908 Los días sin Dios están llenos de dolor

I

Cuando uno no entiende el destino

ni entiende la soberanía de Dios,

cuando uno va a tientas con terquedad,

tambaleándose a través de la niebla,

el camino se le hace muy difícil,

el camino le romperá el corazón.

Los días sin Dios están llenos de dolor.

Si uno acepta la soberanía del Creador,

se entrega a todos Sus planes,

y busca una vida humana de verdad,

puede librarse de la pena,

librarse de todo el sufrimiento,

librarse del vacío de la vida,

librarse del vacío de la vida.

II

Cuando uno no tiene a Dios y no puede verlo,

no puede reconocer Su soberanía,

cada día es miserable y no tiene sentido.

No importa adonde esté ni lo que haga,

sus medios de vida y sus objetivos,

cuando uno no tiene a Dios,

la pena y el dolor son difíciles de abandonar.

Los días sin Dios están llenos de dolor.

Si uno acepta la soberanía del Creador,

se entrega a todos Sus planes,

y busca una vida humana de verdad,

puede librarse de la pena,

librarse de todo el sufrimiento,

librarse del vacío de la vida,

librarse del vacío de la vida.

III

Cuando la gente reconoce

la soberanía de Dios sobre su destino,

los listos eligen entenderlo y aceptarlo,

despedirse de los días de dolor,

formando una buena vida con sus propias manos.

Ya no se resistirán al destino

ni perseguirán sus objetivos.

Los días sin Dios están llenos de dolor.

Si uno acepta la soberanía del Creador,

se entrega a todos Sus planes,

y busca una vida humana de verdad,

puede librarse de la pena,

librarse de todo el sufrimiento,

librarse del vacío de la vida,

librarse del vacío de la vida.


Adaptado de ‘Dios mismo, el único III’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 907 Todas las cosas viven en las normas y leyes de Dios

Siguiente : 909 La humanidad sigue siendo la misma que Dios creó

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

¿Cómo se puede conocer la esencia divina de Cristo?

Aquel que es la encarnación de Dios tendrá Su esencia, y aquel que es la encarnación de Dios tendrá Su expresión. Haciéndose carne, Dios traerá la obra que debe hacer, y haciéndose carne expresará lo que Él es; será, asimismo, capaz de traer la verdad al hombre, de concederle vida, y de mostrarle el camino.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro