95 ¿Has sentido la esperanza de Dios en ti?

I

¿Quién ha sido examinado por Dios en este vasto mundo?

¿Quién ha oído personalmente las palabras del Espíritu Santo?

¿Quién entre vosotros puede responder a Job?

¿Quién entre vosotros es Pedro?

¿Por qué Dios mencionó a Job y a Pedro tantas veces?

¿Has sentido la esperanza de Dios en ti?

Oh, deberías pasar más tiempo reflexionando, reflexionando.

II

Tantos buscan en la oscuridad.

Tantos oran en la adversidad.

Muchos buscan a Dios, hambrientos y con frío.

Tantos están atados por Satanás.

Tantos no saben adónde ir.

Tantos traicionan a Dios cuando son felices.

Tantos son malagradecidos.

Tantos son leales a los planes de Satanás.

¿Quién entre vosotros puede responder a Job?

¿Quién entre vosotros es Pedro?

¿Por qué Dios mencionó a Job y a Pedro tantas veces?

¿Has sentido la esperanza de Dios en ti?

Oh, deberías pasar más tiempo reflexionando, reflexionando.

Sí, deberías pasar más tiempo, oh.

¿Quién entre vosotros puede responder a Job?

¿Quién entre vosotros es Pedro?

¿Por qué Dios mencionó a Job y a Pedro tantas veces?

¿Has sentido la esperanza de Dios en ti?

Oh, deberías pasar más tiempo reflexionando,

reflexionando, reflexionando, reflexionando.


Adaptado de ‘Capítulo 8’ de Las palabras de Dios al universo entero en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 94 Dios quiere el corazón sincero del hombre

Siguiente : 96 Pedro fue quien mejor conoció a Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

52. Experiencias sobre la práctica de la verdad

Los verdaderos practicantes de la verdad pueden practicar la verdad porque comprenden su propósito. Saben que practicar la verdad es lo que significa ser humanos, es una cualidad intrínseca a todo ser humano. Por tanto, no lo hacen para exhibirse; lo ven como un deber. Están dispuestos a atravesar penalidades y a pagar el precio; están desprovistos de intenciones y deseos personales.

Capítulo 20

Las riquezas de Mi familia son innumerables e inconmensurables, sin embargo, el hombre no ha venido a Mí para disfrutar de ellas. Él es...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro