Pregunta 3: El Señor Jesús en el que nosotros creemos es la encarnación de Dios. El Señor Jesús realizó la obra de redención de Dios, nadie se atreve a negarlo, pero este Dios Todopoderoso en quien ustedes creen no es necesariamente la encarnación de Dios porque no hay registro de Dios Todopoderoso en la Biblia. Por eso los pastores y ancianos del mundo religioso dicen que ustedes creen en alguien que es solamente un hombre y que los han engañado. ¡Solo el Señor Jesús, en quien creemos nosotros, es Cristo, el Hijo de Dios! Este Dios Todopoderoso en quien creen no es más que un hombre. ¿Cómo podría no serlo?

Respuesta: Su creencia en el Señor Jesús como encarnación de Dios no es falsa. Pero ¿por qué creen en el Señor Jesús? ¿De verdad piensan en el Señor Jesús como Dios? Creen en el Señor Jesús por lo que está escrito en la Biblia y por la obra del Espíritu Santo. Pero, digan lo que digan, si no han visto al Señor Jesús cara a cara, ¿de verdad se atreven a decir que lo conocen? Su fe en el Señor, es un eco de las palabras de Pedro, quien dijo que el Señor Jesús era Cristo, el Hijo de Dios vivo, pero ¿ustedes creen que el Señor Jesús es la manifestación de Dios, que es Dios mismo? ¿Se atreven a decir que reconocen la esencia divina del Señor Jesús? ¿Se atreven a asegurar que, si el Señor Jesús regresara y expresara la verdad, reconocerían Su voz? Su creencia en el Señor Jesús se reduce a creer en estas tres palabras: “el Señor Jesús”. Solo creen en Su nombre. ¡No comprenden la esencia divina del Señor Jesús! Si la comprenden, ¿por qué no pueden distinguir la voz del Espíritu de Dios? ¿Por qué no admiten que la verdad expresada por Dios Todopoderoso proviene de Dios y que es la voz y la palabra del Espíritu Santo? Por lo que he visto hoy, por cómo rechazan la voz de Dios y niegan la verdad que Él expresa, ¡estoy seguro de que no conocen a Dios encarnado! Si hubieran nacido hace dos mil años, en la era en la que el Señor Jesús predicó y llevó a cabo Su obra, seguro que se habrían unido a los sumos sacerdotes, escribas y fariseos judíos para condenar al Señor Jesús. ¿No es así? Los sumos sacerdotes, escribas y fariseos judíos habían creído durante muchos años en el único Dios, pero ¿por qué no reconocieron al Señor Jesús? ¿Por qué lo crucificaron? ¿Qué problema hubo? ¿Por qué los pastores y ancianos del mundo religioso en los últimos días no oyen la voz del Espíritu Santo? ¿Por qué siguen condenando la obra del juicio de Dios Todopoderoso en los últimos días? Les pregunto a todos: ¿no es un anticristo aquel que cree en Dios pero no admite Su encarnación? Los líderes judíos se opusieron y condenaron al Señor Jesús, Dios encarnado. Todos ellos eran anticristos revelados por la obra de Dios. En cuanto a los pastores y ancianos del mundo religioso en los últimos días que se oponen y condenan a Dios Todopoderoso encarnado, ¿no son ellos también unos anticristos dejados en evidencia por la obra de Dios? Todos podemos ver claramente que la mayoría de los pastores y ancianos del mundo religioso se resiste a la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días y la condena; ellos observan la obra de Dios Todopoderoso sin verla de verdad, oyen Sus palabras sin escucharlas de verdad. Dios Todopoderoso ha expresado todas las verdades para purificar y salvar a la humanidad. Él ha conquistado, salvado y formado un grupo de vencedores. ¡El evangelio del reino se está difundiendo por el mundo, esto es inevitable! ¿Es posible que los pastores y líderes del mundo religioso no vean la realidad de la obra de Dios? ¿Cómo pueden seguir diciendo algo tan ridículo como que “Creer en Dios Todopoderoso es creer en un ser humano”? Al reflexionar sobre esto, inmediatamente me acuerdo de que el Señor Jesús, cuando vino a realizar Su obra, fue resistido, condenado y blasfemado por los sumos sacerdotes, escribas y fariseos judíos. ¿No decían ellos también que creer en el Señor Jesús era creer en un simple ser humano? ¿Qué problema hay aquí? Esto demuestra que existen muchas personas que creen en el Dios ambiguo de las alturas, pero pocos tienen conocimiento de Dios encarnado. ¿Por qué condenó el Señor Jesús a los fariseos que se oponían a Él? ¡Porque solo creían en el Dios ambiguo de las alturas, pero condenaban y se oponían a Dios encarnado!

Los sumos sacerdotes, escribas y fariseos veían claramente la autoridad y el poder de las palabras y la obra del Señor Jesús. Entonces, ¿cómo podían descaradamente oponerse al Señor Jesús, condenarlo y blasfemar contra Él? Decían que Él expulsaba a los demonios por medio de Belcebú, príncipe de los demonios, y que quería engañar a los hombres, y hasta lo crucificaron vivo; ¿qué demuestra esto? ¿No hicieron todo eso porque veían al Señor Jesús como un ser humano normal? Como decían ellos: “¿No es el Nazareno, el hijo de un carpintero?”. Según el concepto que tenían los fariseos, ¡la carne de Dios encarnado debía tener cualidades sobrenaturales! Debía ser alto y fornido, tener porte heroico y una presencia imponente. Sus palabras debían ser estremecedoras y ensordecedoras y suscitar temor en el corazón del hombre para que nadie se atreviera a acercarse a Él. De lo contrario, ¡no podría considerarse Dios! En verdad no entendían nada de lo que significa la encarnación ni buscaban la verdad en la palabra y la obra del Señor Jesús para encontrar el carácter de Dios y todo lo que Dios tiene y es. Confundieron al Señor Jesús con un hombre corriente, y lo juzgaban y blasfemaban contra Él basándose en sus fantasías y nociones. Esto demuestra que, aunque creyeran en Dios, no lo conocían e incluso se oponían a Él. Ahora los pastores y ancianos del mundo religioso dicen que Aquel en quien creemos es solo un ser humano. ¡Esto no se diferencia en nada del modo en que los sumos sacerdotes, los escribas y los fariseos judíos condenaron a los seguidores del Señor Jesús! Como ven, la mayoría de los pastores y ancianos del mundo religioso son como los fariseos hipócritas de antes, todos ellos creen en Dios y al mismo tiempo se oponen a Él. ¡Son unos canallas que solo reconocen al Dios ambiguo de las alturas y reniegan del mismísimo Cristo! ¿Con qué derecho condenan a quienes aceptan y obedecen a Cristo?

En los últimos días, Dios ha regresado en carne para expresar Su palabra y obrar entre los hombres. ¡Esta vez ha venido como Dios Todopoderoso encarnado! En apariencia, Dios Todopoderoso es una persona corriente que vive de forma práctica entre los hombres y forma parte de sus vidas. Él expresa la verdad de acuerdo con las necesidades del hombre y lleva a cabo la obra del juicio empezando por la casa de Dios. Al experimentar la obra de Dios Todopoderoso, hemos oído Su palabra con nuestros propios oídos. Con nuestros propios ojos, lo hemos visto develar los misterios del plan de gestión de Dios; es decir, el trasfondo de las tres etapas de la obra de Dios para salvar a la humanidad, el propósito del plan de gestión de Dios, el misterio de la encarnación, cómo Satanás pervierte a la humanidad, la esencia y la verdad de esa corrupción de Satanás, el modo en que Dios purifica, salva y perfecciona al hombre, el sentido y el propósito de la obra del juicio de Dios, a quiénes ama Dios y a quiénes maldice, quiénes se salvarán y a quiénes destruirá, el destino del hombre, qué final tendrá cada tipo de persona, cómo se materializará el reino de Dios en la tierra, etc. Al expresar estas verdades, Dios Todopoderoso también juzga y deja al descubierto el carácter satánico del hombre y la naturaleza y esencia de su oposición a Dios, y nos permite ver la esencia y la realidad de nuestra profunda perversión satánica, cuán arrogantes, presuntuosos, traidores y egoístas somos, que no parecemos seres humanos ni somos dignos de vivir ante Dios. Sin embargo, Dios se ha encarnado, se ha ocultado humildemente y vive entre los hombres corruptos e inmundos, mientras expresa la verdad para juzgar, dejar al descubierto y salvar al hombre. Tenemos una profunda convicción de que la esencia de la vida de Dios es muy amable y noble. ¡El amor de Dios a la humanidad es muy real! Al experimentar el juicio de Dios por la palabra, nos hemos familiarizado personalmente con el carácter justo y santo de Dios, que no admite ofensa, y hemos sentido la autoridad y el poder de la palabra de Dios Todopoderoso. Sin darnos cuenta, nuestro corazón ha empezado a venerar a Dios, hemos empezado a buscar la verdad y nuestro carácter vital ha comenzado a cambiar. Entonces nos hemos dado cuenta de verdad de que, Dios Todopoderoso encarnado ha expresado toda la verdad para purificarnos y salvarnos, lo que nos permite librarnos de la arrogancia, la traición y nuestro carácter satánico, y vivir como personas honradas. Dios Todopoderoso vive entre nosotros y recorre las iglesias. Por fuera no es más que una persona corriente, pero Él expresa la verdad y manifiesta el carácter justo de Dios y todo lo que Dios tiene y es. Quienes le siguen y experimentan Su obra han recibido la verdad, el camino y la vida. Ellos ven que Dios lleva a cabo su obra de una manera muy práctica y sabia. Ven que Dios es humilde y está oculto, que es maravilloso, que no es arrogante y que Su carácter no es corrupto. Sería razonable que Dios, el Altísimo, se revistiera de un cuerpo muy alto y fornido, el tipo de cuerpo que los hombres se vieran obligados a adorar. Pero eso no es lo que hizo Dios. Para salvar al hombre corrupto, Dios se revistió de carne corriente, con el rostro de un hombre nada excepcional, y vino a habitar entre nosotros, los seres humanos corruptos. Expresa Sus palabras, nos juzga y nos provee lo que necesitamos. Dios se ha encarnado en un hombre insignificante y ya ha soportado enormes humillaciones y sufrimientos. Además, ha sufrido la calumnia, la condena y el rechazo de la humanidad corrupta, así como la búsqueda y persecución del Gobierno del PCCh, y, aun así, Dios continúa expresando la verdad y llevando a cabo la obra de salvación de la humanidad con una fuerza de voluntad inagotable. ¡Dios ha sufrido increíbles tormentos para salvar a la humanidad! ¡El amor de Dios por la humanidad es muy real! Esto nos permite ver cuán santo y grande es Dios. ¡No hay palabras para describirlo! Dios Todopoderoso nos acerca a Dios, nos lleva cara a cara ante Él para que lo veamos, lo conozcamos y lo amemos de verdad, y al hacerlo nos permite recibir la perfección de Dios para que podamos adorarlo y obedecerlo de verdad. Todos hemos reconocido de corazón que Dios Todopoderoso, en quien creemos, es el Señor Jesús que ha vuelto a la carne. ¡Él es hombre, pero también es Dios! ¡Dios Todopoderoso es el único Dios, el Creador de los cielos, la tierra y todas las cosas! Sin embargo, los pastores y ancianos del mundo religioso nos condenan porque piensan que creemos en un simple ser humano. Ahora, les pregunto: ¿quién, en toda la humanidad, puede expresar la verdad y la voz de Dios? ¿Quién entre los hombres puede llevar a cabo la obra de purificar y salvar a la humanidad de forma tan práctica? ¿Quién entre los hombres puede permitir que la humanidad corrupta sea perfeccionada para ser verdaderos conocedores, obedientes a Dios experimentando Sus obras? ¡Nadie, nadie! Solo Dios Todopoderoso puede realizar una obra tan práctica. Dios Todopoderoso es la manifestación del Salvador del mundo. Es el Dios práctico encarnado. ¡Solo Dios Todopoderoso puede salvar a la humanidad y otorgarle un destino maravilloso!

Extracto del guion de la película de “El misterio de la piedad (la continuación)”

Anterior: Pregunta 2: Tras escuchar sus testimonios y sermones estos días, tengo claro que la segunda venida del Señor en los últimos días es Su encarnación aquí para realizar la obra del juicio. Pero no comprendemos la verdad de la encarnación, por lo que al Gobierno del PCCh y a los pastores y ancianos del mundo religioso les resulta fácil engañarnos mediante rumores y falsedades. Esto nos lleva a considerar a Dios encarnado como un simple hombre e incluso a oponernos a Él y a blasfemar contra Él. Así pues, quiero preguntarles por la verdad de la encarnación. ¿Qué es la encarnación? ¿Qué diferencia hay entre Cristo encarnado y los profetas y apóstoles utilizados por Dios?

Siguiente: Pregunta 4: Dan testimonio de que, en apariencia, la encarnación de Dios es la de una persona corriente; al igual que el propio Señor Jesús, Él no solo posee una humanidad normal, sino que también tiene divinidad. Eso es cierto. ¿Qué diferencia hay entre la humanidad normal de la encarnación de Dios y la humanidad del hombre corrupto?

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Conéctate con nosotros en Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

2. Las diferencias entre el camino del arrepentimiento y el camino de la vida eterna

Cristo de los últimos días trae la vida y trae el camino de la verdad, duradero y eterno. Esta verdad es el camino por el que el hombre obtendrá la vida, y el único camino por el cual el hombre conocerá a Dios y por el que Dios lo aprobará. Si no buscas el camino de la vida que el Cristo de los últimos días provee, entonces nunca obtendrás la aprobación de Jesús y nunca estarás calificado para entrar por la puerta del reino de los cielos, porque tú eres tanto un títere como un prisionero de la historia.

2. Diferencias esenciales entre ser salvado y conseguir la salvación completa

La primera encarnación fue para redimir al hombre del pecado por medio de la carne de Jesús, esto es, Él salvó al hombre desde la cruz, pero el carácter satánico corrupto permaneció en el ser humano. La segunda encarnación ya no es para que sirva de ofrenda por el pecado, sino para salvar por completo a los que fueron redimidos del pecado.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro