Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

La fuerza vital que nunca puede extinguirse

33

Dong Mei, provincia de Henan

Soy una persona normal. Vivía una vida común y corriente. Como muchos que anhelaban la luz, intenté muchas maneras de buscar el verdadero sentido de la existencia humana, tratando de dar más significado a mi vida. Al final, todos mis esfuerzos fueron en vano. Pero después de tener la gran fortuna de aceptar la obra de los últimos días de Dios Todopoderoso, ocurrieron cambios milagrosos en mi vida. Eso trajo más color a la misma, y llegué a entender que sólo Dios es el verdadero Proveedor de los espíritus y las vidas de las personas, y que sólo las palabras de Dios son el sentido verdadero de la vida humana. Estaba contenta de haber encontrado finalmente la senda de vida correcta. Sin embargo, mientras llevaba a cabo mi obligación el gobierno del PCCh me arrestó ilegalmente una vez y me torturó de manera brutal. A partir de esto, la travesía de mi vida ganó una experiencia que nunca olvidaré…

Un día de diciembre de 2011 alrededor de las 7 de la mañana, otra líder de la iglesia y yo estábamos llevando a cabo un inventario de los bienes de la iglesia cuando más de diez oficiales de policía irrumpieron de repente por la puerta. Uno de estos policías malvados se abalanzó sobre nosotras y gritó: “¡No os mováis!”. Al ver lo que estaba aconteciendo, le di vueltas a la cabeza. Pensé: esto es malo, la iglesia va a perder muchos bienes. Después, la policía nos registró como bandidos que perpetran un robo. También saquearon todas las habitaciones, y las pusieron patas arriba rápidamente. Al final, encontraron algunas posesiones de la iglesia, tres tarjetas bancarias, recibos de depósito, computadoras, teléfonos móviles, etc. Lo confiscaron todo, y después nos llevaron a las cuatro a la comisaría de policía.

Por la tarde, los malvados policías trajeron a otras hermanas que habían arrestado. Nos encerraron a las siete en una habitación y no nos dejaron hablar ni nos permitieron dormir cuando cayó la noche. Al ver a las hermanas encerradas conmigo, y al pensar en cuánto dinero había perdido la iglesia, estaba extremadamente angustiada. Todo lo que podía hacer era orar a Dios con urgencia: ¡Oh Dios! Frente a este entorno, no sé qué hacer. Por favor protege mi corazón y tranquilízalo. Después de orar, pensé en las palabras de Dios: “No tengáis miedo cuando ocurran cosas como éstas en la iglesia; todo está permitido por Mí. Levantaos y sed Mi voz. Tened fe en que todas las cosas están permitidas por Mi trono y todas contienen Mis intenciones” (Declaraciones y testimonios de Cristo en el principio). “Deberías saber que todas las cosas en el entorno que te rodea están ahí con Mi permiso, Yo lo dispongo todo. Mira claramente y satisface Mi corazón en el entorno que Yo te he dado” (Declaraciones y testimonios de Cristo en el principio). Las palabras de Dios calmaron el pánico en mi corazón. Me di cuenta de que, hoy, este entorno me había sobrevenido con el permiso de Dios, y que había llegado el momento en que Dios me pedía que diera testimonio de Él. Habiendo entendido la voluntad de Dios, oré a Él y dije: “¡Oh Dios! Deseo obedecer Tus orquestaciones y disposiciones, y mantenerme firme en mi testimonio de Ti; pero soy de estatura pequeña, y te pido que me des fe y fuerza, y me protejas manteniéndome firme”.

La mañana siguiente, nos dividieron e interrogaron. “Sé que eres una líder de la iglesia. Os hemos estado vigilando durante cinco meses”, dijo uno de los malvados policías arrogantemente. Cuando le oí describir con detalle todo lo que habían hecho para vigilarme, un escalofrío recorrió mi espalda. Pensé: los malvados policías han investigado mucho para arrestarnos. Si ya saben que soy una líder de la iglesia, no hay forma de que me dejen ir. Inmediatamente tomé una determinación ante Dios: preferiría morir antes que traicionar a Dios y ser una Judas. Al ver que su interrogatorio no estaba dando ningún resultado, asignaron a alguien que me vigilara y no me permitiera dormir.

Durante el interrogatorio del tercer día, el jefe de la policía malvada encendió una computadora y me hizo leer materiales que vilipendiaban a Dios. Al ver que yo permanecía indiferente, me preguntó seguidamente sobre las finanzas de la iglesia. Giré la cabeza a un lado y lo ignoré. Esto lo enojó tanto que empezó a maldecir. “No importa si no dices nada, podemos detenerte indefinidamente, y torturarte siempre que queramos”, amenazó con furia. En la mitad de esa noche, la policía empezó su tortura. Me colocaron de un tirón un brazo por detrás del hombro y tiraron del otro hacia arriba por la espalda. Presionando mi espalda con los pies, me esposaron con violencia. Me dolía tanto que grité de dolor, sentía que los huesos y la carne de mis hombros se iban a desgarrar. Sólo podía arrodillarme inmóvil con la cabeza en el suelo. Pensé que mis gritos harían que se calmaran un poco conmigo, pero en su lugar pusieron una taza de té entre los grilletes y mi espalda, lo que redobló el dolor. Parecía que los huesos de la parte superior de mi cuerpo se habían partido por la mitad. Dolía tanto que no me atrevía a respirar y un sudor frío me caía por la cara. Justo cuando yo sentía que no podría soportar más el dolor, uno de los policías malvados aprovechó esta oportunidad para decirme: “Danos sólo un nombre y te dejaremos ir enseguida”. En ese momento, clamé a Dios para que protegiera mi corazón. Pensé inmediatamente en las palabras de un himno de experiencia: “Dios encarnado sufre dolor. ¿Cuánto más debería sufrir yo, esta persona corrupta? Si cedo ante la influencia de las tinieblas, ¿cómo puedo reunirme con Dios? … Debería soportar toda dificultad, y compensar el dolor del corazón de Dios” (‘Esperando las buenas nuevas de Dios’ en “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”). El himno me dio fuerza. Sí, Dios encarnado ha sufrido todo ese dolor en aras de nuestra salvación, y yo, esta persona profundamente corrompida por Satanás, debo sufrir aún más. Si yo cediera ante Satanás porque no pudiera soportar el dolor, ¿cómo podría presentarme más ante Dios? Pensar esto me dio fuerza, y una vez más me mantuve más firme. La policía malvada me atormentó durante una hora aproximadamente. Cuando soltaron las esposas, todo mi cuerpo cayó al suelo sin fuerzas. “¡Si no hablas lo haremos otra vez!” me gritaron. Los miré y no dije nada. Mi corazón estaba lleno de odio por estos policías malvados. Uno de los policías dio un paso adelante para ponerme las esposas de nuevo. Pensando en el dolor insoportable que acababa de sufrir, seguí orando a Dios en mi corazón. Para mi sorpresa, cuando intentó ponerme los brazos detrás de la espalda no pudo moverlos. Tampoco dolía demasiado. Lo estaba intentando con tanta fuerza que toda su cabeza estaba cubierta de sudor, pero seguía sin poder ponerme las esposas. “¡Eres bastante fuerte!” gruñó airadamente. Yo sabía que Dios estaba cuidando de mí, que me estaba dando fuerza. ¡Gracias a Dios!

Llegar hasta el amanecer fue duro. Seguía traumatizándome cuando recordaba cómo me había torturado la policía malvada. También me habían amenazado, diciéndome que si no decía nada tendrían que llevarme a lo profundo de las montañas y ejecutarme. Después, cuando arrestaran a otros creyentes, dirían que yo vendí a la iglesia; mancharían mi nombre, y harían que los demás hermanos y hermanas de la iglesia me odiaran y renegaran de mí. Al imaginar eso, mi corazón se inundó con olas de desolación y desamparo. Me encontré sintiéndome asustada y débil. Pensé: es mejor que yo muera. De esa forma yo no sería una Judas ni traicionaría a Dios, ni mis hermanos y hermanas renegarían de mí. También evitaría el dolor de la tortura de la carne. Por tanto esperé hasta que los policías malvados que me custodiaban no me estaban prestando atención y me golpeé la cabeza con fuerza contra la pared; pero todo lo que ocurrió fue que la cabeza me dio vueltas; no morí. En ese momento, las palabras de Dios me esclarecieron desde el interior: “Durante estos últimos días debéis dar testimonio de Dios. No importa qué tan grande sea vuestro sufrimiento, debéis seguir hasta el final, e incluso hasta vuestro último suspiro, debéis seguir siendo fieles a Dios y debéis seguir estando a merced de Dios; sólo esto es amar verdaderamente a Dios, y sólo esto es el testimonio fuerte y rotundo” (‘Sólo al experimentar pruebas dolorosas puedes conocer el encanto de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”). “Cuando los demás te malinterpreten puedes orar a Dios y decirle: ‘¡Oh Dios! No pido que los demás me toleren ni que me perdonen. Sólo pido que pueda amarte en mi corazón, que esté seguro en mi corazón y que mi conciencia esté tranquila. No pido que los demás me elogien o me tengan en alta estima; sólo busco satisfacerte de corazón’” (‘Sólo experimentando el refinamiento el hombre puede amar verdaderamente a Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”). Las palabras de Dios eliminaron el pesimismo de mi corazón. Sí, Dios quiere personas con determinación, personas que puedan dar testimonio de Él ante Satanás, personas que puedan soportar hasta el final y seguir todas las orquestaciones por muy grande que sea la dificultad que sufran. Aún más, Dios ve el corazón recóndito de las personas. Si la policía me tiende una trampa, aunque los demás hermanos y hermanas lo malinterpreten realmente y renieguen de mí porque no sepan lo que ocurrió en realidad, confío en que los propósitos de Dios son buenos; Él está poniendo a prueba mi fe y amor por Él, y yo debería buscar satisfacerlo. Al ver a través de los astutos planes del diablo, de repente me sentí incómoda y avergonzada. Vi que mi fe en Dios era demasiado pequeña. Yo había sido incapaz de mantenerme firme después de sufrir un poco de dolor, y había pensado en escapar y evitar las orquestaciones de Dios por medio de la muerte. Cuando las personas dejen a Dios, vivirán en las tinieblas. El objetivo de la policía malvada al hablar palabras de amenaza era que yo diera la espalda a Dios. Y de no ser por la protección de Dios, yo habría caído por su astuto plan. Cuando yo meditaba en Sus palabras, mi corazón se llenaba de luz. Yo no quería morir ya, sino vivir una vida buena, y usar lo que viví realmente para dar testimonio de Dios y avergonzar a Satanás.

Los dos malvados policías que tenían la tarea de custodiarme me preguntaron por qué me había golpeado la cabeza contra la pared. Yo dije que lo hice porque los otros policías me habían pegado. “Trabajamos principalmente por medio de la educación. No te preocupes, no permitiré que te golpeen más”, dijo uno de ellos con una sonrisa. Al oír sus palabras de consuelo, pensé: “Estos dos no son malos; desde que me arrestaron han sido bastante buenos conmigo. Con eso, bajé la guardia. Pero en ese momento, las palabras de Dios centellearon en mi corazón: “En todo momento, Mi pueblo debe estar en guardia contra las astutas maquinaciones de Satanás, protegiendo la puerta de Mi casa para Mí […] lo que os detendrá de caer en la trampa de Satanás, momento en el que será demasiado tarde para los arrepentimientos” (‘La tercera declaración’ de Las declaraciones de Dios al universo entero en “La Palabra manifestada en carne”). Las palabras de Dios me proveyeron un recordatorio oportuno, y me mostraron que los planes astutos de Satanás son muchos, y yo debería estar en guardia con estos demonios en todo momento. Poco esperaba yo que revelarían pronto sus verdaderos colores. Uno de los policías malvados empezó a difamar a Dios, mientras el otro se sentó a mi lado y me acariciaba la pierna, me miraba de reojo y me preguntaba por las finanzas de la iglesia. Por la noche, al ver que yo me adormecía, empezó a toquetearme el pecho. Me llené de indignación al ver que habían revelado su verdadero rostro. Sólo ahora entendí que los supuestos policías del pueblo no eran más que vándalos y acosadores. Estas eran las cosas despreciables y repugnantes de las que eran capaces. Como consecuencia, yo sólo podía orar con urgencia para que Dios me protegiera de su mal.

A lo largo de los siguientes días, los malvados policías no sólo me interrogaron detenidamente sobre la iglesia, sino que también hicieron turnos para vigilarme de forma que no pudiera dormir. Después, al ver que no les había dado nada, los dos policías que me interrogaron se enfurecieron. Uno de ellos me atacó, me abofeteó, me golpeó quién sabe cuántas veces. La cara me escocía, empezó a hincharse, y al final se entumeció tanto que yo no podía sentir nada. Como sus preguntas no obtuvieron nada de mí, una noche el jefe de la policía malvada me gritó y dijo: “Tienes que empezar a abrir la boca. Estás poniendo a prueba mi maldita paciencia; no creo que no haya nada que podamos hacer contigo. Me he encontrado a muchas personas más duras que tú. ¡Si no somos severos contigo, no hay manera de que te sometas de una maldita vez!”. Dio la orden y varios de los policías malvados empezaron a torturarme. Por la noche, la sala de interrogatorios era sombría y aterradora, me sentía como si estuviera en el infierno. Me hicieron ponerme en cuclillas en el suelo y me esposaron las manos entre las rodillas y los pies. Después, insertaron un bastón de madera entre los recodos de mis brazos y detrás de mis rodillas, obligando a todo mi cuerpo a enroscarse. Después levantaron el bastón y lo apoyaron entre dos mesas, dejando todo mi cuerpo colgando en el aire con la cabeza hacia abajo. En el momento en que me levantaron, me mareé y me resultó difícil respirar. Sentí como si me asfixiara. Como estaba suspendida en el aire cabeza abajo, todo mi peso colgaba de mis muñecas. Al principio, para que las esposas no me cortaran la carne, junté las manos agarrándome con fuerza, enrosqué el cuerpo, e hice todo lo posible por mantenerme en esa posición. Pero la fuerza se me iba poco a poco. Las manos se me resbalaron de los tobillos a las rodillas, y las esposas me hicieron un corte profundo, provocándome un dolor insoportable. Después de estar colgando así durante aproximadamente media hora, sentía que toda la sangre de mi cuerpo se había acumulado en mi cabeza. La dolorosa distensión en cabeza y ojos hacía que pareciera que iban a explotar. Se habían excavado profundos cortes en mis muñecas, y mis manos se habían hinchado tanto que parecían dos hogazas de pan. Sentía que estaba al borde de la muerte. “¡No puedo soportarlo más, bajadme!” grité desesperadamente. “Sólo tú misma puedes salvarte. Sólo dinos un nombre y te bajaremos”, dijo agresivamente uno de los malvados oficiales de policía. Al final, vieron que yo estaba realmente en problemas y me bajaron. Me dieron algo de glucosa y empezaron a preguntarme de nuevo. Yací lacia como el fango en el suelo, con los ojos cerrados con fuerza, sin prestarles atención alguna. Inesperadamente, los policías malvados me levantaron una vez más en el aire. Sin fuerza para agarrarme con las manos, no tuve otra opción que dejar que las esposas se incrustaran en mis muñecas, con sus filos dentados cortando la carne. En ese momento, me dolía tanto que di un grito desgarrador. No tenía fuerzas para seguir luchando y mi respiración se había vuelto extremadamente tenue. Parecía que el tiempo se había parado. Sentí que estaba tambaleándome al borde de la muerte. Al pensar que esta vez iba a morir realmente, quise decir a Dios las palabras de mi corazón antes de que mi vida terminara: “¡Oh Dios! En este momento, cuando estoy realmente al borde de la muerte, tengo miedo; pero aunque muera esta noche, seguiré alabando tu justicia. ¡Oh Dios! En el trayecto de mi breve vida, te doy las gracias por elegirme para regresar a casa desde este mundo de pecado, evitando que yo vagara, perdida, y permitiéndome vivir siempre en tu cálido abrazo. Oh, Dios, he disfrutado tanto de tu amor, pero sólo ahora, cuando mi vida está a punto de acabar, me doy cuenta de que no lo he apreciado. Te he entristecido y decepcionado en muchas ocasiones; soy como una niña ingenua que sólo sabe disfrutar del amor de su madre, pero nunca ha pensado en compensarlo. Sólo ahora que estoy a punto de perder la vida entiendo que debo apreciar tu amor, y sólo ahora me arrepiento de haber perdido tantos momentos buenos. Ahora, de lo que más me arrepiento es de haber sido incapaz de hacer nada por Ti y de deberte tanto, y si puedo seguir viviendo, haré sin duda todo lo que pueda para llevar a cabo mi obligación, y compensar lo que te debo. En este momento, sólo pido que me des fuerza, y me permitas no tener miedo nunca más, y ser fuerte en lo que afronte…”. Lágrima tras lágrima caían de mi frente. La noche era aterradoramente tranquila. El único sonido era el tic-tac del reloj, como si contara los segundos que me quedaban de vida. Fue entonces cuando sucedió algo milagroso: sentía como si la cálida luz del sol estuviera brillando sobre mí, y lentamente dejé de sentir dolor en mi cuerpo. Las palabras de Dios resonaban en mi mente: “Desde el momento en que llegas llorando a este mundo, comienzas a cumplir tu deber. Asumes tu papel en el plan de Dios y en la ordenación de Dios. Comienzas el viaje de la vida. Cualquiera que sea tu trasfondo y el viaje que tienes por delante, ninguno puede escapar la orquestación y la disposición que el cielo tiene guardadas y ninguno tiene el control de su destino, porque sólo Él, quien gobierna sobre todas las cosas, es capaz de hacer tal obra” (‘Dios es la fuente de la vida del hombre’ en “La Palabra manifestada en carne”). Sí, Dios es la fuente de mi vida, Él gobierna mi destino, y debo entregarme a Sus manos y ponerme a Su disposición. Meditar en las palabras de Dios me proveyó un sentimiento agradable y tranquilo en mi corazón, como si estuviera reclinándome en el cálido abrazo de Dios. Vi que me quedaba dormida. Temiendo que muriera, los policías malvados me bajaron y me dieron rápidamente agua y glucosa. En mi coqueteo con la muerte, yo había contemplado los hechos milagrosos de Dios.

El día siguiente, la policía malvada pasó toda la noche levantándome una y otra vez. Me preguntaron el paradero de los fondos de los recibos que habían confiscado. En ningún momento dije nada, pero ellos seguían sin rendirse. Usaron todos los medios despreciables para torturarme con el fin de apropiarse del dinero de la iglesia. En ese momento, las palabras de Dios resonaron en mi corazón: “Miles de años de odio están concentrados en el corazón, milenios de pecaminosidad están grabados en el corazón; ¿cómo no podría esto infundir odio? ¡Venga a Dios, extingue por completo Su enemistad, no permitas que siga más tiempo fuera de control, que provoque más problemas como desea! Ahora es el momento: el hombre lleva mucho tiempo reuniendo todas sus fuerzas; ha dedicado todos sus esfuerzos, ha pagado todo precio por esto, para arrancarle la cara odiosa a este demonio y permitir a las personas, que han sido cegadas y han soportado todo tipo de sufrimiento y dificultad, que se levanten de su dolor y le vuelvan la espalda a este viejo diablo maligno” (‘Obra y entrada (8)’ en “La Palabra manifestada en carne”). Las palabras de Dios me dieron gran fuerza y fe. Yo lucharía hasta la muerte con Satanás, y aunque muriera, me mantendría firme en mi testimonio de Dios. Inspirada por Sus palabras, olvidé el dolor sin darme cuenta. De esta manera, cada vez que ellos me levantaban, las palabras de Dios me inspiraban y motivaban, y así cuanto más lo hacían, más podía ver yo a través de su sustancia, la cual era de demonios perversos, y mayor era mi determinación de mantenerme firme en mi testimonio y satisfacer a Dios. Al final, todos se cansaron de mí. “La mayoría de las personas no pueden soportar estar colgadas así durante media hora, pero ella ha durado todo este tiempo, ¡es realmente dura!”, les oí comentar. Al oír estas palabras, la emoción me abrumó. Pensé: con Dios a mi espalda, no podéis derribarme. Además de la tortura física, durante mis nueve días y noches en la comisaría la policía malvada también me privó de dormir. Cada vez que yo cerraba los ojos y empezaba a dar una cabezada, golpeaban la mesa con sus porras, o me hacían levantarme y corretear, o simplemente me gritaban, intentando doblegarme y desestabilizarme. Tras nueve días, viendo que no habían alcanzado su objetivo, los policías seguían sin rendirse. Me llevaron a un hotel, donde me esposaron las manos por delante de las piernas, y después insertaron un bastón de madera entre los recodos de mis brazos y piernas, obligándome a sentarme con el cuerpo enroscado en el suelo. Me hicieron quedarme en esta posición durante los siguientes días, lo cual provocó que las esposas cortaran mi carne. Mis manos y muñecas se hincharon y amorataron, y las nalgas me dolían tanto que no me atrevía a rozarlas o tocarlas, sentía como si estuviera sentada sobre agujas. Un día, uno de los líderes de la policía malvada, viendo que mi interrogatorio no había sido fructífero, vino hacia mí enfurecido y me abofeteó con fuerza, la suficiente como para aflojarme dos dientes.

Al final, vinieron dos jefes de sección del Departamento de Seguridad Pública Provincial. Tan pronto como llegaron, me quitaron las esposas, me ayudaron a llegar a un sofá, y me echaron una taza de agua. “Has pasado un tiempo duro en los últimos días, pero no te lo tomes a pecho, sólo estaban cumpliendo órdenes”, dijeron hipócritamente. Su hipocresía hizo que los odiara tanto que crují los dientes. También intentaron usar la Biblia para convencerme, y encendieron una computadora y me mostraron pruebas falsas. Dijeron muchas palabras que condenaban a Dios y blasfemaban contra Él. Yo me sentía enfurecida en mi corazón. Quería discutir con ellos, pero sabía que hacerlo sólo haría que ellos blasfemaran contra Dios de manera aún más desenfrenada. En este momento, sentí realmente cuán grande había sido la dificultad sufrida por Dios encarnado, y cuánta humillación había soportado Dios en aras de salvar al hombre. Aún más, vi lo despreciables y deleznables que eran estos demonios malvados. En mi corazón, juré en secreto que rompería totalmente con Satanás y sería eternamente leal a Dios. Después, por mucho que intentaron engañarme, mantuve la boca cerrada y no dije nada. Al ver que sus palabras no estaban surtiendo efecto, los dos jefes de sección sólo pudieron marcharse enrabietados.

Durante los diez días y noches en el hotel, me dejaron las esposas puestas, y me hicieron estar en cuclillas sujetando las piernas. Recordando desde el momento en que había sido arrestada, había pasado diecinueve días y noches en la comisaría y el hotel. La protección del amor de Dios me había permitido sestear un poco, pero la policía malvada no me había dejado dormir totalmente; sólo tenía que cerrar los ojos un momento y hacían todo lo posible por mantenerme despierta: golpear la mesa, patearme con furia, gritarme, ordenarme corretear, etc. Me sobresaltaba en cada ocasión, el corazón me martilleaba el pecho, y me sentía aterrorizada. Eso intensificaba las frecuentes torturas de la policía malvada, y mi fuerza acabó gravemente consumida, todo mi cuerpo estaba hinchado e incómodo, y lo veía todo doble. Sabía que había personas hablando delante de mí, pero el sonido de su voz parecía proceder del horizonte lejano. Aún más, mis reacciones se estaban volviendo muy lentas. ¡Que yo hubiera podido superar esto de alguna manera fue gracias al gran poder de Dios! Tal como Él dijo: “Él hace que el hombre vuelva a nacer y le permite vivir con constancia en cada función de su vida. Gracias a Su poder y Su fuerza de vida inextinguible, el hombre ha vivido generación tras generación, a través de las cuales el poder de la vida de Dios ha sido el pilar de la existencia del hombre […] La fuerza de vida de Dios puede prevalecer sobre cualquier poder; además, excede cualquier poder. Su vida es eterna, Su poder extraordinario, y Su fuerza de vida ningún ser creado o fuerza enemiga la puede aplastar fácilmente” (’Sólo el Cristo de los últimos días le puede dar al hombre el camino de la vida eterna’ en “La Palabra manifestada en carne”). Di gracias sinceras a Dios y lo alabé en mi corazón: ¡Oh Dios! Tú dominas todas las cosas, Tus hechos son incalculables, sólo Tú eres todopoderoso, eres la fuerza vital inextinguible, eres el manantial de agua viva para mi vida. En este entorno especial, he visto tu poder y autoridad únicos. Al final, los policías malvados no obtuvieron respuestas mías a sus preguntas, y me enviaron al centro de detención.

De camino al centro de detención, dos policías me dijeron: “Lo has hecho realmente bien. Puede que estéis en el centro de detención, pero sois buenas personas. Allí las hay de todo tipo: traficantes de droga, asesinos, prostitutas, lo verás cuando llegues”. “Si sabéis que somos buenas personas, ¿por qué nos arrestáis? ¿No habla el gobierno de libertad de religion?”, pregunté. “El Partido Comunista os miente. El partido nos da nuestro sustento, así que tenemos que hacer lo que dice. No te tenemos odio ni tenemos nada contra ti. Sólo te arrestamos porque crees en Dios”, dijo uno de los policías. Al oír esto, rememoré todo lo que había experimentado. No pude evitar recordar las palabras de Dios: “¿Libertad religiosa? ¿Los derechos legítimos y los intereses de los ciudadanos? ¡Todos son trucos para tapar el pecado!” (‘Obra y entrada (8)’ en “La Palabra manifestada en carne”). Las palabras de Dios penetran directamente hasta la raíz del asunto, y me permiten ver realmente el verdadero rostro del gobierno del PCCh y cómo este intenta obtener reconocimientos que no merece; a simple vista, enarbola la bandera de la libertad religiosa, pero en secreto arresta, oprime, y ataca salvajemente a quienes creen en Dios por todo el país y saquea el dinero de la iglesia, todo lo cual reside en su sustancia demoníaca, odiosamente pecaminosa.

Mientras estuve en el centro de detención, hubo momentos en los que me encontré débil y afligida. Pero las palabras de Dios siguieron inspirándome, dándome fuerza y fe, permitiéndome entender que aunque Satanás me había despojado de la libertad de la carne, el sufrimiento me había edificado, enseñándome a confiar en Dios durante la tortura de estos demonios perversos, permitiéndome entender el verdadero sentido de muchas verdades, ver lo preciosa que es la verdad, e incrementar mi determinación y motivación para buscarla. Yo estaba dispuesta a seguir obedeciendo a Dios, y experimentar todo lo que Él había dispuesto para mí. Como consecuencia, cuando trabajaba en el centro de detención, cantaba himnos y pensaba tranquilamente en el amor de Dios. Sentía que mi corazón se había acercado más a Dios, y los días ya no me parecían tan dolorosos y angustiosos.

Durante este tiempo, la policía malvada me interrogó muchas veces más. Yo daba gracias a Dios por guiarme en la superación de su tortura una y otra vez. Después, la policía malvada retiró todo el dinero de mis tres tarjetas bancarias. Ver con impotencia que la misma se llevaba el dinero de la iglesia me rompió el corazón. Mi corazón se llenó de odio por este perverso grupo de demonios, y anhelaba que el reino de Cristo llegara pronto. Al final, a pesar de no tener ninguna prueba, me condenaron a un año y tres meses de reeducación por medio del trabajo por “perturbar el orden público”.

Después de ser brutalmente perseguida por el gobierno del PCCh, yo había probado verdaderamente el amor y la salvación de Dios hacia mí, y había llegado a apreciar Su omnipotencia y soberanía y Sus hechos milagrosos, había visto la autoridad y el poder de Sus palabras. Además había despreciado realmente a Satanás. Durante ese tiempo de persecución, las palabras de Dios me habían acompañado en el transcurso de los angustiosos días y noches, me habían permitido ver a través de los planes astutos de Satanás y me habían provisto una protección oportuna. Las palabras de Dios me habían hecho fuerte y valiente, permitiéndome superar su salvaje tortura una y otra vez. Las palabras de Dios me habían dado fuerza y fe, me habían dado la valentía para luchar con Satanás hasta el final… ¡Gracias a Dios! ¡Dios Todopoderoso es la verdad, el camino, y la vida! ¡Siempre seguiré a Dios Todopoderoso hasta el final!

Lecturas relacionadas

Crónicas de la persecución religiosa en China | “¿Quién es el culpable?” Tráiler
Película cristiana 2018 | “Dios es la fuerza de mi vida” ¿Quién puede romper mi amor a D...
Una batalla entre la justicia y el mal | “La disputa: historia de un interrogatorio” Trá...