157 Hay un grupo de gente así

Estamos bendecidos por escuchar la voz de Dios y asistir al banquete del reino de los cielos.

Comemos y bebemos de las palabras de Dios y compartimos la verdad; la vida de iglesia es agradable sin igual.

Hemos entendido la verdad y somos libres; cantamos, bailamos y alabamos a Dios con la mayor pasión.

La ciudad sagrada del cielo ha venido a la tierra; vivimos en una cuna de felicidad.


Una sirena policial suena a lo lejos. Los soldados del gran dragón rojo irrumpen por la puerta.

Se escucha un tiro; nos dicen “no se muevan”, pero todos huimos con desesperación.

Nos reunimos como siempre para comer y beber de las palabras de Dios. Los cobardes están aterrorizados.

Los que de verdad desean a Dios resisten a pesar del peligro; algunos se atreven a andar por este camino estrecho.


La prueba de los hacedores de servicio destroza nuestro corazón; a través del refinamiento nuestras lágrimas se convierten en ríos.

Juramos con lealtad hacer servicio hasta el final; y en la desesperanza vemos la mano de Dios.

Cuando estamos dispuestos a prestar servicio, nos convertimos en el pueblo de Dios; hay gozo y tristeza a la vez, estamos en gran deuda con Dios.

En esta corriente de amor a Dios, todos estamos decididos a amarle de verdad.


Un pasaje tras otro de las palabras de Dios viene como un aguacero a juzgarnos. Lacera el corazón como una espada filosa.

Todos son conquistados, postrados, viviendo en el dolor indescriptible del tormento.

Estamos pálidos y avergonzados; se ha revelado por completo la verdad de nuestra corrupción.

Entendimos la verdad y logramos conocernos, y aceptamos todas las orquestaciones de Dios sin quejas.

Estoy completamente convencido por el juicio de las palabras de Dios; a través de las pruebas y tribulaciones, he alcanzado la gracia de la salvación.

Mi fe se hace más práctica; tengo fe verdadera y alabo la omnipotencia y sabiduría de Dios.

A través de las pruebas y tribulaciones, confío en Él. La encarnación es el Dios práctico.

No pueden hacer que abandone el camino verdadero. El “hacedor de servicio” es lo que quiero ser.

Estoy decidido a convertirme en una persona nueva; la conciencia y la razón son las características de la humanidad.

Los hacedores del mal hacen las cosas males y son expuestos y eliminados. Los que practican la verdad reciben la aprobación de Dios.

Nuestra voluntad de seguir a Dios es férrea y seguiremos siendo fieles hasta la muerte; las pruebas y tribulaciones forman un grupo de vencedores.

Buscamos la verdad y todos tenemos testimonios hermosos; y los que aman a Dios son perfeccionados.

Anterior: 156 Mi amor por Dios nunca cambiará

Siguiente: 158 ¿Quién tiene en cuenta el corazón de Dios?

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro