Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

149 ¿Quién tiene en cuenta el corazón de Dios?

I

La tierra está en tinieblas, los demonios son muy feroces.

Dios apareció, obró, sufrió persecución.

Dios expresa la verdad, pero la era lo rechaza.

No tiene reposo, sufrió gran humillación.

Lo difaman fuerzas enemigas de la religión.

Lo que Jesús sufrió ocurre otra vez.

No reconocen a Dios, hoy lo crucifican también.

Son muy crueles, peores que en días de Jesús.

Dios hace una gran obra, pero nadie lo comprende.

Dios está tan triste, ¿quién tiene en cuenta Su corazón?

La humanidad es tan rebelde; el desastre vendrá.

Las palabras de Dios se cumplirán, Satanás desaparecerá.

II

Aunque muchos creen, son pocos los que conocen a Dios.

Vamos dondequiera, pero es muy difícil atestiguar.

Atestiguar la aparición de Dios trae calamidad.

Nos echan de los hogares,

nos persiguen con palos y puñales.

Con lágrimas en los ojos, corazones rotos de pena.

La senda de la cruz es ardua, sangre y lágrimas.

Hay muchos ídolos, sirvientes malvados dañan a otros.

Parece que creen en Dios, pero siguen a pastores falsos.

Dios hace una gran obra, pero nadie lo comprende.

Dios está tan triste, ¿quién tiene en cuenta Su corazón?

La humanidad es tan rebelde; el desastre vendrá.

Las palabras de Dios se cumplirán, Satanás desaparecerá.

III

¿Dónde están los que aman a Dios?

¿Dónde están los buscadores?

Dios llama a la puerta, pero está cerrada.

Dios ha dado Su sangre, lágrimas, sudor, para salvar al hombre.

Él ha estado obrando por años dando amor a la humanidad.

Dios hace una gran obra, pero nadie lo comprende.

Dios está tan triste, ¿quién tiene en cuenta Su corazón?

La humanidad es tan rebelde; el desastre vendrá.

Las palabras de Dios se cumplirán, Satanás desaparecerá.

Anterior:Hay un grupo de gente así

Siguiente:Con el amor de Dios, no temeré