119 Dios está entre nosotros

Vinimos de todo el mundo a la casa de Dios a vernos.

Nos provee Su palabra, asistimos al banquete.

I

Cristo de los últimos días

nos guía en la lucha contra Satanás.

Soportamos los altibajos y tribulaciones del camino.

Las palabras de Dios nos guían,

y con Su amor con nosotros,

superamos las fuerzas oscuras

y continuamos nuestra lucha.

Ver Su poder y sabiduría fortalece nuestra fe.

Damos testimonio de Dios;

Su sonrisa nos alegra el corazón.

Con Dios a nuestro lado, la vida en el reino es gozo.

Para retribuir Su amor, llevaremos pesadas cargas.

Nosotros lo damos todo

para difundir las palabras de Dios,

para hacer Su voluntad, para hacer Su voluntad.

II

Por la verdad y perfección y purificación de Dios,

aceptamos juicio y pruebas

y el refinamiento de Su palabra.

En la debilidad, nos ayudamos y mutuamente animamos.

Compartimos la alegría de la obra del Santo Espíritu.

Entender une nuestras almas,

no hacen falta más palabras.

El amor de Dios nos enlaza.

Sus palabras unen nuestros corazones.

Con Dios a nuestro lado, la vida en el reino es gozo.

Para retribuir Su amor, llevaremos pesadas cargas.

Nosotros lo damos todo

para difundir las palabras de Dios,

para hacer Su voluntad, para hacer Su voluntad.

III

Trabajando a la par, oramos y nos confortamos.

Dios nos guía a un hermoso mañana.

Buscamos amar a Dios,

seguiremos luchando mientras estemos vivos.

Recordaremos las exhortaciones de Dios

y daremos fiel testimonio de Él.

Con Dios a nuestro lado, la vida en el reino es gozo.

Para retribuir Su amor, llevaremos pesadas cargas.

Nosotros lo damos todo

para difundir las palabras de Dios,

para hacer Su voluntad, para hacer Su voluntad,

para hacer Su voluntad, para hacer Su voluntad.

Anterior : 118 La verdad de las palabras de Dios es preciosísima

Siguiente : 120 El deseo de mi corazón es amar a Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

34. ¿Por qué no he cambiado tras tantos años de fe?

Consideraba las doctrinas que sostenía como mi propio capital, pero no ponía atención en entenderme a mí misma, en buscar la entrada, en ganar la verdad. Y así, ¿cómo podía tener algún cambio en mi carácter de vida? La obra práctica y las palabras de Dios nos proveen de toda la verdad que necesitamos y Él desea que entendamos esa verdad y que, por medio de cumplir nuestro deber, traigamos la luz y el esclarecimiento que obtengamos en nuestras experiencias diarias y entrada, y proveer eso a nuestros hermanos y hermanas.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro