184 Renovando mi juramento de amar a Dios

1 Al sostener las palabras de Dios en las manos, es difícil hablar de mis sentimientos de remordimiento. La palabra de Dios es la verdad, odio no haberla buscado sinceramente. Una vez juré y prometí, diciendo que mi corazón amante de Dios nunca cambiaría. Ignorante y tonto, era tan ingenuo, y las cosas no eran como las imaginaba. Cuando vinieron las pruebas, me desanimé y entendí mal, me aferré a ideas de mi futuro y mi destino. Los vientos se llevaron mi entusiasmo pasado, me desanimé y perdí la esperanza, y me rendí ante la desesperación. Al ver mi propia apariencia degenerada, mis ojos abatidos, mi cara desconsolada, ¿cómo pude haber caído tanto?

2 Al compararme con las palabras de Dios y reflexionar sobre mí mismo, mi corazón finalmente despierta a la verdad. Dije que amaba a Dios, pero no le dediqué mi corazón de verdad, sino que siempre hice tratos con Él. Sin librarme de la motivación para recibir bendiciones, ¿cómo podía dedicar mi corazón a Dios? Vi lo profundamente corrompido que estaba, sin conciencia ni razón. Ahora mi juramento se ha convertido en una mentira, una marca de vergüenza. Estoy demasiado avergonzado para ver el rostro de Dios y me odio por lastimar Su corazón. Me queda la culpa eterna y el remordimiento. Recuerdos insoportables yacen escondidos, enterrados en mi corazón. Anhelo poder saldar mi deuda.

3 Dios paga un precio exhaustivo para expresar la verdad que provee al hombre. Juicio, castigo, pruebas y exposición; Dios hace todo esto sólo para purificar y salvar al hombre. Él nunca ha pedido nada a cambio, anhela ganar nuestros corazones. Al ver lo despreciable que soy, mi corazón arde de ansiedad. El amor puro e inmaculado de Dios entibia mi corazón. Si siguiera sin buscar la verdad, me sentiría avergonzado de recibir Su amor. ¿Cómo puedo pedirle a Dios que se quede esperándome? Renuevo mi juramento de amar a Dios: le dedico mi corazón y mi mente, y cumpliré mi misión y daré testimonio de Él.

Anterior : 183 El corazón de Dios aún no ha sido aliviado

Siguiente : 185 Eres mi vida real

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Práctica (2)

En otro tiempo, las personas se instruían para estar con Dios y vivir en el espíritu en todo momento. Comparado con la práctica de hoy en...

4. La Difusión del Evangelio del Reino de Dios Todopoderoso en China

En 1995, la obra de dar testimonio del evangelio del reino de Dios Todopoderoso comenzó formalmente en China Continental. Por medio de nuestra gratitud a Dios y con un amor que era verdadero, dimos testimonio de la aparición y de la obra de Dios Todopoderoso a los hermanos y hermanas en varias denominaciones y sectas. Poco esperábamos tener que someternos a la resistencia extrema y a la calumnia de sus líderes. Sólo podíamos venir ante Dios Todopoderoso para orar fervientemente, suplicando a Dios que obrara en persona. A partir de 1997 vimos la obra del Espíritu Santo en gran escala. Hubo un rápido aumento en la cantidad de miembros de las iglesias en varios lugares. Al mismo tiempo, ocurrieron muchas señales y maravillas y muchas personas en varias denominaciones y sectas regresaron a Dios Todopoderoso como resultado de recibir las revelaciones de Dios o de ver estas señales y maravillas. Si el Espíritu Santo no hubiera obrado, ¿qué podría hacer la gente? Esto nos hizo darnos cuenta de que, aunque entendíamos algunas verdades, no podíamos dar testimonio de Dios Todopoderoso solamente a través de nuestra fuerza humana. Después de que estas personas de diversas denominaciones y sectas aceptaron a Dios Todopoderoso, poco a poco se sintieron seguras de Dios Todopoderoso en sus corazones por medio de comer, beber y disfrutar de la palabra de Dios Todopoderoso y, después de un período de tiempo, se produjo en ellas una fe y obediencia genuinas. De esta manera, personas de todas las denominaciones y sectas fueron levantadas ante el trono y ya no esperaban “encontrar al Señor en el cielo” como lo habían imaginado.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro