238 El juicio de Dios es valiosísimo

1 Tras haber creído en Dios muchos años, y sabiendo predicar muchas doctrinas espirituales, pensaba que entendía la verdad y había alcanzado la realidad de la verdad. Como había sido más o menos eficaz en el cumplimiento del deber, presumía y alardeaba. Era muy decidido en mi búsqueda de estatus y reputación y a menudo me comparaba con otros. Aunque hacía sacrificios, me esforzaba, trabajaba y sufría, todo lo hacía para recibir bendiciones y la corona. Me tragaba la humillación y soportaba la pesada carga en aras de mi prestigio y estatus, pese a lo cual me creía fiel a Dios. En apariencia era humilde y paciente, pero mi naturaleza era sumamente arrogante y santurrona. En la actualidad, ha sido al experimentar el juicio y castigo de Dios cuando he despertado a la realidad de que, a pesar de mis años de fe en Dios, todavía no se ha transformado mi carácter y yo sigo perteneciendo a Satanás.

2 Desenmascarado por las pruebas, comprendí el alcance de mi corrupción: valoraba el estatus y la autoridad y emulaba a Pablo en la senda de la oposición a Dios, mientras con frecuencia gozaba de la admiración y aprobación ajenas y siempre deseaba ser un líder que pudiera dominar a otros; ¡qué arrogante e insensato! Las palabras de Dios atravesaron mi naturaleza satánica como una espada de doble filo: si siempre deseaba ejercer el poder de un rey y controlar a los demás, ¿en qué me diferenciaba de Satanás? El carácter de Dios es justo, santo e imposible de ofender para cualquier hombre. Temblando de miedo, me incliné ante Dios y, arrepentido, confesé mis pecados. El juicio de Dios me purificó y salvó. Probé lo auténtico que es el amor de Dios.

3 Hasta que no experimenté el juicio no llegué a comprender que no hay nada más importante que creer en Dios y recibir la verdad. El estatus y la reputación son vacíos y solamente pueden conducir al hombre a una mayor degradación. Es el juicio y castigo de Dios lo que ha contenido mis malos pasos; he recibido la iluminación y el juicio de las palabras de Dios y he llegado a odiar más el alcance de mi corrupción. He conseguido valorar que no hay un amor y una protección hacia mí más grandes que el juicio de Dios. He contemplado lo valiosa que es la verdad; puede purificar y perfeccionar al hombre y, aunque padezca el dolor y la refinación más extremos, seguiré a Cristo hasta el fin de todos modos. Por grande que sea el dolor, incluso hasta mi último aliento, continuaré cumpliendo con el deber y daré gloria a Dios. Solo el amor de Dios es el más auténtico y siempre le daré gracias y lo alabaré.

Anterior: 237 La belleza de Dios siempre está en mi mente

Siguiente: 239 Es Dios el que me ha salvado

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Una Breve Introducción a los Antecedentes de la Aparición y Obra de Cristo de los Últimos Días en China

China es la tierra donde reside el gran dragón rojo y es el lugar que se ha resistido y ha condenado a Dios más severamente a lo largo de la historia. China es como una fortaleza de demonios y una prisión impenetrable e impermeable controlada por el diablo. Además, el régimen del gran dragón rojo vigila todos los niveles y ha instalado defensas en cada casa. Como resultado, no hay lugar donde sea más difícil difundir el evangelio de Dios y llevar a cabo la obra de Dios. Cuando el Partido Comunista Chino llegó al poder en 1949, la creencia religiosa en China Continental fue totalmente suprimida y prohibida. Millones de cristianos sufrieron humillación pública, tortura y encarcelamiento. Todas las iglesias fueron completamente cerradas y vaciadas. Hasta las reuniones en las casas fueron prohibidas. Si sorprendían a alguien participando en una reunión, era encarcelado e incluso podía ser decapitado. En esos tiempos, las actividades religiosas desaparecieron casi sin dejar rastro. Solamente un pequeño número de cristianos continuó creyendo en Dios, pero sólo podían orar silenciosamente a Dios y cantarle himnos de alabanza en sus corazones, suplicando a Dios que reviviera la iglesia. Finalmente, en 1981, la iglesia fue verdaderamente revivida y el Espíritu Santo comenzó a obrar a gran escala en China. Las iglesias surgieron como brotes de bambú después de una lluvia de primavera y cada vez más personas comenzaron a creer en Dios. En 1983, cuando el renacimiento de la iglesia alcanzó su clímax, el Partido Comunista Chino comenzó una nueva ronda de cruel represión. Millones de personas fueron arrestadas, detenidas y educadas por medio del trabajo. El régimen del gran dragón rojo sólo permitía a los creyentes en Dios unirse a la iglesia del Movimiento Patriótico de Tres Autonomías creado y controlado por el gobierno. El gobierno del PCCh estableció el Movimiento Patriótico de Tres Autonomías en un intento por eliminar completamente la iglesia doméstica clandestina y tener a aquellos creyentes en el Señor bajo el firme control del gobierno. Creía que ésta era la única manera de lograr su objetivo de prohibir la fe y convertir a China en una tierra sin Dios. Pero el Espíritu Santo continuó realizando Su obra a gran escala en la iglesia doméstica y en aquellas personas que en verdad creían en Dios, lo cual el gobierno del PCCh no tenía manera de detener. En ese entonces, en la iglesia doméstica donde obraba el Espíritu Santo, Cristo de los últimos días aparecía en secreto para obrar; empezó a expresar la verdad y a realizar Su obra de juicio, comenzando con la casa de Dios.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp