hombre algún pensar de adoración a Dios? ¿Mantienen algún pensamiento que pertenezca a la verdad? (No, no lo hacen.) ¿Contienen alguna realidad de temer a Dios y evitar el mal? (No, no la contienen.) Parecéis hablar con una cierta falta de certeza, pero no importa. Buscad la verdad en todas las cosas y obtendréis las respuestas correctas; sólo con las contestaciones adecuadas podéis caminar después por la senda adecuada.

Recapitulemos de nuevo brevemente: ¿qué usa Satanás para mantener al hombre acorralado y controlado? (La fama y la ganancia). De modo que Satanás usa fama y ganancia para controlar los pensamientos del hombre hasta que sólo puedan pensar en ellas. Por la fama y la ganancia luchan, sufren dificultades, soportan humillación, y sacrifican todo lo que tienen, y por obtener y mantener la fama y la ganancia harán cualquier juicio o decisión. De esta forma, Satanás ata al hombre con cadenas invisibles. Las personas las llevan en su cuerpo y no tienen la fuerza ni el valor de deshacerse de ellas. Por tanto, los seres humanos se mueven siempre hacia adelante con gran dificultad, cargando con esos grilletes sin saberlo. En aras de esta fama y ganancia, la humanidad se separa de Dios y le traiciona. Con cada generación que pasa, la humanidad se vuelve más y más perversa, más y más oscura; por tanto, de esta forma se destruye una generación tras otra en la fama y la ganancia de Satanás. Consideremos ahora las acciones de Satanás; ¿cuáles son, con exactitud, sus motivos siniestros? Ahora está claro, ¿verdad? ¿No es Satanás abominable? (¡Sí!) Tal vez hoy no podáis calar todavía sus motivos siniestros, porque pensáis que no hay vida sin fama y ganancia. Creéis que, si las personas dejan atrás la fama y la ganancia, ya no serán capaces de ver el camino que tienen por delante ni sus metas; su futuro se vuelve oscuro, tenue y sombrío. Sin embargo, poco a poco, todos reconoceréis un día que la fama y la ganancia son grilletes monstruosos que Satanás usa para atar al hombre. Hasta el día en que llegues a reconocer esto, resistirás por completo el control de Satanás y los grilletes que Satanás trae para atarte. Cuando llegue el momento en que desees deshacerte de todas las cosas que Satanás ha inculcado en ti, romperás definitivamente con Satanás y también detestarás verdaderamente todo lo que él te ha traído. Sólo entonces sentirás un verdadero amor y anhelo por Dios, y podrás caminar por el camino correcto de la vida en busca de la verdad.

00:00
00:00

0Resultado(s) de búsqueda