127 Quiero ser el confidente de Dios

1 ¡Oh, Dios! Mi corazón anhela verte. Aunque no puedo contemplar Tu rostro, mi corazón ora y se acerca a Ti a cada momento y tus palabras me iluminan todos los días. Sé que Tus palabras son la verdad, tan preciosas; vivir ante Ti es mi mayor bendición. Veo que Tu justicia y Tu santidad son muy hermosas. ¡Oh, Dios! Quiero ser Tu confidente.

2 ¡Oh, Dios! Sólo Tus palabras pueden cambiarme. Tus palabras revelan que la humanidad está tan profundamente corrompida, es tan arrogante y santurrona, está tan llena de caracteres satánicos. Viendo Tu justicia, me inclino y te adoro. Es Tu juicio y castigo lo que me salvaron. Nunca más viviré de acuerdo con las filosofías satánicas. Tu juicio es amor; es una bendición. Yo obtengo la verdad, en mi corazón, y me enamoro de Ti.

3 ¡Oh, Dios! Eres Tú quien me purifica y me salva, tan rebelde y corrupto que soy. Hoy tengo la suerte de poder dar testimonio de Ti y servirte; esta es Tu tremenda gracia y amor. ¡Quiero amarte sinceramente y ser Tu confidente, exaltarte y dar testimonio de Ti para siempre, y servirte toda mi vida!

Anterior: 126 Los que aman a Dios viven en la luz

Siguiente: 128 Estoy apegado a Dios

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Sobre la vida de Pedro

Pedro fue el ejemplo de Dios para la humanidad, una celebridad conocida por todos. ¿Por qué puso Dios como ejemplo a un hombre tan común y...

Capítulo 10

La Era del Reino es, después de todo, diferente a los tiempos pasados. No se relaciona con la forma como la humanidad actúa; más bien, Yo...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp