489 Toma las palabras de Dios como la base de tu conducta

Dios sólo espera que no desperdicies

todo lo que da, Sus esfuerzos cuidadosos;

y conocerás Su corazón,

tratando Sus palabras como la base de tu conducta.

I

Ya sean palabras

que estés dispuesto a escuchar o no,

ya sean palabras

que aceptes con gusto o te parezcan duras,

debes tomarlas muy en serio.

Tus descuidadas maneras

lo molestarán o incluso lo ofenderán.

Dios sólo espera que no desperdicies

todo lo que da, Sus esfuerzos cuidadosos;

y conocerás Su corazón,

tratando Sus palabras como la base de tu conducta.

II

Dios realmente espera

que todos lean Sus palabras miles de veces,

Dios realmente espera

que incluso sepas Sus palabras de memoria.

Sólo así podrías cumplir lo que Él espera de ti.

Ahora mismo nadie vive así.

Dios sólo espera que no desperdicies

todo lo que da, Sus esfuerzos cuidadosos;

y conocerás Su corazón,

tratando Sus palabras como la base de tu conducta.

III

Todos están inmersos en una vida de gula,

todos están inmersos en beber hasta saciarse.

Nadie usa las palabras de Dios

para enriquecer sus corazones y almas.

Y así Él concluye que el hombre es pura traición.

En cualquier momento lo puede traicionar,

nadie puede ser totalmente fiel a Sus palabras.

Dios sólo espera que no desperdicies

todo lo que da, Sus esfuerzos cuidadosos;

y conocerás Su corazón,

tratando Sus palabras como la base de tu conducta.


Adaptado de ‘Un problema muy serio: la traición (1)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 487 Hay que mantener siempre una vida espiritual normal

Siguiente: 491 Pelea la buena batalla por la verdad

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro