31 La obra de Dios es realmente maravillosa

I

Las nubes en las montañas

no están dispuestas a marcharse.

Las palabras de Dios

hacen estremecer corazones,

y los acercan a Él.

Su verdad nos ha conquistado

y disfrutamos Su amor.

Sus palabras nos purifican y son nuestra vida.

Sus palabras son la vida y la verdad.

Nos guían contra viento y marea.

El sufrimiento y las pruebas

fortalecen nuestros corazones de amor hacia Él.

Su hermosura está en mi corazón.

Maravillosa es la obra de Dios.

II

Los barcos elevan sus blancas velas,

y parten con buen viento.

El pueblo de Dios madura,

a través de aguas bravas.

Dios nos guía en la penumbra,

lo bueno queda en el corazón.

La corrupción se está limpiando

por Su juicio y Sus palabras,

comienza una vida hermosa.

Comienza en el reino.

Y renacemos y somos renovados,

tan vibrantes y vivos.

Disfrutamos de las riquezas de Canaán,

vivimos en la tierra como en el cielo.

Maravillosa es la obra de Dios.

III

El pueblo de Dios está con Dios,

el pueblo de Dios está con Dios,

estamos felices en armonía.

El pueblo de Dios está con Dios

y nuestro gozo es infinito.

El pueblo de Dios está con Dios.

Anterior : 30 Veamos quién es mejor testigo para Dios

Siguiente : 32 Alaba la victoria de Dios Todopoderoso

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Dios se ha encarnado en China en los últimos días; ¿qué base hay para esto en las profecías de la Biblia y en las palabras de Dios?

En muchos lugares, Dios ha profetizado ganar a un grupo de vencedores en la tierra de Sinim. Es en la parte oriental del mundo que se ganan los vencedores, de modo que el punto de aterrizaje de la segunda encarnación de Dios es, sin lugar a duda, la tierra de Sinim, exactamente donde descansa enrollado el gran dragón rojo. Allí ganará Dios a los descendientes del gran dragón rojo para que quede totalmente derrotado y avergonzado.

99. Una juventud que no se lamenta

Si bien los mejores años de mi juventud los pasé en prisión, durante esos siete años y cuatro meses sufrí mucho debido a mi creencia en Dios. Pero no tengo quejas ni lamentos, porque comprendo algo de la verdad y he experimentado el amor de Dios. Siento que hay un significado y valor en mi sufrimiento, que esta es una excepción de exaltación y gracia que Dios ha hecho por mí.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro