49 Toda la tierra se regocijará y alabará a Dios

El único Dios verdadero que administra todas las cosas:

Dios Todopoderoso, Cristo de los últimos días.

Este es el testigo del Espíritu Santo.

Está obrando para dar testimonio en todas partes.

Para que nadie tenga dudas.

El Rey triunfante, Dios Todopoderoso,

ha prevalecido sobre el mundo.

Ha prevalecido sobre el pecado y logrado la redención.

Alabad al Rey triunfante del universo.

¡Toda la tierra se regocijará!

¡Dios Todopoderoso, digno de alabanza!

¡Gloria y poder sean al gran Rey del universo,

al gran Rey del universo!

El único Dios verdadero que administra todo en el universo:

¡el Cristo todopoderoso!

Este es el testigo del Espíritu Santo.

Está obrando para dar testimonio en todas partes.

Nos salva, aunque estamos corrompidos.

Nos hace completos para hacer Su voluntad.

Él reina sobre la tierra y la recupera de Satanás

y persigue a Satanás hasta el abismo infinito.

¡Toda la tierra se regocijará!

¡Dios Todopoderoso, digno de alabanza!

¡Gloria y poder sean al gran Rey del universo, al gran Rey!

Él está juzgando al mundo.

Nadie puede escapar de Sus manos.

Él reina como Rey por siempre, por siempre.

¡Toda la tierra se regocijará!

¡Dios Todopoderoso, digno de alabanza!

¡Gloria y poder sean al gran Rey del universo, al gran Rey!

¡Toda la tierra se regocijará!

¡Dios Todopoderoso, digno de alabanza!

¡Gloria y poder sean al gran Rey del universo,

al gran Rey del universo!

Adaptado de ‘Capítulo 27’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 48 El universo entero es completamente nuevo

Siguiente: 50 El nombre de Dios Todopoderoso se atestigua en todas las naciones del mundo

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

18. No es fácil conocerte verdaderamente a ti mismo

A través del esclarecimiento de las palabras de Dios, sólo entonces vi que mi conocimiento de mí mismo era tan poco profundo, estaba tratando de conocerme desde el interior de mis concepciones y de mi propio pensamiento, sin comparar de ninguna manera con las palabras de Dios para reconocer mi propia naturaleza corrupta desde el interior de Sus palabras.

Dios mismo, el único V

La santidad de Dios (II)Ahora, hermanos y hermanas, cantemos un himno. Buscad uno que os guste y cantéis habitualmente. (Nos gustaría...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp