Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

63 Agradecidos por el amor de Dios

I

¿Quién expresa la verdad, otorga salvación,

permitiéndole al hombre ver esperanza?

¿Quién hace la obra de juicio de los últimos días,

trayendo el camino de la vida eterna?

La obra de Dios encarnado

hace que todo el mundo tiemble.

Somos elevados ante el trono de Dios

y asistimos al banquete del Cordero.

El amor que nos tiene es tan real.

Podemos alcanzar Su juicio

únicamente por Su gracia.

Por la verdad y la vida que Dios da,

damos gracias y alabamos.

Buscamos la verdad, cumplimos el deber,

para retribuir el amor de Dios.

II

Sus palabras disfrutamos,

conocemos la verdad, vemos el rostro de Dios.

El juicio de Sus palabras

nos hace ver que la humanidad es corrupta.

Pasamos por juicios y pruebas;

nuestra corrupción es purificada.

Ganamos verdad, ganamos vida,

y como gente nueva vivimos.

El amor que nos tiene es tan real.

Podemos alcanzar Su juicio

únicamente por Su gracia.

Por la verdad y la vida que Dios da,

damos gracias y alabamos.

Buscamos la verdad, cumplimos el deber,

para retribuir el amor de Dios.

III

¿Quién camina con nosotros, nos guía en la dificultad?

¿Quién nos ayuda a vencer a Satanás,

a derrotar al gran dragón rojo?

Dios Todopoderoso, Tus palabras fortalecen.

Estás a nuestro lado en la adversidad,

en la guarida del gran dragón rojo.

Sus palabras nos acompañan

desde la oscuridad hasta el amanecer.

Y hemos sentido en carne propia

la autoridad de las palabras de Dios, su poder sin igual.

Y viendo la belleza de Dios,

lo amamos y damos testimonio.

Sin miedo al peligro, el evangelio del reino difundimos.

El amor que nos tiene es tan real.

Podemos alcanzar Su juicio

únicamente por Su gracia.

Por la verdad y la vida que Dios da,

damos gracias y alabamos.

Buscamos la verdad, cumplimos el deber,

para retribuir el amor de Dios.

Anterior:Daré la bienvenida a tu rostro sonriente mientras apareces ante mí

Siguiente:Qué dicha es creer en Dios