155 Todas las naciones vengan a Tu luz

Tu abrazo amplio abres para acariciar en su queja a la humanidad.

¡Tus brazos agitas con fuerza y amor! ¡Tus ojos irradian luz!

Y Tu amor y clemencia nos sostienen, y aparece Tu gloriosa faz.

En este mundo tan corrupto, Tus rayos de luz ya están aquí.

Nuestro mundo muere, derrotado y maligno,

y ella clama al Salvador que vuelva otra vez.

¡Traes esperanza a la humanidad, y el fin a dos milenios de espera!

Tu abrazo amplio abres para acariciar en su queja a la humanidad.

¡Tus brazos agitas con fuerza y amor! ¡Tus ojos irradian luz!

Nuestro mundo muere, derrotado y maligno,

y ella clama al Salvador que vuelva otra vez.

Nuestro mundo muere, derrotado y maligno,

y ella clama al Salvador que vuelva otra vez.

¡Tú traes esperanza a la humanidad,

y el fin a dos milenios de espera, de espera!

Todas las naciones vengan a Tu luz, libres del sometimiento del maligno.

De la oscuridad seremos siempre libres

para alabar “¡Tu santo nombre por la eternidad!”.

Todas las naciones vengan a Tu luz, libres del sometimiento del maligno.

De la oscuridad seremos siempre libres

para alabar “¡Tu santo nombre por la eternidad!”.

Nuestro mundo muere, (Todas las naciones, vengan a Tu luz.)

(Libres del sometimiento del maligno.)

y ella clama al Salvador para que vuelva otra vez.

De la oscuridad, seremos libres, ¡para alabar por la eternidad!

Anterior: 154 Mi amado, por favor, espérame

Siguiente: 156 Mi amor por Dios nunca cambiará

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro