304 Siempre anhelo el amor de Dios

1 Sólo cuando las palabras de juicio de Dios me despertaron, me di cuenta de que creía en Dios con mis ideas. Ignorar sus palabras y no ser considerado con Su voluntad ha dejado remordimientos en mi corazón. Al ser tratado, podado y disciplinado una y otra vez, en mi corazón siempre me quejaba y discutía. Al ser juzgado, probado y refinado una y otra vez, siempre trataba de huir, escaparme y oponerme. Odio ser tan corrupto y no haber cumplido con las meticulosas intenciones de Dios. ¡Oh, Dios! Tu palabra y Tu amor me han despertado de mi sueño.

2 He perdido mucho tiempo y no he logrado obtener la verdad en mi fe. En mi mente, veo las veces que he sido tratado, podado, probado y refinado. Creía en Dios, pero no experimentaba Su obra y, en realidad, mi arrepentimiento ha llegado demasiado tarde. La obra de Dios está a punto de terminar y no he cumplido bien con ningún deber. Siento tanto remordimiento y le debo tanto a Dios. Anhelo el amor de Dios y me odio aún más por mi crueldad. El juicio de Dios da vida a la gente; me levantaré y buscaré con determinación para no vagar más sin rumbo. Ganaré la verdad para hacerla mi vida y cumpliré bien mi deber de retribuir el amor de Dios.

Anterior: 303 Le entrego mi corazón sincero a Dios

Siguiente: 305 Nuestro amado Dios Todopoderoso

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro