956 La actitud de Dios hacia el hombre

Dios es decidido en Sus actos.

Los principios y metas de Dios

son siempre claros y transparentes.

Son todos puros y perfectos,

sin ninguna artimaña o estratagema mezclada.

En otras palabras, la esencia de Dios

no contiene oscuridad, no contiene maldad.

Cuando la gente actúe mal y ofenda a Dios,

Él desatará Su ira sobre ella,

a menos que se arrepienta ante Él.

Mientras la gente continúe oponiendo a Dios,

Su ira no cesará, hasta destruirla.

Este es el carácter de Dios.

En otras palabras, la piedad o la ira de Dios

está basada en los actos del hombre y su actitud hacia Dios.

Si Dios sigue sometiendo a alguien a Su ira,

el corazón de esa persona sin duda se opone a Dios,

porque nunca se arrepintió realmente,

no ha agachado la cabeza ante Dios,

o no ha creído realmente en Él.

Nunca ha obtenido la piedad de Dios y Su tolerancia.

Si uno suele recibir el cuidado de Dios

y recibe Su piedad y tolerancia,

entonces esta persona sin duda

cree en Dios con su corazón.

Y su corazón no se opone a Dios,

y suele arrepentirse ante Él.

Incluso si Dios impone Su disciplina sobre ella,

Su ira no desatará.

En otras palabras, la piedad o la ira de Dios

está basada en los actos del hombre y su actitud hacia Dios.

Adaptado de ‘Dios mismo, el único II’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 955 Los propósitos y principios de las acciones de Dios son claros

Siguiente: 957 Dios espera que el hombre se arrepienta de verdad

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

El Reino Milenario ha llegado

¿Habéis visto qué obra cumplirá Dios en este grupo de personas? Dios dijo en una ocasión que, incluso en el Reino Milenario, las personas...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp