App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

151. Dios es justo con todos

I

Tu actitud es importante en tu forma de buscarlo,

en tu modo de tratarlo a Dios, el Todopoderoso.

Él es un Dios vivo y real. No lo descuides en tu actitud.

Él observa en tu corazón, el mal o la virtud.

Es un Dios justo con todos. Y Su trato es con amor.

Es serio en Su obra divina de conquista y salvación.

(Esa es Su gestión.)

Es un Dios justo con todos. Y Su trato es con amor.

Es serio en Su obra divina de conquista y salvación.

II

Por más profundos que sean,

tus pensamientos serán claros para Él.

Y cambiará Su opinión sobre ti según tus hechos y tu actitud.

El amor de Dios es perfecto, no te mima ni consiente.

Su amor la vida estima, con respeto y piedad.

Es un Dios justo con todos. Y Su trato es con amor.

Es serio en Su obra divina de conquista y salvación.

(Esa es Su gestión.)

Es un Dios justo con todos. Y Su trato es con amor.

Es serio en Su obra divina de conquista y salvación.

III

Dios está vivo, realmente existe.

Su misericordia y piedad transmiten lo

que Él espera del hombre.

Y por ellas la humanidad subsiste.

Dios está vivo, realmente existe.

Su misericordia y piedad transmiten lo

que Él espera del hombre.

Y por ellas la humanidad subsiste.

IV

Con la actitud del hombre y las circunstancias

la voluntad de Dios con el tiempo puede cambiar.

La esencia de Dios permanece.

Y en diferentes momentos, y en distintos contextos

Su carácter aparece.

Es un Dios justo con todos. Y Su trato es con amor.

Es serio en Su obra divina de conquista y salvación.

(Esa es Su gestión.)

Es un Dios justo con todos. Y Su trato es con amor.

Es serio en Su obra divina de conquista y salvación.

De “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:Los frutos de acallar tu corazón ante Dios

Siguiente:El efecto de la verdadera oración

También podría gustarte