Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

596 ¿Por qué eres tan arrogante?

1 No pienses que lo entiendes todo. Te digo que todo lo que has visto y experimentado es insuficiente para entender incluso una milésima parte de Mi plan de gestión. ¿Por qué eres, pues, tan arrogante? ¡La simple pizca de talento y el conocimiento mínimo que tienes son insuficientes para ser usados en un solo segundo de la obra de Jesús! ¿Cuánta experiencia tienes realmente? ¡Lo que has visto y todo lo que has oído durante tu vida y lo que has imaginado, es menos que la obra que Yo hago en un momento! Será mejor que no seas quisquilloso ni busques fallos. No importa lo arrogante que puedas ser, ¡sigues siendo una criatura menor que una hormiga!

2 ¡Todo lo que hay en tu barriga es menos que lo que hay en la barriga de una hormiga! No pienses que porque hayas experimentado mucho y seas un veterano, puedes hablar y actuar con una desenfrenada arrogancia. ¿No son tu experiencia y tu veteranía un resultado de las palabras que Yo he pronunciado? ¿Crees que fueron a cambio de tu trabajo y esfuerzo? Actualmente ves que me he hecho carne y, como consecuencia de ello, tienes esas ricas ideas de las que provienen innumerables nociones. De no ser por Mi encarnación, por muy extraordinarios que sean tus talentos, no tendrías tantas ideas. ¿No es de aquí de donde surgieron tus nociones?

3 De no ser por la primera vez que Jesús se hizo carne, ¿qué sabrías de la encarnación? ¿No es por tu conocimiento de la primera encarnación que te atreves a juzgar descaradamente la segunda? ¿Por qué ibas a escudriñarla en lugar de ser un seguidor obediente? Has entrado en esta corriente y vienes delante del Dios encarnado, ¿te permitiría Él acaso hacer un estudio de esto? Está bien para ti estudiar la historia de tu propia familia, pero si intentas estudiar la “historia familiar” de Dios, ¿te permitiría acaso hacerlo el Dios actual? ¿Acaso no estás ciego? ¿No te causas desprecio a ti mismo?"

Adaptado de ‘Las dos encarnaciones completan el sentido de la encarnación’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:Creyentes e incrédulos son simplemente incompatibles

Siguiente:¿Qué valor tiene apreciar el estatus?