294 Sólo Tú puedes salvarme

Humilde y escondido,

Tú acompañas a las personas a través de sus penas,

otorgándoles el camino a la vida eterna.

Amas a los humanos como a Tu propia carne.

Y eres digno de su amor.

Tu juicio y Tu castigo son para la salvación del hombre.

Y Tú derramas la vida sobre ellos.

Tu corazón es realmente hermoso,

eres justo y digno de la alabanza del hombre.

Tus palabras me conquistan. Tu juicio me purifica.

Sólo Tú puedes salvarme.

Me tratas y podas, me pruebas y refinas.

Sólo Tú puedes perfeccionarme, sólo Tú.

Tus palabras me hacen atravesar

el camino del sufrimiento, y siento dulzura.

Y al ser consciente de que el hombre es débil,

lo provees con Tus palabras.

¿Cómo podría el hombre olvidarte?

Vives con las personas y las guías en persona,

dándoles algo en lo que confiar.

Tú sufres antes, eres el ejemplo perfecto.

Y eres fiel y hermoso.

Tus palabras me conquistan. Tu juicio me purifica.

Sólo Tú puedes salvarme.

Me tratas y podas, me pruebas y refinas.

Sólo Tú puedes perfeccionarme.

Tu amor es precioso. Tu amor es el más hermoso.

Has dejado Tus verdaderos sentimientos entre los hombres.

Si yo creyera en Ti, y no pudiera amarte o ganar Tu alabanza,

me arrepentiría de por vida.

Si yo creyera en Ti, y no pudiera ser leal,

entonces, ¿cómo sería humano?

Tus palabras me conquistan. Tu juicio me purifica.

Sólo Tú puedes salvarme.

Me tratas y podas, me pruebas y refinas.

Sólo Tú puedes perfeccionarme.

Tu amor es precioso. Tu amor es el más hermoso.

Has dejado Tus verdaderos sentimientos entre los hombres.

Sólo Tú puedes salvarme. Sólo Tú puedes perfeccionarme.

Anterior: 293 Sólo Dios es el mejor

Siguiente: 295 Buscando confidentes

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

54. Una batalla espiritual

“[…] algunas personas idolatran de manera particular a Pablo: les gusta pronunciar discursos y trabajar fuera. Les gusta reunirse y hablar; les gusta que las personas los escuchen, los adoren, los rodeen. Les gusta tener estatus en el corazón de los demás y aprecian que otros valoren su imagen”.

Tres advertencias

Como creyentes en Dios, debéis serle leales solo a Él en todas las cosas y poder ajustaros a Su voluntad en todas las cosas. Sin embargo,...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp