Palabras diarias de Dios | Fragmento 163 | "Dios mismo, el único VI"

Existen seis medios principales que Satanás emplea para corromper al hombre.

El primero es el control y la coacción. Es decir, Satanás hará todo lo posible por tomar el control de tu corazón. ¿Qué significa “coacción”? (Quiere decir compulsión). Te amenaza y te obliga a prestarle atención, haciéndote pensar en las consecuencias si no obedeces. Estás asustado y no te atreves a desafiarle, así que no tienes elección sino estar bajo su influencia.

El segundo es el engaño y el timo. ¿Qué entraña “engañar y timar”? Satanás se inventa algunas historias y mentiras, te tima para que las creas. Nunca te dice que el hombre fue creado por Dios, pero tampoco afirma directamente que no te hiciera Él. No usa en absoluto la palabra “Dios”, sino otra cosa como sustituta y se sirve de ella para engañarte y que, básicamente, no tengas ni idea de la existencia de Dios, y nunca te permite saber quién es exactamente Dios en realidad. Este timo incluye, por supuesto, muchos aspectos y no sólo este.

El tercero es el adoctrinamiento obligado. ¿Existe esto? (Sí). ¿El adoctrinamiento forzado de qué? ¿El adoctrinamiento contundente se realiza por elección del hombre? ¿Se hace con su consentimiento? (No). No importa que no consientas. En tu inconsciencia, se derrama dentro de ti, inculcándote el pensamiento de Satanás, sus normas de vida y su malvada esencia.

El cuarto es las amenazas e incentivos. Es decir, Satanás emplea diversos medios para que le aceptes, le sigas, trabajes a su servicio; intenta lograr sus metas por cualquier medio necesario. A veces te concede pequeños favores, pero sigue atrayéndote para que cometas pecado. Si no le sigues, te hará sufrir y te castigará, y usará diferentes formas de atacarte y atraparte.

El quinto es el engaño y la parálisis. “Engaño y parálisis” significa que Satanás se inventa unas afirmaciones e ideas amables que están en concierto con las nociones de las personas para dar la impresión de que está tomando en consideración la carne o el pensamiento de las personas sobre su vida y su futuro, cuando en realidad sólo pretende engañarte. A continuación, te paraliza para que no sepas qué está bien y qué está mal, de manera que sigas su camino sin darte cuenta y así pases a estar bajo su control.

El sexto es la destrucción del cuerpo y de la mente. ¿Qué parte del hombre destruye Satanás? (Su mente y todo su ser). Él destruye tu mente y hace que seas impotente para resistirte; esto significa que tu corazón se vuelve lentamente hacia Satanás a pesar de ti mismo. Infunde estas cosas en ti cada día, usando a diario estas ideas y culturas para influenciarte y alimentarte, destruyendo poco a poco tu voluntad, haciendo que no desees ya ser una buena persona, induciéndote a no querer perseverar defendiendo aquello que tú llamas justicia. Sin darte cuenta, dejarás de tener la fuerza de voluntad para nadar contracorriente, río arriba y, en su lugar, caer con él. “Destrucción” significa que Satanás atormenta tanto a las personas que ya no son ni hombre ni fantasma, y entonces aprovecha la oportunidad para devorarlas.

Cada uno de estos medios que Satanás emplea para corromper al hombre puede dejarle impotente para resistirse; cualquiera de ellos puede ser fatal para los seres humanos y no les deja lugar para resistirse en absoluto. En otras palabras, cualquier cosa que Satanás hace y cualquier medio que emplea pueden hacerte degenerar, colocarte bajo el control de Satanás, enredarte en una ciénaga de maldad, de manera que no puedas escapar. Estos son los medios que Satanás emplea para corromper al hombre.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado