96 Dios ha pagado un precio tan alto

Dios se ha hecho carne en los últimos días; es humilde y se esconde entre los hombres.

Él expresa la verdad para salvar al hombre; se entrega al completo sin quejarse.

Su corazón es bondadoso, pero lo reciben con frías miradas.

Paga el precio de Su vida, pero ¿quién lo ha acogido con una sonrisa?

Ha hecho todo lo posible para salvar al hombre.

¿Por qué la gente no entiende Su corazón?


Dios me llama con Sus palabras; me eleva ante Su trono.

Cuando soy ignorante e insuficiente, Dios me esclarece; cuando estoy triste y débil, Dios me consuela.

Cuando soy engreído, santurrón, o rebelde, el juicio y el castigo de Dios me disciplinan.

Cuando sufro adversidad y pruebas, las palabras de Dios me guían y muestran el camino a seguir.

Con el amor de Dios, mi vida madura.

Ofreceré todo mi ser para retribuir la bondad de Dios.


Dios vive con nosotros; comparte nuestra adversidad, dulzura y dolor.

Sus palabras me juzgan y purifican; me desprendo de mi corrupción y soy salvado.

Dios ha de volver a Sion; ojalá pudiéramos reunirnos durante más tiempo.

Me invade la tristeza y la desgana; no sé cuándo nos reuniremos.

Recuerdo la gracia de Dios, escenas del pasado difíciles de olvidar.

Siento profundamente Su cercanía, cuánto merece ser venerado, y Su hermosura.

El gran amor de Dios está grabado en mi corazón.

Siempre lo sigo sin descanso.

Amaré a Dios y le devolveré Su amor toda mi vida.

Anterior: 95 El amor de Dios

Siguiente: 97 Dios ha estado obrando hasta ahora, sin embargo, ¿por qué aún no entiendes?

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro