442 El único deseo de Dios en la tierra

Es por invitación que Dios viene en la carne esta vez,

a la luz de la condición del hombre,

para proveerlo de lo necesario.

I

Él viene a provocar en cada hombre,

no importa su calibre ni su cuna,

la visión de la palabra de Dios

y ver en ella Su existencia y Su manifestación,

para aceptar Su perfección por las palabras.

Dios espera que el hombre cambie

sus pensamientos y concepciones,

y así el verdadero rostro de Dios se fije firmemente

en lo profundo de su corazón.

Es el único deseo de Dios en la tierra.

II

La naturaleza del hombre puede

ser grande y su esencia, pobre,

pero Dios no tiene en cuenta los actos de su pasado.

Él espera que el hombre renueve

la imagen que tiene de Dios en su corazón.

Dios espera que el hombre cambie

sus pensamientos y concepciones,

y así el verdadero rostro de Dios se fije firmemente

en lo profundo de su corazón.

Es el único deseo de Dios en la tierra.

III

Él espera que el hombre llegue

a conocer la esencia de la humanidad

y que cambie su perspectiva.

Espera que lo anhele profundamente

y que se apegue eternamente a Él.

Eso es todo lo que Dios le pide al hombre.

Dios espera que el hombre cambie

sus pensamientos y concepciones,

y así el verdadero rostro de Dios se fije firmemente

en lo profundo de su corazón.

Es el único deseo de Dios en la tierra.


Adaptado de ‘Obra y entrada (7)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 440 Dios espera que las personas no se conviertan en fariseos

Siguiente : 443 Quienes no conocen a Dios se oponen a Él

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

85. La transformación de un hombre caído

Sin la salvación de Dios, no habría tomado el camino correcto en la vida; sólo me habría hecho cada vez más degenerado, y me habría convertido en escoria sucia que al final sería maldecida por Dios. Ha sido el juicio justo de Dios lo que me ha salvado, y un refinamiento despiadado lo que me ha cambiado.

86. Mi arrogancia fue curada

A través del sucesivo juicio y castigo de Dios Todopoderoso, mi carácter arrogante fue cambiando gradualmente. Pude convertirme en una persona discreta, pude escuchar pacientemente a los demás hablar, y pude tomar en cuenta las sugerencias de otros. Pude solicitar las opiniones de los hermanos y hermanas sobre algunos temas, y colaborar armoniosamente con ellos.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro