237 La belleza de Dios siempre está en mi mente

1 ¡Oh Dios! Eres humilde y oculto en la carne, sufres la condena y la calumnia del hombre, soportas toda humillación, pero continúas expresando la verdad para salvar a la humanidad, derramas la sangre de Tu corazón para dar todo Tu amor al hombre. Tus palabras son toda la verdad y la vida, nos purifican y nos cambian todos los días. Al experimentar Tus palabras, vemos mucho de Tu amor. ¡Oh Dios! Tu belleza siempre está en mi mente.

2 Al experimentar Tu juicio, he probado Tu amor. Cada palabra de Tu juicio es como una espada afilada que abre mi naturaleza, así que no tengo dónde esconderme; por fin he visto que estoy lleno de actitudes satánicas. A través de Tu juicio veo que eres justo y santo. Estoy tan profundamente corrupto que no merezco contemplar Tu rostro. Me postro en el suelo ante Ti, dispuesto a recibir Tu juicio. ¡Oh Dios! Tu belleza siempre está en mi mente.

3 Es Tu juicio lo que me ha salvado, la dureza de Tus palabras enmascara Tus intenciones sinceras, pero aferrándome a mis nociones no tengo la más mínima obediencia. Incluso me abandono a la desesperación, a malinterpretarte y quejarme de Ti. Tus palabras me han consolado y alentado una y otra vez, permitiéndome volver a salir de la negatividad y la debilidad. He visto cuán benevolente y hermoso es Tu carácter. ¡Oh Dios! Tu belleza siempre está en mi mente.

4 Tus palabras me guían a través de toda adversidad. La detención de esos demonios es una amenaza diaria; eres Tú quien me ayuda a limpiar mis lágrimas de tristeza y estas noches dolorosas ya no son tan interminables. Con Tu amor como compañero, mi confianza se fortalece. A través de las pruebas y el refinamiento, he muerto y renacido, he entendido la verdad y desechado la influencia de Satanás. ¡Oh Dios! Tu belleza siempre está en mi mente. Te amaré por siempre y siempre estaré a Tu lado.

Anterior: 236 Finalmente estoy viviendo una semejanza humana

Siguiente: 238 El juicio de Dios es valiosísimo

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Dios mismo, el único IX

Dios es la fuente de vida para todas las cosas (III)A lo largo de este período de tiempo, hemos hablado sobre muchas cosas relacionadas con...

Capítulo 5

La voz de Mi Espíritu es una expresión de Mi carácter entero. ¿Lo entendéis? No tener claro este punto sería equivalente a oponerse a Mí...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp