907 Todas las cosas viven en las normas y leyes de Dios

I

Han pasado miles de años y

los humanos aún disfrutan de la luz

y el aire que Dios les proveyó.

Los humanos aún respiran el aire que Dios mismo exhaló,

que Dios les regaló.

Los humanos aún disfrutan los peces, aves y flores,

todas las cosas que Dios les proveyó.

Todas las cosas viven en las normas y leyes de Dios.

Viven bajo la alimentación y provisión de Dios.

Nadie puede cambiar sus instintos.

Nadie puede romper sus reglas de supervivencia.

II

Día y noche siguen cambiando.

Como siempre, las estaciones se alternan.

En invierno, los gansos parten y en primavera, siempre regresan.

Y en el agua, los peces no abandonan los ríos y lagos, su hogar.

En verano, las cigarras cantan y en otoño, los grillos tararean.

Los leones cazan y los alces viven en la hierba.

Todas las cosas viven en las normas y leyes de Dios.

Viven bajo la alimentación y provisión de Dios.

Nadie puede cambiar sus instintos.

Nadie puede romper sus reglas de supervivencia.

Oh… Oh… Oh… Oh…

III

Toda criatura parte y vuelve,

un millón de cambios en un momento.

Pero si algo no cambiará son sus instintos y leyes de la…

Todas las cosas viven en las normas y leyes de Dios.

Viven bajo la alimentación y provisión de Dios.

Nadie puede cambiar sus instintos.

Nadie puede romper sus reglas de supervivencia.

Oh… Oh… Oh… Oh…


Adaptado de ‘Dios mismo, el único I’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 906 La vida del hombre está totalmente bajo la soberanía de Dios

Siguiente: 908 Los días sin Dios están llenos de dolor

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

El Reino Milenario ha llegado

¿Habéis visto qué obra cumplirá Dios en este grupo de personas? Dios dijo que incluso en el Reino Milenario las personas todavía deben...

¿Cómo se puede conocer la esencia divina de Cristo?

Aquel que es la encarnación de Dios tendrá Su esencia, y aquel que es la encarnación de Dios tendrá Su expresión. Haciéndose carne, Dios traerá la obra que debe hacer, y haciéndose carne expresará lo que Él es; será, asimismo, capaz de traer la verdad al hombre, de concederle vida, y de mostrarle el camino.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro