286 Solo quienes aman la verdad pueden someterse a la soberanía de Dios

En cómo ves tú el gobierno y la verdad de Dios,

se muestra si tienes corazón, un alma.

Eso decide si eres capaz de comprender la autoridad de Dios.

Si nunca has sentido el gobierno de Dios,

ni aceptado Su autoridad, serás rechazado por Dios.

Tu camino y tu elección te llevan allá.

Acepta las pruebas y el gobierno de Dios.

Siente Su palabra tan real.

Podrás ver de Dios el poder y obedecer al Creador y salvado ser,

al Creador y salvado ser.

Quienes conocen y aceptan el gobierno de Dios

han admitido y se han rendido al hecho

de que controla Dios el destino de toda la humanidad.

Acepta las pruebas y el gobierno de Dios.

Siente Su palabra tan real.

Podrás ver de Dios el poder y obedecer al Creador y salvado ser,

al Creador y salvado ser.

Cuando llegue la muerte, ellos miedo no tendrán.

En todas las cosas se someterán, sin exigencias ni elección.

Son los que podrán regresar a la vera del Creador como humanidad real.

Acepta las pruebas y el gobierno de Dios.

Siente Su palabra tan real.

Podrás ver de Dios el poder y obedecer al Creador y salvado ser,

al Creador y salvado ser, al Creador y salvado ser.

Adaptado de ‘Dios mismo, el único III’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 285 Los días sin Dios están llenos de dolor

Siguiente: 287 ¿Acaso controla el hombre su propio destino?

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

45. Vivir ante Dios

Tras leer las palabras de Dios, la admonición “cuando tu relación con tus hermanos y hermanas es normal, entonces tus condiciones delante de Dios también son normales” quedó grabada en mi mente de una manera especialmente clara. En mi búsqueda, reflexionaba en profundidad sobre esta afirmación. A través del esclarecimiento del Espíritu Santo, sentí que esta declaración aparentemente sencilla encarnaba en realidad una majestuosidad y un juicio que me atravesó el corazón como una espada.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp