254 Arrepentimiento

Buenas intenciones,

el consejo de los últimos días despiertan al hombre del sueño profundo.

Recuerdos dolorosos,

manchas permanentes torturan mi conciencia.

En confusión, estoy orando en temor.

Mano en corazón, arrepintiéndome.

Eres tan bondadoso, pero te engañé con falso amor.

Mi alma malvada no conocía arrepentimiento.

Viviendo en pecado, sin temor.

Sin importarme cómo te sentías,

sólo queriendo Tu gracia. En inquietud y autocompasión,

lo siento, pero no puedo parar.

El autoengaño es difícil de ocultar.

Sin saber que eres fiel y justo, busqué fijamente mi salida.

Una vez que el desastre ha llegado, ¿quién te puede detener?

Todo lo que queda son suspiros y lamentos.

Viviendo en pecado y corrupción,

la culpa crece en mi corazón.

Palabras sinceras perduran en mí. Odio lo vil que he sido.

Con manos vacías, enfrento Tus palabras,

demasiado avergonzado para verte.

Anterior: 253 Sólo pido que Dios esté satisfecho

Siguiente: 255 Nostalgia del amor de Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro