160 La actitud de Dios hacia el hombre

I

Dios es decidido en Sus actos.

Los principios y metas de Dios

son siempre claros y transparentes.

Son todos puros y perfectos,

sin ninguna artimaña o estratagema mezclada.

En otras palabras, la esencia de Dios

no contiene oscuridad, no contiene maldad.

II

Cuando la gente actúe mal y ofenda a Dios,

Él desatará Su ira sobre ella,

a menos que se arrepienta ante Él.

Mientras la gente continúe oponiendo a Dios,

Su ira no cesará, hasta destruirla.

Este es el carácter de Dios.

En otras palabras, la piedad o la ira de Dios

está basada en los actos del hombre y su actitud hacia Dios.

III

Si Dios sigue sometiendo a alguien a Su ira,

el corazón de esa persona sin duda se opone a Dios,

porque nunca se arrepintió realmente,

no ha agachado la cabeza ante Dios,

o no ha creído realmente en Él.

Nunca ha obtenido la piedad de Dios y Su tolerancia.

Si uno suele recibir el cuidado de Dios

y recibe Su piedad y tolerancia,

entonces esta persona sin duda cree en Dios con su corazón.

Y su corazón no se opone a Dios, y suele arrepentirse ante Él.

Incluso si Dios impone Su disciplina sobre ella, Su ira no desatará.

En otras palabras, la piedad o la ira de Dios

está basada en los actos del hombre y su actitud hacia Dios.


Adaptado de ‘Dios mismo, el único II’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 159 Toda la creación debe someterse al dominio de Dios

Siguiente: 161 El único camino de la humanidad para entrar en el reposo

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro