Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

235 Debes aceptar la mirada de Dios en todo lo que haces

I

Hoy día casi todos temen presentar sus acciones ante Dios.

Podrías engañarle encarnado, pero nunca a Su Espíritu.

Lo que no resiste la observación de Dios

no es acorde con la verdad,

por eso debe ser descartado.

Si no, es un pecado contra Dios.

No importa si lo haces cuando oras,

hablas, te comunicas con tus hermanos,

o haces tu deber y tu trabajo:

debes exponer tu corazón ante Dios.

Dios está contigo cuando cumples con tu deber.

Si tu intención está a favor de la obra de Dios,

Él aceptará todo lo que hagas.

Así que cumple con tu deber.

Todo lo que haces, tus acciones,

intenciones, reacciones, tu vida diaria espiritual,

comer y beber las palabras de Dios,

todo debe ser presentado ante Dios.

El modo en que vives la vida de la iglesia,

tu servicio junto a los demás,

todo debe ser presentado y observado por Dios.

Esta práctica te ayudará a madurar en la vida.

II

Aceptar Su observación es un proceso de purificación.

Cuanto más aceptes, más purificado serás

y más acorde estarás con Su voluntad.

Así que no oirás la llamada del libertinaje y la disipación,

y tu corazón vivirá en Su presencia,

tu corazón vivirá en Su presencia.

Cuanto más aceptes Su observación,

más se avergonzará Satanás

y más fácil será abandonar lo carnal.

Así que acepta la observación de Dios.

Todo lo que haces, tus acciones,

intenciones, reacciones, tu vida diaria espiritual,

comer y beber las palabras de Dios,

todo debe ser presentado ante Dios.

El modo en que vives la vida de la iglesia,

tu servicio junto a los demás,

todo debe ser presentado y observado por Dios.

Esta práctica te ayudará a madurar en la vida.

Adaptado de ‘Dios perfecciona a quienes siguen Su corazón’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:El consejo de Dios al hombre

Siguiente:Dios bendice a aquellos que son honestos