885 Las sinceras intenciones de Dios detrás de Su obra para salvar al hombre

El hombre vio el amor de Dios, Su juicio y castigo,

en esta etapa de la obra en los últimos días.

Dios provee, respalda, esclarece y guía al hombre,

para que conozca Sus intenciones

y la verdad que Él le da a la humanidad.

Dios no siempre disciplina y castiga,

ni tampoco muestra siempre tolerancia y paciencia.

Más bien, Él provee para cada uno de formas distintas

en sus etapas diferentes, según su estatura y calibre.

Él hace mucho por el hombre

a un precio que el hombre no ve.

El amor de Dios es real: por la gracia de Dios,

el hombre evita desastres una y otra vez, y otra vez.

Y mientras tanto, Dios tolera la debilidad del hombre,

juzga y castiga

para que se conozca del hombre la corrupción,

y se comprenda que la esencia del hombre es satánica.

Lo que Dios provee y Su guía muestran la verdad al hombre,

para que sepan lo que el hombre necesita, qué camino tomar,

el valor y significado de su vida y cómo recorrer la senda.

Las formas de obrar de Dios son un continuo esfuerzo

para despertar el corazón del hombre,

para permitirle entender quién lo guía y respalda,

de dónde viene la humanidad, quién mantuvo su vida,

quién es el Creador y a quién adorar.

El hombre sabrá qué senda tomar y cómo venir ante Dios.

Es para revivir el corazón del hombre,

para que conozca el corazón de Dios,

para que los humanos puedan comprender

el cuidado y pensamiento detrás de la obra

que realiza Dios para salvar a la humanidad.

Cuando el corazón del hombre revive,

el hombre ya no desea

seguir viviendo con un carácter corrupto,

sino que busca la verdad para satisfacer a Dios.

Entonces es capaz de liberarse de Satanás,

y dejar de ser herido.

Satanás perderá todo el control,

al hombre ya no podrá engañar.

En cambio, el hombre cooperará

con la obra y palabras de Dios

para satisfacer el corazón de Dios,

y así el temor de Dios alcanzará.

Por esta razón Dios Su obra comenzó.

Por esta razón Dios Su obra comenzó.

Adaptado de ‘Dios mismo, el único VI’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 884 El amor de Dios es el más real

Siguiente: 886 Ningún ser creado posee el amor de Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro