Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

882 Todas las cosas son la manifestación de la autoridad del Creador

Velocidad

882 Todas las cosas son la manifestación de la autoridad del Creador

I

En este mundo nuevo donde el hombre aún debía aparecer,

el Creador había preparado noche y día,

el firmamento, la tierra y el mar,

varios tipos de árboles, el pasto, la hierba

y las luces, estaciones, días y años

para la nueva vida que Él crearía, que Él pronto crearía.

La autoridad y el poder del Creador

se expresaron en cada cosa nueva que Él creó

y Sus palabras y logros ocurrieron a la vez,

sin la más mínima discrepancia,

y sin la más mínima pausa.

La aparición y el nacimiento de todo lo nuevo fue prueba

de la autoridad y el poder del Creador.

II

Él es de palabra, y Su palabra se cumplirá,

y lo que se cumple es eterno.

Este hecho nunca ha cambiado:

así fue en el pasado, así es hoy, y así será por la eternidad.

Su autoridad hace milagros que atraen la atención del hombre;

el hombre mira embelesado.

Su poder da alegría; el hombre está contento y asombrado.

Lleno de admiración, él aclama deslumbrado.

El hombre se conmueve vivamente; él venera y teme.

Empieza a respetar y está conectado a Dios.

Los actos del Creador impactan el corazón del hombre,

limpian y sacian el espíritu del hombre.

Cada una de Sus declaraciones,

cada pensamiento que Él tiene,

cada revelación de Su autoridad,

una obra maestra entre todas las cosas,

una obra maestra, digna de que la humanidad la entienda,

una obra maestra, digna de que la humanidad la conozca,

una obra maestra, esta es una gran tarea.

Esta es una gran tarea, esta es una gran tarea,

esta es una gran tarea, esta es una gran tarea.

Adaptado de ‘Dios mismo, el único I’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:El hombre debe valorar las creaciones de Dios

Siguiente:La autoridad de Dios para resucitar a los muertos