87 El amor de Dios está entre los hombres

1 Hace dos mil años que partiste de Judea rodeado de gloria. Ahora, en los últimos días, humilde y oculto, has venido a China. Tú apareces y obras y expresas la verdad y apareces para obrar, juzgando y purificando a la humanidad. Tus palabras muestran Tu omnipotencia y han conquistado y perfeccionado a un grupo de personas. Has pagado el precio más alto y lo has dado todo por la salvación de la humanidad.

2 Tú eres supremo y honorable, pero te humillas y apareces como un hombre para hacer Tu obra. Los arrogantes son conquistados y se rinden ante Ti. El juicio y el castigo de Tus palabras revelan Tu justicia y santidad. La humanidad, profundamente corrupta, se purifica con el gran refinamiento. Tu juicio y Tu castigo son Tu amor y Tus bendiciones para el hombre.

3 Al hacerte carne para obrar, soportas una enorme humillación. Sufres la condena y blasfemia del hombre y esta generación te ha rechazado. Durante largos años de penalidades has perseverado para salvar a la humanidad, has hablado y has obrado con sangre, sudor y lágrimas, esperando el regreso del hombre. Your righteousness and faithfulness have conquered the hearts of millions.

4 Nos embarga la admiración cuando vemos Tu humildad y secretismo. Nos embargan el temor y la obediencia cuando vemos Tu justicia y santidad. Las palabras del hombre no son suficientes para dar testimonio de Tus actos. La gratitud y el amor están muy enraizados en nuestro corazón. Dedicaremos todas nuestras fuerzas de flaqueza a cumplir fielmente con el deber.

Anterior: 86 Dios Todopoderoso es el que me ama

Siguiente: 88 El amor de Dios es verdadero y real

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

83. Victorioso a través de las tentaciones de Satanás

Pero Dios siguió teniéndome lástima, salvándome y sólo después de repetidos castigos y juicios desperté y comprendí el deseo de Dios de salvarnos, dejando de lado mi búsqueda de una reputación y estatus para comenzar a actuar un poco como un ser humano.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp