387 La clave de la fe es aceptar las palabras de Dios como la realidad-vida

La fe en Dios no debería girar alrededor del deseo de

contemplar señales y prodigios

ni tener como propósito el beneficio de tu carne personal.

Debe consistir en buscar conocer a Dios

y ser capaz de someterse a Él,

y, como Pedro, someterse a Él hasta la muerte.

Estas son las metas principales de la fe en Dios.

Se come y bebe la palabra de Dios

para conocerle y satisfacerle.

Comer y beber la palabra de Dios

te proporciona un mayor conocimiento de Él

y solo después de esto puedes someterte a Él.


Solo teniendo conocimiento de Dios puedes amarle,

y esta es la meta que el hombre debería tener en su fe en Dios.

Si, en tu fe en Dios,

siempre estás intentando contemplar señales y prodigios,

el punto de vista de esta fe en Dios es erróneo.

Creer en Dios es, sobre todo, la aceptación de Su palabra

como la realidad-vida.

La meta de Dios solo se logra

practicando las palabras provenientes de Su boca

y llevándolas a cabo en tu interior.

En su fe en Dios, el hombre debería esforzarse

por que Dios lo perfeccione,

por ser capaz de someterse a Él

y por someterse plenamente.

Si puedes someterte a Dios sin quejarte,

tener en cuenta Sus intenciones,

alcanzar la estatura de Pedro

y poseer el estilo de Pedro del que Dios habla,

ese será el momento en el que habrás tenido éxito en tu fe en Dios,

y esto significará que Dios te ha ganado.


de La Palabra, Vol. I. La aparición y obra de Dios. Todo se logra por la palabra de Dios

Anterior: 386 El propósito que la fe del hombre en Dios debería tener

Siguiente: 388 Practicar la verdad es la clave de la fe en Dios

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Conéctate con nosotros en Messenger