975 Las pruebas de Dios sirven para purificar al hombre

Lo que el hombre busca al creer en Dios

es obtener Sus bendiciones para el futuro.

Todos tienen esta intención,

pero su corrupción debe resolverse con pruebas.

Las partes de tu ser que no son puras,

son los aspectos que refinar.

Este es el arreglo de Dios.

Dios crea situaciones que fuerzan a ser refinado,

para entender la propia corrupción.

Al fin llegas a un punto en el que prefieres morir,

renunciar a planes y deseos,

y someterte a la soberanía y el arreglo de Dios.


Quien no pasa años de pruebas

que le llevan al refinamiento

y quien no soporta

una cierta cantidad de sufrimiento, fracasará.

No podrá deshacerse de la corrupción de la carne

en sus pensamientos y en su corazón.

Dios crea situaciones que fuerzan a ser refinado,

para entender la propia corrupción.

Al fin llegas a un punto en el que prefieres morir,

renunciar a planes y deseos,

y someterte a la soberanía y el arreglo de Dios.


En los aspectos que te someten a Satanás,

en los que pones deseos y tienes tus exigencias,

esos son los aspectos con los que sufrirás.

Las personas pueden aprender lecciones, ver la verdad

y comprender la voluntad de Dios solo con dolor.

Nadie puede ver la omnipotencia y la sabiduría de Dios

ni apreciar Su carácter justo en un entorno fácil.

Cuando se está cómodo y las cosas son favorables,

esto es imposible.


Adaptado de ‘Cómo debe uno satisfacer a Dios en medio de las pruebas’ en “Registros de las pláticas de Cristo”

Anterior: 79 La búsqueda que los creyentes deben realizar

Siguiente: 80 Dios valora a aquellos que lo pueden escuchar y obedecer

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro