285 Los días sin Dios están llenos de dolor

Cuando uno no entiende el destino

ni entiende la soberanía de Dios,

cuando uno va a tientas con terquedad,

tambaleándose a través de la niebla,

el camino se le hace muy difícil,

el camino le romperá el corazón.

Los días sin Dios están llenos de dolor.

Si uno acepta la soberanía del Creador,

se entrega a todos Sus planes,

y busca una vida humana de verdad,

puede librarse de la pena,

librarse de todo el sufrimiento,

librarse del vacío de la vida,

librarse del vacío de la vida.

Cuando uno no tiene a Dios y no puede verlo,

no puede reconocer Su soberanía,

cada día es miserable y no tiene sentido.

No importa adonde esté ni lo que haga,

sus medios de vida y sus objetivos,

cuando uno no tiene a Dios,

la pena y el dolor son difíciles de abandonar.

Los días sin Dios están llenos de dolor.

Si uno acepta la soberanía del Creador,

se entrega a todos Sus planes,

y busca una vida humana de verdad,

puede librarse de la pena,

librarse de todo el sufrimiento,

librarse del vacío de la vida,

librarse del vacío de la vida.

Cuando la gente reconoce

la soberanía de Dios sobre su destino,

los listos eligen entenderlo y aceptarlo,

despedirse de los días de dolor,

formando una buena vida con sus propias manos.

Ya no se resistirán al destino

ni perseguirán sus objetivos.

Los días sin Dios están llenos de dolor.

Si uno acepta la soberanía del Creador,

se entrega a todos Sus planes,

y busca una vida humana de verdad,

puede librarse de la pena,

librarse de todo el sufrimiento,

librarse del vacío de la vida,

librarse del vacío de la vida.

Adaptado de ‘Dios mismo, el único III’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 284 ¿Cómo surge el dolor de la humanidad?

Siguiente: 286 Solo quienes aman la verdad pueden someterse a la soberanía de Dios

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

51. He comprobado lo que es ser complaciente

Al enfrentarme a la verdad, comencé a apreciar de verdad lo difícil que es ser una persona honesta. Especialmente para las personas calculadoras como yo, nunca podré ser una persona honesta si no dejo atrás todo fingimiento y sin la disciplina y el castigo de Dios. De ahora en adelante, perseguiré sinceramente la verdad, aceptaré todas las palabras de Dios, intentaré comprender aún más profundamente mi propia naturaleza calculadora, abandonaré todos mis fingimientos y seré una persona honesta para poder vivir la verdadera forma de un ser humano.

83. Victorioso a través de las tentaciones de Satanás

Pero Dios siguió teniéndome lástima, salvándome y sólo después de repetidos castigos y juicios desperté y comprendí el deseo de Dios de salvarnos, dejando de lado mi búsqueda de una reputación y estatus para comenzar a actuar un poco como un ser humano.

1. Qué es la verdad y si el saber teológico es la verdad

Esta verdad es el carácter de vida de la humanidad normal, es decir, lo que fue requerido del hombre cuando Dios lo creó en el principio, a saber: toda la humanidad normal (incluyendo el sentido humano, la percepción, la sabiduría y el conocimiento básico de ser hombre).

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp