291 Buscando confidentes

I

Has trabajado mucho en el jardín,

has plantado Tu amor profundamente.

Has pagado un alto precio buscando confidentes.

Has buscado mucho tiempo.

Has dedicado tanto amor verdadero.

¿Quién pudiera conocer Tu dolor?

Nadie te da consuelo.

Mi corazón anhela amarte

e imitaré el espíritu de Pedro.

Haré Tu voluntad toda mi vida

y siempre te seguiré con todo el corazón.

II

Tu día vendrá muy pronto,

nos esforzamos al máximo.

Deseamos ser Tus confidentes,

a través de la lluvia y el viento.

El Señor pronto dejará el jardín

y los sirvientes tienen el corazón roto.

Es difícil pagar tal deuda,

incluso una mínima parte.

Mi corazón anhela amarte

e imitaré el espíritu de Pedro.

Haré Tu voluntad toda mi vida

y siempre te seguiré con todo el corazón.

III

Aún no hay consuelo en Tu corazón

y todos están llenos de ansiedad.

Temo que no te amo lo suficiente,

no me atrevo a descuidar lo más mínimo.

Mi corazón anhela amarte

e imitaré el espíritu de Pedro.

Haré Tu voluntad toda mi vida

y siempre te seguiré con todo el corazón.

Anterior: 290 Dios siempre ha cuidado del hombre

Siguiente: 292 El pueblo del reino de los cielos

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro