156 Mi amor por Dios nunca cambiará

1 Toda una vida de dificultades, vagando entre el viento y la lluvia. ¿Quién puede conocer el sufrimiento que Él atraviesa? En un cuerpo humilde, obra pacientemente, el amor del hombre es difícil de obtener. Ha hablado innumerables palabras y la preocupación ha destrozado Su corazón, y, para salvar al hombre, se ha estado esforzado laboriosamente por décadas. El corazón de Dios, el amor de Dios... ¿Cuándo los entenderé verdaderamente para poder consolar a Dios? Las palabras de Dios conquistan mi corazón, mi determinación de seguir a Dios hasta el final es inquebrantable. Prometo lealtad a Dios mientras me quede aliento.

2 A través de las palabras de Dios entiendo la verdad y sé cómo ser humano. A través de las palabras de Dios me doy cuenta de todas las cosas, sólo la verdad es preciosa. Por grandes que sean las pruebas y tribulaciones, sólo necesito ganar la verdad. Amar a Dios es lo más importante. Cumpliré fielmente con mi deber y soportaré el sufrimiento final para testificar y glorificar a Dios. Ofrezco mi corazón a Dios; sólo deseo retribuir Su amor. Las palabras de Dios me purifican, y mi amor por Dios nunca cambiará.

Anterior: 155 Todas las naciones vengan a Tu luz

Siguiente: 157 Hay un grupo de gente así

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Conéctate con nosotros en Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro