318 Las maravillosas obras de Dios al gestionar todas las cosas

I

Durante siglos,

el pequeño arroyo fluía alrededor de la montaña,

siguiendo, suave, el curso hecho por la montaña.

Volvió a su hogar, se unió al río,

y entonces fluyó hasta el mar.

Cuidado por la montaña,

el arroyo, el arroyo nunca, nunca se perdió.

El pequeño arroyo y la gran montaña

se apoyaban mutuamente,

se dominaban mutuamente,

su dependencia era mutua.

II

Durante siglos, el feroz viento no cambió.

Siempre aullaba a la montaña,

soplaba remolinos de arena al visitar la montaña,

como siempre había hecho.

Amenazaba a la montaña, pero nunca la atravesó.

Continuaron como siempre habían hecho.

El feroz viento y la gran montaña

se apoyaban mutuamente,

se dominaban mutuamente,

su dependencia era mutua.

III

Durante siglos, la enorme ola nunca descansó,

y nunca dejó de expandirse.

Rugía y embestía una y otra vez.

Pero la gran montaña no se movió ni un milímetro.

Vigilaba al océano

y las criaturas en él se multiplicaban y crecían.

La enorme ola y la gran montaña

se apoyaban mutuamente,

se dominaban mutuamente,

su dependencia era mutua.


Adaptado de ‘Dios mismo, el único VII’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 317 La autoridad del Creador es inmutable

Siguiente : 319 La humanidad recupera la santidad que alguna vez poseyó

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Capítulo 29

En el día en que todas las cosas fueron resucitadas, Yo vine entre los hombres, y he pasado días y noches maravillosos con ellos. Sólo en...

¿Cuál es la naturaleza del problema de que el hombre no conozca el significado del nombre de Dios o acepte Su nuevo nombre?

Estas son personas que no pueden aceptar la nueva obra del Espíritu Santo; son demasiado conservadoras e incapaces de aceptar cosas nuevas. Esas personas son las que creen en Dios pero que también lo rechazan. El hombre cree que los israelitas estaban equivocados por “solo creer en Jehová pero no creer en Jesús”, pero la mayoría de las personas desempeñan un papel en el que “solo creen en Jehová y rechazan a Jesús”, y “anhelan el regreso del Mesías pero se oponen al Mesías que se llama Jesús”.

Obra y entrada (10)

Que la humanidad haya progresado hasta aquí es una situación sin precedente. La obra de Dios y la entrada del hombre avanzan hombro con...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro