92 La clave de la fe es aceptar las palabras de Dios como la realidad de la vida

I

Creer en Dios no debería ser para ver señales y prodigios,

ni por el bien de tu carne personal,

sino dedicarse a entender a Dios

y obedecerlo lo mejor que puedas.

Como Pedro, obedece hasta la muerte.

Esto es lo que ahora debes intentar conseguir.

Creer en Dios significa aceptar

que Su palabra es la realidad de la vida.

Practica las palabras de Su boca,

llévalas a cabo dentro de ti.

Eso es conseguir el objetivo de Dios.

II

Comer y beber las palabras de Dios

es para conocer realmente a Dios

y para complacer a Dios.

Comer y beber las palabras de Dios

es para comprender mejor a Dios.

Sólo así puedes obedecerlo y amarlo.

Debería ser el objetivo de creer en Dios.

Creer en Dios significa aceptar

que Su palabra es la realidad de la vida.

Practica las palabras de Su boca,

llévalas a cabo dentro de ti.

Eso es conseguir el objetivo de Dios.

III

Creer en Dios significa buscar que Dios te perfeccione

y obedecer por completo a Dios.

Si obedeces sin quejarte a Dios,

y tienes en cuenta los deseos de Dios,

posees la estatura y el estilo de Pedro,

tendrás éxito en tu fe, y Dios te ganará.

Si sólo intentas ver señales y prodigios,

tu forma de ver la fe está mal.

Creer en Dios significa aceptar

que Su palabra es la realidad de la vida.

Practica las palabras de Su boca,

llévalas a cabo dentro de ti.

Eso es conseguir el objetivo de Dios.


Adaptado de ‘Todo se realiza por la palabra de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 91 La práctica de abandonar la carne

Siguiente: 93 La importancia de la palabra de Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

¿Cómo profundizan gradualmente las tres etapas de obra de Dios para que las personas sean salvadas y perfeccionadas?

Toda la gestión de Dios se divide en tres etapas, y en cada etapa al hombre se le hacen exigencias adecuadas. Además, a medida que las épocas pasan y avanzan, las exigencias que Dios le hace a toda la humanidad cada vez son más altas. Así, paso a paso, esta obra de la gestión de Dios alcanza su clímax, hasta que el hombre contempla el hecho de la “aparición de la Palabra en la carne”, y de esta manera las exigencias para el hombre son cada vez más altas y las exigencias para el hombre de dar testimonio cada vez son más altas…

Capítulo 6

En los asuntos del espíritu, debes ser delicadamente sensible; a Mis palabras debes ser cuidadosamente atento. Debes aspirar al estado en...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro