Pregunta 9: Quiero saber de qué forma lleva a cabo Dios Todopoderoso de los últimos días Su obra del juicio para salvar a la humanidad de la influencia de Satanás. ¿Nos podéis contar vuestras experiencias y testimonios?

Respuesta: ¡Buena pregunta! Debemos hacernos estas preguntas clave al investigar y buscar la obra de Dios de los últimos días. ¡Nos son muy útiles para recibir la salvación por medio de la fe en Dios! En cuanto al modo en que Dios Todopoderoso lleva a cabo Su obra del juicio de los últimos días para salvar al hombre de la influencia de Satanás, ¡leamos primero Sus palabras! Dios Todopoderoso dice: “En los últimos días, Cristo usa una variedad de verdades para enseñar al hombre, para exponer la esencia del hombre y para analizar minuciosamente sus palabras y acciones. Estas palabras comprenden verdades diversas tales como: el deber del hombre, cómo el hombre debe obedecer a Dios, cómo debe ser leal a Dios, cómo debe vivir una humanidad normal, así como la sabiduría y el carácter de Dios, etc. Todas estas palabras son dirigidas a la esencia del hombre y a su carácter corrupto. En particular, las palabras que exponen cómo el hombre desdeña a Dios se refieren a que el hombre es una personificación de Satanás y una fuerza enemiga contra Dios. Al emprender Su obra de juicio, Dios no aclara simplemente la naturaleza del hombre con unas pocas palabras; la expone, la trata y la poda a largo plazo. Estos métodos de exposición, de trato y poda, no pueden ser sustituidos con palabras ordinarias, sino con la verdad de la que el hombre carece por completo. Sólo los métodos de este tipo pueden llamarse juicio; sólo a través de este tipo de juicio puede el hombre ser doblegado y completamente convencido de la sumisión a Dios y, además, obtener un conocimiento verdadero de Dios. Lo que la obra de juicio propicia es el entendimiento del hombre sobre el verdadero rostro de Dios y la verdad sobre su propia rebeldía. La obra de juicio le permite al hombre obtener mucho entendimiento de la voluntad de Dios, del propósito de la obra de Dios y de los misterios que le son incomprensibles. También le permite al hombre reconocer y conocer su esencia corrupta y las raíces de su corrupción, así como descubrir su fealdad. Estos efectos son todos propiciados por la obra de juicio, porque la esencia de esta obra es, en realidad, la obra de abrir la verdad, el camino y la vida de Dios a todos aquellos que tengan fe en Él. Esta obra es la obra de juicio realizada por Dios” (‘Cristo hace la obra de juicio con la verdad’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Dios realiza la obra de juicio y castigo para que el hombre pueda conocerle, y por amor a Su testimonio. Sin Su juicio sobre el carácter corrupto del ser humano, el hombre no podría conocer Su carácter justo que no permite ofensa, y no podría apartarse de su viejo conocimiento de Dios para adoptar el nuevo. Por amor a Su testimonio y a Su gestión, Él hace pública Su totalidad, capacitando así al hombre para lograr el conocimiento de Dios, que su carácter sea transformado y que dé resonante testimonio de Él por medio de Su aparición pública. El cambio en el carácter del hombre se logra a través de distintos tipos de la obra de Dios; sin estos cambios en el carácter del hombre, este sería incapaz de dar testimonio de Dios y no podría ser conforme a Su corazón. Los cambios en el carácter del hombre significan que se ha liberado de la atadura de Satanás y de la influencia de la oscuridad, y que se ha convertido de verdad en un modelo y una muestra de la obra de Dios, que ha llegado a ser un testigo suyo y alguien que es conforme a Su corazón” (‘Sólo aquellos que conocen a Dios pueden dar testimonio de Él’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Desde que Dios Todopoderoso comenzó a expresar verdades y a realizar Su obra del juicio, el pueblo elegido de Dios empezó a comer, beber y disfrutar las palabras de Dios Todopoderoso. En cada reunión comunican sus conocimientos y debaten sus experiencias reales de las verdades contenidas en las palabras de Dios. Las palabras de Dios Todopoderoso llegan al pueblo elegido de Dios con el carácter justo de Dios; juzgan y dejan al descubierto la naturaleza y esencia del hombre, que peca y se opone a Dios; revelan y analizan la manera en que Satanás engaña y controla al hombre, así como las diversas situaciones en que este se opone y traiciona a Dios mientras vive dominado por Satanás; y revelan a la humanidad el carácter justo y majestuoso de Dios, que no admite ofensa. Con las palabras de Dios, Su pueblo elegido ve que Su carácter es justo y contempla Su ira y Su majestad en Sus revelaciones a la humanidad. Todos los hombres se arrepienten del todo ante Dios y se sienten muy avergonzados. Es entonces cuando perciben que la esencia santa de Dios no admite ofensa, ven lo corruptos que son y que no pueden mirar a Dios a la cara. A todos les repugna Satanás y se desprecian a sí mismos por estar llenos de su carácter. Ven que prácticamente viven como personificaciones de Satanás, ¡sin la menor semejanza con una persona de verdad! Es en ese momento cuando empiezan a cultivar un corazón verdaderamente arrepentido y a estar dispuestos a aceptar la verdad para transformarse en personas nuevas. Al experimentar el juicio y castigo de Dios Todopoderoso, nos hemos dado cuenta de que la humanidad corrupta puede oponerse a Dios, traicionarlo y vivir en pecado sin liberarse nada más que por el engaño y el control de las diversas influencias de Satanás: la influencia del PCCh, la de los anticristos religiosos, distintas falacias, filosofías y leyes heréticas de Satanás, etc. Estas influencias de Satanás son como una trampa invisible que nos aprisiona y controla firmemente a todos y que nos incapacita para ver la luz de la aparición de Dios y comprender Sus designios, de forma que vivimos en una lucha a muerte en la oscuridad. Es el juicio de la palabra de Dios Todopoderoso lo que nos hace ver la gravedad de la corrupción de la humanidad, así como la oscuridad, la maldad y el control del mundo a manos de Satanás. Tenemos clara la esencia demoníaca, mentirosa y dañina del PCCh, además de la naturaleza hipócrita y de odio a la verdad, propia de los anticristos, de los pastores y ancianos religiosos, sabemos discernir sus diversas falacias heréticas ¡y nos damos cuenta de que Satanás nos ha engañado y corrompido muy hondamente! Las ponzoñas, filosofías y leyes de Satanás se han convertido en nuestra naturaleza. Dependemos de estas cosas para sobrevivir y vivimos únicamente a imagen y semejanza de la fealdad de Satanás: arrogantes, presuntuosos, caprichosos, egoístas, despreciables, astutos, ruines, mentirosos, hartos de la verdad y sin un corazón mínimamente temeroso de Dios. Hace mucho que nos convertimos en una personificación de Satanás ¡sin la menor semejanza con una persona de verdad! Pese a ello, seguimos esperando ser llevados al reino de los cielos. ¡Qué poca vergüenza! Antes nos engañaban y controlaban los pastores y ancianos religiosos. Obedecíamos a Satanás y nos oponíamos a Dios sin saberlo. Aunque creíamos en Dios, idolatrábamos y obedecíamos al hombre y hacíamos caso a los pastores y ancianos en todo, pero no optábamos por buscar la verdad ni por obedecer a Dios. Éramos realmente despreciables y ciegos, no conocíamos a Dios. Desde que experimentamos la obra del juicio de Dios Todopoderoso de los últimos días, hemos ido entendiendo y conociendo todas las verdades expresadas por Él, sabemos distinguir cada vez mejor las cosas positivas de las negativas y vamos adquiriendo mayor conocimiento de Dios. También han cambiado nuestra perspectiva vital y nuestros valores. Nuestro carácter satánico se ha ido purificando y ya no somos esclavos de la influencia de Satanás. Ya no nos engañan fácilmente sus falacias heréticas. Nos hemos liberado de todas las ataduras de la familia mundana. Hemos empezado a vivir libremente ante Dios, cumpliendo nuestro deber de criaturas, poniendo en práctica una vida diaria conforme a las palabras de Dios y entrando poco a poco en la verdad de las mismas. Así es como experimentamos la obra de Dios cara a cara con Él. Además, en el cumplimiento del deber, normalmente aceptamos la disciplina, la poda y el tratamiento de Dios, pues vivimos en Su amor. ¡Todos hemos percibido sinceramente que la obra de Dios Todopoderoso en los últimos días es muy práctica! ¡Por supuesto que puede salvar y perfeccionar a la gente! Verdaderamente apreciamos que el hombre puede recibir la verdad y la vida con sólo aceptar el juicio ante el trono de Cristo. Lo que nos trae Cristo de los últimos días es el camino de vida eterna. Esto es absolutamente cierto.

Extracto del guion de la película de “Libres de la trampa”

Anterior: Pregunta 8: Aunque los pastores y ancianos gobiernen el mundo religioso y sean unos hipócritas que van por el camino de los fariseos, ¿qué tienen que ver sus pecados con nosotros? Aunque los obedezcamos y escuchemos, nosotros creemos en el Señor Jesús, no en ellos. A mí no me parece que hayamos tomado el camino de los fariseos. ¿Cómo nos hemos podido convertir en fariseos?

Siguiente: Pregunta 12: La mayoría de los hermanos y hermanas no comprende una cosa: Antes de la llegada del Señor Jesús, los fariseos solían interpretar la Biblia para otros en la sinagoga; se ponían de pie ante el pueblo, oraban y utilizaban las normas de la Biblia para condenar a gente. por fuera parecían reverentes, gente que nunca traicionaría la Biblia, pero ¿por qué los maldijo el Señor Jesús? ¿De qué maneras se oponían a Dios? ¿Cómo mostraban su hipocresía? ¿Por qué provocaron la ira de Dios?

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

¿Cómo la encarnación de Dios para la realización de Su obra de juicio pone fin a la era de la creencia de la humanidad en el Dios vago y a la era oscura del dominio de Satanás?

El hombre reconoce que el Dios al que buscó en tiempos pasados es ambiguo y sobrenatural. Lo que puede lograr este efecto no es la guía directa del Espíritu, mucho menos las enseñanzas de un cierto individuo, sino el Dios encarnado. Las concepciones del hombre se ponen al descubierto cuando el Dios encarnado hace de manera oficial Su obra, porque la normalidad y la realidad del Dios encarnado es la antítesis del Dios ambiguo y sobrenatural que hay en la imaginación del hombre.

¿Por qué se dice que la humanidad corrupta tiene mayor necesidad de la salvación de Dios hecho carne?

Dios se hizo carne porque el objeto de Su obra no es el espíritu de Satanás o de cualquier cosa incorpórea, sino el hombre que es de la carne y a quien Satanás ha corrompido. Precisamente porque la carne del hombre ha sido corrompida es que Dios ha hecho al hombre carnal el objeto de Su obra; además, porque el hombre es objeto de la corrupción, ha hecho al hombre el único objeto de Su obra a través de todas las etapas de Su obra de salvación.

¿Qué es ser salvado? ¿Qué es alcanzar la salvación completa?

La carne del hombre es de Satanás, está llena de caracteres desobedientes, es deplorablemente vil, es algo inmundo. Las personas codician demasiado el gozo de la carne, hay demasiadas manifestaciones de la carne y así Dios desprecia la carne hasta un punto. Cuando las personas dejan atrás las cosas viles y corruptas de Satanás, ganan la salvación de Dios.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro