131 Al ver alejarse la figura de Dios

Al ver alejarse Tu figura, mi corazón se llena de emoción.

Ante mis ojos pasan rápidamente todos aquellos maravillosos momentos en Tu compañía.

Estabas día y noche con nosotros, expresando la verdad y proveyéndonos,

sembrando la verdad y la vida en el campo de nuestro corazón.

Muchas veces fuimos fríos y rebeldes, y nos juzgaste, azotaste y disciplinaste severamente;

entonces, a cambio, nos arrepentimos y cambiamos.

Muchas veces, cuando fallábamos y caíamos, nos consolabas e inspirabas con palabras

que nos daban fortaleza y fe para levantarnos de nuevo.

Estuviste con nosotros en las pruebas y las épocas de adversidad, velando en todo momento por nosotros.

Tus palabras guiaron nuestra firmeza en el testimonio.

Has obrado mucho por nosotros y te has esforzado al máximo por transmitirnos Tus declaraciones.

Tus palabras eran cálidas y convincentes, y Tu amor, sumamente considerado.

Tienes muchas cosas que te hacen digno de ser amado y no queremos que te vayas.

Tu amor y Tu presencia acechan mi corazón y son muy difíciles de olvidar.


Al ver alejarse Tu figura, mi corazón se llena de remordimiento.

Nunca valoré el tiempo que pasé contigo.

Me levantaste para que cumpliera con el deber, pero yo buscaba estatus y reputación.

Decía de palabra que te amaba y era fiel, pero en el fondo solo pensaba en mi porvenir y mi destino.

Nunca te he dado sinceridad; te he correspondido nada más que con una conducta superficial y falsedad.

Ávido de las comodidades de la carne, he perdido muchísimas oportunidades de perfeccionarme.

Y ahora, Tú estás a punto de irte; y yo, sumido en la pena y la ansiedad.

Me odio por estar tan adormecido y despertar demasiado tarde.

Decido buscar la verdad y compensar mi deuda anterior.

Valoraré el tiempo que me quede y finalmente juraré lealtad.

Aunque la senda por recorrer sea convulsa y espinosa,

abrazaré estas fatigas mientras te sigo sin queja ni pesar.

Cumpliré lealmente con el deber amándote y dando testimonio de Ti.

Te entregaré mi corazón como ofrenda de mi amor puro.

Anterior: 130 Contar la gracia de Dios

Siguiente: 132 La renuencia a la despedida

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro