642 La resolución que deberían tener los descendientes de Moab

No hay gente más retrógrada o corrupta

que los descendientes de Moab.

Ellos no aceptan la existencia de Dios.

Entonces sólo si son conquistados,

sólo si pueden amar a Dios, sólo si esa gente puede alabarlo,

será este el testimonio de la conquista.

Al final dirás: “Estamos malditos, somos descendientes de Moab.

Esto no lo podemos cambiar porque Dios lo decretó.

Pero nuestro vivir y entender pueden cambiar,

y hemos decidido complacerlo”.

Aunque no eres Pedro, eres capaz de vivir a semejanza de Pedro,

y de dar testimonio como Job y Pedro.

Ese es el más grande testimonio.

Al final dirás: "No somos israelitas.

Somos los abandonados descendientes de Moab.

No merecemos disfrutar de las bendiciones de Dios".

Al final dirás: “Estamos malditos, somos descendientes de Moab.

Esto no lo podemos cambiar porque Dios lo decretó.

Pero nuestro vivir y entender pueden cambiar,

y hemos decidido complacerlo”.

“No somos Pedro, no tenemos su calibre.

No somos Job, no tenemos la determinación de Pablo.

No podemos dedicarnos tanto a Dios como lo hizo Pablo.

Pero Dios aún hoy nos ha levantado.

Entonces debemos complacer a Dios y estamos dispuestos.

Aunque no estamos capacitados, aún tenemos determinación”.

Al final dirás: “Estamos malditos, somos descendientes de Moab.

Esto no lo podemos cambiar porque Dios lo decretó.

Pero nuestro vivir y entender pueden cambiar,

y hemos decidido complacerlo”.

Adaptado de ‘La verdadera historia de la obra de conquista (2)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 641 Dios exalta a los descendientes de Moab

Siguiente: 643 La relevancia de la obra de Dios sobre los descendientes de Moab

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro