Palabras sobre la corrección de las actitudes corruptas (Fragmento 53)

Cuando la gente no se responsabiliza de sus deberes, los hace de una manera superficial, actúa con complacencia y no defiende los intereses de la casa de Dios, ¿de qué carácter se trata? Esto es astucia, es el carácter de Satanás. El aspecto más notable de las filosofías del hombre para los asuntos mundanos es la astucia. La gente cree que, si no es taimada, ofenderá al prójimo con facilidad y no será capaz de protegerse a sí misma; cree que debe ser tan taimada como para no herir ni ofender a nadie, con lo que se mantiene a salvo, conserva su medio de vida y consigue un firme apoyo entre los demás. Todos los no creyentes viven según las filosofías de Satanás. Todos ellos son hombres complacientes y no ofenden a nadie. Has venido a la casa de Dios, has leído la palabra de Dios y has escuchado los sermones de la casa de Dios; por lo tanto, ¿por qué no puedes practicar la verdad, hablar de corazón y ser honesto? ¿Por qué eres siempre complaciente? Los complacientes solo protegen sus propios intereses, y no los de la iglesia. Cuando ven que alguien hace el mal y perjudica los intereses de la iglesia, lo ignoran. Les gusta ser complacientes y no ofender a nadie. Esto es irresponsable, y se trata de un tipo de persona demasiado taimada y poco fiable. Para proteger su propia vanidad y orgullo, y mantener su reputación y estatus, algunas personas son felices ayudando a los demás y sacrificándose por sus amigos sin importar el precio. Pero cuando han de proteger los intereses de la casa de Dios, la verdad y la justicia, sus buenas intenciones se van, pues estas han desaparecido por completo. Cuando deberían practicar la verdad, no lo hacen en absoluto. ¿Qué es lo que ocurre? Para proteger su propia dignidad y orgullo, pagarán cualquier precio y soportarán cualquier sufrimiento. Pero, cuando tienen que hacer un trabajo real y manejar asuntos prácticos, salvaguardar la obra de la iglesia y los aspectos positivos, y proteger y proveer al pueblo escogido de Dios, ¿por qué han perdido la fuerza para pagar cualquier precio y soportar cualquier sufrimiento? Resulta inconcebible. En realidad, tienen un tipo de carácter que siente aversión por la verdad. ¿Por qué digo que su carácter siente aversión por la verdad? Porque cada vez que se trata de dar testimonio de Dios, de practicar la verdad, de proteger al pueblo escogido de Dios, de luchar contra las maquinaciones de Satanás o de proteger la obra de la iglesia, huyen y se esconden, y no atienden a ningún asunto apropiado. ¿Dónde quedan su heroísmo y su espíritu para soportar el sufrimiento? ¿Dónde aplican estas cosas? Eso es fácil de ver. Incluso si alguien los reprende diciéndoles que no deberían ser tan egoístas y despreciables ni protegerse a sí mismos, y que deben proteger el trabajo de la iglesia, en realidad no les importa. Se dicen: “Yo no hago esas cosas y no tienen nada que ver conmigo. ¿De qué serviría actuar así por mi búsqueda de la fama, la ganancia y el estatus?”. No son personas que busquen la verdad. Solo les gusta buscar fama, ganancia y estatus, y sencillamente no hacen en absoluto el trabajo que Dios les ha encomendado. Así que, cuando se les requiere para hacer el trabajo de la iglesia, simplemente optan por huir. Esto significa que, en su corazón, no les gustan las cosas positivas, y no están interesados en la verdad. Esto es una clara manifestación de que sienten aversión por la verdad. Solo aquellos que aman la verdad y poseen la realidad-verdad pueden dar un paso adelante cuando la obra de la casa de Dios y los escogidos de Dios lo requieran, solo ellos pueden levantarse, con valentía y obligados por el deber, para dar testimonio de Dios y compartir la verdad, conduciendo a los escogidos de Dios por la senda correcta, permitiéndoles lograr la sumisión de la obra de Dios. Solo esto es una actitud de responsabilidad y una manifestación de mostrar consideración hacia las intenciones de Dios. Si no tenéis esta actitud, sois unos descuidados con las cosas de las que os ocupáis, y pensáis: “Haré las cosas dentro del ámbito de mi deber, pero no me importa nada más. Si me preguntas algo, te responderé si estoy de buen humor. De lo contrario, no lo haré. Esta es mi actitud”, entonces esto es un tipo de carácter corrupto, ¿verdad? ¿Protege una persona una causa justa al proteger su estado, reputación y orgullo y las cosas relacionadas con sus intereses? ¿Protege los intereses de la casa de Dios? Detrás de estas motivaciones mezquinas y egoístas reside el carácter de sentir aversión por la verdad. La mayoría soléis mostrar esta clase de manifestaciones, y en cuanto os topáis con algo relacionado con los intereses de la casa de Dios, mentís diciendo: “No lo vi…”, o “No sé…” o “No me he enterado…”. No importa si no eres realmente consciente o si solo finges, si, cuando más importa, revelas este tipo de carácter corrupto en momentos importantes, entonces es difícil saber si eres alguien que realmente cree en Dios; para Mí, eres alguien que está confundido en su fe o que es un incrédulo. En absoluto eres alguien que ama la verdad.

Podéis entender lo que significa sentir aversión por la verdad, pero ¿por qué digo que sentir aversión por la verdad es un carácter? Un carácter no tiene nada que ver con las manifestaciones ocasionales y temporales, y estas no pueden considerarse un problema de carácter. Al margen del tipo de carácter corrupto que tenga una persona, este se revelará en ella a menudo o incluso constantemente; se revelará cada vez que esa persona esté en el contexto adecuado. Por lo tanto, no podéis describir de forma arbitraria un problema de carácter de acuerdo con una manifestación ocasional y temporal. Entonces, ¿qué es un carácter? El carácter se relaciona con las intenciones y las motivaciones, con el pensamiento y el punto de vista de una persona. Parece que eres capaz de sentir que te está dominando e influyendo, pero el carácter también puede estar escondido y encubierto, oculto por fenómenos superficiales. En definitiva, siempre y cuando haya un carácter en ti, interferirá contigo, te limitará y te controlará, y dará lugar a muchos comportamientos y manifestaciones en ti: eso es un carácter. ¿A qué comportamientos, pensamientos, puntos de vista y actitudes suele dar lugar al carácter sentir aversión por la verdad? Una de las principales características de sentir aversión por la verdad que muestran las personas es una falta de interés en las cosas positivas y la verdad, al igual que desinteresarse, tener un corazón apático, una falta de deseo para alcanzar la verdad y pensar que todo esto está bien cuando se trata de algo relacionado con practicar la verdad. Pondré un ejemplo sencillo. Un criterio de sentido común del que las personas suelen hablar respecto a hábitos saludables es el de comer más fruta, verduras, comida más ligera y menos carne, y sobre todo menos fritos. Esta es una pauta positiva para la salud y el bienestar de las personas. Todos pueden entender y aceptar qué se debe comer más y qué menos; por lo tanto, ¿se basa esta aceptación en la teoría o en la práctica? (En la teoría). ¿Cómo se manifiesta la aceptación teórica? En un tipo de reconocimiento básico. Es pensar que esta afirmación es correcta y muy buena por medio del discernimiento que se basa en tu juicio. Pero ¿tienes alguna prueba para demostrar esta afirmación? ¿Tienes alguna base para creerla? Sin experimentarla por ti mismo, sin ninguna base o fundamento para corroborar si esta afirmación es correcta o incorrecta, y ciertamente sin extraer lecciones de errores previos y sin ningún ejemplo de la vida real, simplemente aceptaste este punto de vista: esto es la aceptación teórica. Al margen de si la aceptas de forma teórica o práctica, primero tienes que confirmar que la afirmación “come más verdura y menos carne” es correcta y positiva. Por lo tanto, ¿cómo se puede ver tu carácter de sentir aversión por la verdad? Depende de cómo planteas y aplicas esta afirmación en tu vida; esto muestra tu actitud hacia dicha afirmación, tanto si la has aceptado de forma teórica en cuanto a doctrina, como si la has aplicado en la vida real y la has hecho tu realidad. Si solo has aceptado la afirmación en cuanto a doctrina, pero lo que haces en la vida real la contradice por completo o no muestras en absoluto una aplicación práctica de esta, ¿amas esta afirmación o sientes aversión por ella? Por ejemplo, cuando comes y ves verdura y piensas: “La verdura es buena para la salud, pero no sabe bien y la carne es más sabrosa, por lo que comeré carne primero”, y luego solo comes carne y no verdura, ¿qué tipo de carácter demuestra esto? El de no aceptar afirmaciones correctas, sentir aversión por las cosas positivas y solo estar dispuesto a comer según las preferencias carnales. Este tipo de persona glotona y codiciosa del placer ya siente mucha aversión por las cosas positivas y se resiste y siente repulsión hacia ellas, y este es un tipo de carácter. Alguien podría reconocer que esta afirmación es bastante correcta, pero no la puede llevar a cabo por sí mismo y, aunque no pueda, aun así les dice a otros que lo hagan. Después de repetirla muchas veces, para ellos esta afirmación se convierte en una especie de teoría y no les surte efecto. Esta persona sabe muy bien en su interior que comer más verdura es correcto y que comer más carne no es bueno, pero piensa: “Pase lo que pase, no he salido perdiendo; comer carne es aprovecharse y no me parece que no sea sano”. Su avaricia y sus deseos le han hecho elegir un estilo de vida incorrecto e ir constantemente en contra del sentido común y el estilo de vida correctos. Tiene el tipo de carácter corrupto que ansía las ventajas y el disfrute carnal, por lo tanto, ¿le será fácil aceptar las afirmaciones correctas y las cosas positivas? No será para nada fácil. ¿Acaso su carácter corrupto no rige su estilo de vida? Es una revelación y una manifestación de su carácter corrupto. Lo que se manifiesta por fuera son estos comportamientos y una actitud, pero, en realidad, es un carácter el que los gobierna. ¿Qué carácter es? Es sentir aversión por la verdad. Este carácter de aversión por la verdad es difícil de descubrir, nadie cree tenerlo; sin embargo, el hecho de que han creído en Dios durante varios años y aún no saben practicar la verdad es suficiente para demostrar que sienten aversión por ella. Las personas escuchan muchos sermones y leen mucho las palabras de Dios, y la intención de Dios es que las acepten de corazón y las lleven a la vida real para que las practiquen y utilicen, y así entiendan la verdad y hagan de ella su vida. A la mayoría de las personas les cuesta cumplir este requisito y por eso se dice que la mayoría tiene el carácter de sentir aversión por la verdad.

Cuando alguien entiende la verdad, no le es difícil practicarla, y cuando alguien es capaz de practicarla, puede entrar en la realidad-verdad. ¿Es realmente tan difícil convertir las verdades que uno entiende en las realidades que vive? Deja que te ponga un ejemplo. Supongamos que hace frío e intentas salir de casa con el sudor todavía en la frente, y tu mamá te dice que lo seques antes de salir o te vas a resfriar. Sabes que tu madre quiere lo mejor para ti, pero no te tomas en serio su consejo y lo ignoras, aunque crees que lo que sugiere es correcto. Sales igualmente con el sudor en la frente, y a veces te resfrías al salir así, pero aun así sigues yendo en contra de su consejo la siguiente vez que sales de casa. Obviamente sabes que tiene razón y desea lo mejor para ti, y que los motivos e intenciones de tu madre son siempre por tu propio bien; no obstante, haces oídos sordos y no escuchas, ¿acaso no es esto un carácter? Si no tuvieras este carácter, ¿qué elegirías hacer? (Escuchar). Sabrías la importancia de este consejo y las consecuencias y el dolor que podrías sufrir si no lo escuchas, y comprenderías y entenderías el propósito de esta recomendación. Podrías cumplir estrictamente este consejo y llevarlo a cabo siempre, y entonces no serías propenso a resfriarte. Esto es solo un ejemplo. Ocurre lo mismo al creer en Dios y leer y escuchar Sus palabras; por lo tanto, ¿cómo deberían las personas tratar las palabras de Dios? Esta es la pregunta más importante. Si una persona habla de acuerdo con la verdad y eso es correcto, la gente se beneficiará al aceptar sus palabras. Las palabras de Dios son la verdad, y si las personas pueden aceptarlas, no solo se beneficiarán, sino que también ganarán la vida. Muchas personas no pueden ver este asunto de forma clara y siempre desdeñan las palabras de Dios. No importa lo que diga Dios, tanto si exhorta, reprocha, advierte, conforta o solicita con seriedad a las personas, no importa cómo hable, no puede despertar sus corazones. No son capaces de actuar según Sus palabras, y después de escucharlas simplemente hacen oídos sordos. Esta es una de las actitudes del hombre: la intransigencia y la aversión por la verdad. Si no puedes seguir las palabras de Dios en cómo abordas las cosas que Dios te dice y te ordena hacer, entonces no podrás cambiar este carácter. No importa que reconozcas o respondas amén a cada palabra que Dios dice, no importa que alabes verbalmente las palabras de Dios como la verdad, es inútil; tienes que poder aceptar las palabras de Dios y tienes que practicarlas y experimentarlas y hacerlas tu vida y tu realidad, eso es lo único útil. Por ejemplo, si alguien con un carácter falso decide ser gente honesta y hablar con sinceridad, eso le resulta bastante fácil de conseguir, pero lo más difícil de cambiar es el carácter de sentir aversión por la verdad y la intransigencia. No importa lo que Dios diga, las personas con este carácter no se lo toman en serio en sus corazones, y no importa qué tipo de actitud tenga Dios, ya sea una actitud de aviso, de advertencia, de exhortación o de solicitud seria, que presente hechos o razonamientos, eso no mueve sus corazones y es duro lidiar con ello. A las personas les cuesta reconocer el carácter de sentir aversión por la verdad y a menudo deben buscar la verdad y reflexionar sobre sus propios estados, sobre por qué no pueden aceptar la verdad y sobre por qué no pueden practicar las verdades que entienden. Si entienden completamente este problema, sabrán lo que significa sentir aversión por la verdad.

Hay algo oculto en el carácter de las personas que se manifiesta en la actitud de no ser ni prepotente ni servil. Tienen su propia forma de pensar y de expresarse y piensan que esta es la forma más apropiada. No importa lo que otros digan o hagan, no están influenciados por ellos, insisten en hacer lo que creen que hará que la gente les admire, creyendo que esto es lo correcto; no aceptan la verdad en absoluto, no pueden hacer frente a los hechos correctamente y carecen de cualquier principio-verdad. ¿De qué tipo de carácter se trata? Este es el carácter de la arrogancia, de la santurronería y de sentir aversión por la verdad. Aquellos que pertenecen a Satanás y sienten aversión por la verdad están sordos y ciegos a las palabras y los hechos de Dios, sin importar cuánto Él hable o haga. Satanás nunca trata las palabras de Dios como la verdad, las ignora, no deja que las personas acepten las palabras de Dios y la verdad, y también desorienta a la gente para que se someta a él. Así es cómo Satanás se resiste a Dios. Dios expresa la verdad para salvar, despertar y purificar a la humanidad, y Satanás hace todo lo que está a su alcance para perturbar y destruir la obra de Dios. El objetivo de Satanás de desorientar a la humanidad es para corromperla y plagarla y, en última instancia, para devorarla y arrasarla. Por ejemplo, Dios le dio a la humanidad todo tipo de alimentos y también creó todo tipo de granos y verduras, al igual que tierra apta para cultivarlos. Siempre y cuando las personas trabajen duro, tendrán suficiente para comer y usar, y pueden asegurar que tengan una dieta saludable. Sin embargo, las personas son insaciables y siempre quieren enriquecerse, e insisten en investigar métodos de modificación genética para aumentar el rendimiento de los cultivos, lo cual destruye la nutrición propiamente dicha de los granos y convierte el alimento orgánico en alimento que no es orgánico. Después de que las personas comen estas cosas, en su cuerpo surgen todo tipo de enfermedades; ¿acaso no es esto un acto de Satanás? Satanás ha corrompido a las personas hasta cierto punto y estas se han convertido en satanases y demonios vivientes. En el pasado, solo Satanás y los espíritus malignos se resistían a Dios, pero ahora toda la humanidad corrupta se resiste a Él. Por lo tanto, ¿acaso los seres humanos corruptos no son demonios y satanases? ¿Acaso no son descendientes de Satanás? (Lo son). Esta es la consecuencia que ha provocado Satanás tras corromper a la humanidad durante milenios. ¿Cómo se puede conocer y discernir un carácter satánico? Según las cosas que a Satanás le gusta hacer, así como según los métodos y trucos con los que las hace, se puede ver que nunca le gustan las cosas positivas, que le gusta el mal, y que siempre se cree competente y capaz de controlarlo todo. Esta es la naturaleza arrogante de Satanás. Por eso Satanás niega sin escrúpulos, se resiste y se opone a Dios. Satanás es el representante y el origen de todas las cosas negativas y malvadas. Si puedes tener clara esta cuestión, entonces tienes discernimiento sobre las actitudes satánicas. A la gente no le resulta sencillo aceptar la verdad y practicarla porque todo el mundo tiene actitudes satánicas y se ve limitado y atado por ellas. Por ejemplo, algunos reconocen que es bueno ser honesto y sienten envidia y celos cuando los demás lo son, dicen la verdad y hablan de manera simple y franca, pero si se les pide a ellos que sean honestos, les cuesta. Son firmemente incapaces de decir palabras honestas y hacer cosas honestas. ¿No es este un carácter satánico? Dicen cosas que suenan bien, pero no las practican. Esto es sentir aversión por la verdad. Los que sienten aversión por la verdad tienen dificultades para aceptarla y no tienen manera de entrar en las realidades-verdad. El estado más evidente de los que sienten aversión por la verdad es que no les interesan la verdad ni las cosas positivas, incluso sienten repulsión por ellas y las aborrecen, y les gusta especialmente seguir las tendencias. No aceptan en su corazón las cosas que Dios ama y lo que Dios exige que haga la gente. En cambio, son despectivos e indiferentes hacia ellas y algunos hasta suelen despreciar las normas y los principios que Dios exige al hombre. Sienten repulsión hacia las cosas positivas y siempre sienten resistencia, oposición y total desprecio hacia ellas en su corazón. Esta es la principal manifestación de aversión por la verdad. En la vida de iglesia, la lectura de la palabra de Dios, la oración, la charla sobre la verdad, el cumplimiento del deber y la resolución de problemas con la verdad son cosas positivas. A Dios le resultan agradables, pero algunos sienten repulsión respecto a estas cosas positivas, no les interesan y son indiferentes a ellas. La parte más detestable es que adoptan una actitud despectiva hacia la gente positiva, como, por ejemplo, la gente honesta, la que persigue la verdad, la que cumple lealmente con el deber y la que salvaguarda el trabajo de la casa de Dios. Siempre tratan de atacar y excluir a estas personas. Si descubren que tienen defectos o revelan corrupción, se aprovechan de ello, arman un gran alboroto y las menosprecian constantemente por ello. ¿Qué clase de carácter es este? ¿Por qué le tienen hostilidad a la gente positiva? ¿Por qué quieren tanto y se adaptan a los malvados, incrédulos y anticristos, y por qué suelen perder el tiempo con ellos? Cuando se trata de cosas negativas y malvadas, sienten emoción y euforia, pero cuando se trata de cosas positivas, comienza a aparecer resistencia en su actitud; en concreto, cuando oyen a gente compartir la verdad o resolver problemas usando la verdad, sienten aversión e insatisfacción en sus corazones, y airean sus quejas. ¿No supone este carácter sentir aversión por la verdad? ¿No es esto la revelación de un carácter corrupto? Hay muchas personas que creen en Dios a las que les gusta trabajar para Él y correr fervorosas de un lado a otro por Él, y cuando se trata de aplicar sus dones y fortalezas, satisfaciendo sus preferencias y alardeando, tienen una energía ilimitada. Pero si se les pide que practiquen la verdad y actúen de acuerdo con los principios-verdad, pierden la energía y el entusiasmo. Si no se les permite lucirse, se vuelven apáticos y se desaniman. ¿Cómo es que tienen energía para alardear? ¿Y cómo no tienen energía para practicar la verdad? ¿Cuál es el problema? A todos les gusta distinguirse; todos ansían la vanagloria. Todos tienen una energía inagotable cuando se trata de creer en Dios por las bendiciones y las recompensas, así que ¿por qué se vuelven desganados, por qué se desaniman cuando se trata de practicar la verdad y se rebelan contra la carne? ¿Por qué ocurre esto? Esto demuestra que los corazones de las personas están adulterados. Creen en Dios únicamente por las bendiciones; por decirlo claro, lo hacen para entrar en el reino de los cielos. Sin bendiciones o beneficios que buscar, la gente se vuelve apática y se desanima, y no tiene entusiasmo. Todo esto lo causa el carácter corrupto que siente aversión por la verdad. Cuando las controla este carácter, las personas no están dispuestas a elegir la senda de la búsqueda de la verdad, siguen su propio camino, y eligen la senda incorrecta, saben muy bien que es incorrecto perseguir la fama, la ganancia y el estatus y, sin embargo, no soportan prescindir de estas cosas o dejarlas de lado, y siguen buscándolas yendo por la senda de Satanás. En este caso no siguen a Dios, sino a Satanás. Todo lo que hacen es al servicio de Satanás, y son sus siervos.

¿Es fácil cambiar el carácter corrupto de sentir aversión por la verdad? Sentir aversión por la verdad es una característica de la corrupción profunda de la humanidad y es lo más difícil de cambiar, pues un cambio de carácter solo se puede conseguir al aceptar la verdad. Alguien que siente aversión por la verdad no puede aceptarla fácilmente, al igual que una persona con una enfermedad terminal rechaza la comida. Es muy peligroso, y una persona que siente aversión por la verdad no se puede salvar fácilmente, aunque crea en Dios. Si alguien ha creído en Dios durante unos pocos años, pero no sabe lo que es la verdad ni qué son las cosas positivas, y tampoco tiene claro el objetivo de vida de perseguir la verdad para conseguir la salvación, ¿acaso no es un ciego que se ha perdido? Por lo tanto, sentir aversión por la verdad hace que sea imposible aceptarla, y este tipo de carácter corrupto no es fácil de cambiar. Las personas que pueden elegir aceptar la verdad y seguir la senda correcta son aquellos que aman la verdad, y personas como estas pueden cambiar con facilidad sus actitudes corruptas. Si alguien tiene el carácter de aversión por la verdad, pero su corazón aún tiene esperanza de que Dios le salve, ¿por dónde debe empezar? ¿Qué punto de partida lo hará más fácil? ¿Cuál es la ruta más rápida? (Después de entender qué son las cosas positivas y los principios, debería utilizar los principios y los estándares como medida mientras lleva a cabo su deber, y si algo va contra los principios y no es conforme con las intenciones de Dios, debería atenerse a los principios y no hacerlo). Es muy importante que primero capte los principios de cada verdad. ¿Entonces qué? (Cuando revela un estado de sentir aversión por la verdad y su deber y los principios están involucrados, tiene que rebelarse contra la carne y practicar según los principios). Correcto, debe tener una senda, y ese objetivo y esa senda deberían ser claros. Ahora mismo, lo crucial es que la mayoría de las personas no saben qué aspecto de su carácter se revela en qué contexto y en qué momento, y en qué forma se revela. Si lo supieran, ¿acaso no les sería fácil cambiarlo? Mirando ahora, los varios tipos de pensamiento o actitudes de las personas en realidad implican sus actitudes; sin el predominio de varias actitudes, sin que les desafíen u obstaculicen sus actitudes corruptas, les sería fácil corregir sus pensamientos erróneos. Por ejemplo, supongamos que tu madre te dice que te seques el sudor antes de salir de casa. Si eres un hijo bueno y obediente, al percibir las buenas intenciones de tu madre también entiendes que su consejo es correcto, conoces sus ventajas y puedes reconocerlo y aceptarlo. Si no tienes un carácter corrupto que haga de las suyas y te retenga, te será fácil aceptar esta sugerencia. Si bien este consejo es muy sencillo y fácil de llevar a cabo y sabes que es correcto, como tienes un carácter que siente aversión por la verdad y es intransigente, eso te puede llevar a actuar a sabiendas contra él, lo cual tiene como consecuencia que puede herir los sentimientos de tu madre, hacer que se preocupe y sufra. En definitiva, cómo lidia uno con las cosas cuando le acontecen, cómo lidia con las cosas positivas y también cómo lucha y batalla constantemente contra sus actitudes corruptas representa su determinación para perseguir la verdad. Si tienes esta determinación y estás dispuesto a deshacerte de tu carácter corrupto, aceptar la verdad, hacer de la palabra de Dios tu vida y vivir con semejanza humana, entonces puedes cambiar. La grandeza de tus cambios depende de la grandeza de tu determinación para perseguir la verdad.

¿A qué se refiere principalmente la salvación? Se refiere principalmente a un cambio de carácter. Solo cuando el carácter de una persona cambia, esta se puede deshacer de la influencia de Satanás y salvarse. Por lo tanto, para aquellos que creen en Dios, el cambio de carácter es una cuestión muy importante. Cuando se cambia el carácter de una persona, vivirá con semejanza humana y alcanzará la salvación por completo. Es posible que alguien no sea muy guapo, dotado o talentoso, que hable con torpeza y no se exprese adecuadamente, o que no se vista bien, y que por fuera parezca muy ordinario; sin embargo, es capaz de buscar la verdad cuando algo le ocurre en lugar de actuar según su propia voluntad o maquinar por su propio bien, y cuando Dios le ordena llevar a cabo un deber, es capaz de someterse y cumplir bien con lo que le encomienda. ¿Qué pensáis de este tipo de persona? Aunque por fuera no tenga una apariencia atractiva o agradable, tiene un corazón que teme y se somete a Dios, y aquí es donde se revelan sus puntos fuertes. Cuando las personas lo ven, dicen: “Esta persona tiene un carácter estable, y cuando ocurren cosas puede buscar en silencio ante Dios sin ser descuidado o hacer algo tonto o estúpido. Tiene una actitud seria y responsable, es cumplidor y puede dedicarse por completo a cumplir su deber con lealtad”. Esta persona está limitada en cómo habla y actúa, tiene un raciocinio normal y, según lo que vive y el carácter que muestra, tiene un corazón temeroso de Dios. Si tiene un corazón temeroso de Dios, ¿sus acciones tienen principios? Sin duda, busca los principios y no se involucra imprudentemente en actos indebidos. Este es el resultado definitivo que se consigue al practicar la verdad y buscar un cambio de carácter. Su discurso es comedido y preciso, no habla sin cuidado, su forma de actuar reconforta y es de confiar, y posee las realidades de la sumisión a Dios y de evitar el mal. Todas estas manifestaciones se pueden ver en esta persona, la cual ha entrado en la realidad-verdad y cuyo carácter ha cambiado. Estas cosas no se pueden falsear. El carácter de una persona es su vida; cualquier carácter que tenga una persona será su comportamiento. El comportamiento y las manifestaciones de las personas se rigen por sus actitudes, y lo que expresan sistemáticamente son las revelaciones de su carácter, no de su personalidad. Ser capaz de reconocer los problemas de carácter y las revelaciones de varias actitudes corruptas y resolverlos buscando la verdad es lo más fundamental que uno debe conseguir al buscar un cambio de carácter.

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Conéctate con nosotros en Messenger