Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

314 Estoy apegado a Dios

I

Cuando Dios se aleja de mí,

mis ojos se llenan de lágrimas

y Dios sonríe y me saluda.

Hay tanto que quiero decirle

pero en este momento estoy sin palabras.

Me vienen a la cabeza los momentos que pasé con Dios,

momentos de alegría y risas.

No podemos olvidar todo lo que

Dios ha dado para salvarnos.

Todas Sus enseñanzas sinceras conllevan esperanzas.

Están grabadas en mi corazón y me guían hacia adelante.

Cuando pienso en Dios Todopoderoso,

siento una gran dulzura en mi corazón.

Y añoro tanto, oh, añoro tanto,

¡añoro tanto volver a verlo!

II

Cuando Dios se aleja de mí, no quiero que se vaya.

Él se da media vuelta y me saluda.

Quiero pedirle que se quede conmigo

pero no puedo y siento un gran dolor en mi corazón.

Día a día Sus enseñanzas me empujan hacia adelante.

Grabadas en mi corazón, me guían para que lo siga.

Cada día viviré las palabras de Dios

y cumpliré con mi deber para retribuirle Su amor por mí.

Cuando pienso en Dios Todopoderoso,

siento una gran dulzura en mi corazón.

Y añoro tanto, oh, añoro tanto,

¡añoro tanto volver a verlo!

Anterior:Adonde vayas, estaré unido a Ti

Siguiente:Los caminos de Dios son inescrutables