113 Los que aman a Dios viven en la luz

I

Limpia el juicio de Dios la corrupción del hombre.

Vivimos en la luz, disfrutando Sus palabras

y felices de alabarlo.

¡Baila con tus pies! ¡Canta con tu voz!

¡Camina, sigue a Dios! ¡Y no mires atrás!

Para amar a Dios, debemos dedicarnos,

debemos ser sinceros y considerar Su voluntad.

El reino de Dios pertenece a quien lo ama.

Los que aman a Dios viven en la luz.

Los que aman a Dios viven en luz.

II

Amar a Dios nos alegra. Amándolo somos felices.

Bendecidos al cuidar Su corazón y hacer Su voluntad.

Practicando la verdad, nuestro espíritu es libre.

Nuestro corazón ama más a Dios.

Para amar a Dios, debemos dedicarnos,

debemos ser sinceros y considerar Su voluntad.

El reino de Dios pertenece a quien lo ama.

Los que aman a Dios viven en la luz.

Los que aman a Dios viven en luz.

III

Amar a Dios nos alegra. Amándolo somos felices.

El camino de la vida gira y gira,

pero nosotros no huimos.

Duro es el sendero, pero nosotros somos fieles,

amamos a Dios, Él nos bendice.

¡Vivimos en la luz para siempre!

Para amar a Dios, debemos dedicarnos,

debemos ser sinceros y considerar Su voluntad.

El reino de Dios pertenece a quien lo ama.

Los que aman a Dios viven en la luz.

Los que aman a Dios viven en la luz.

Los que aman a Dios viven en luz, viven en luz.

Anterior : 112 Dios bendice a aquellos que lo aman

Siguiente : 114 Siempre tendremos el amor de Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

49. Esto es poner en práctica la verdad

Dios dijo: “Por fuera, parece que estás poniendo en práctica la verdad, pero en realidad, la naturaleza de tus acciones no muestra que lo estés haciendo. Muchas personas tienen ciertas conductas externas, y creen: ‘Yo estoy poniendo en práctica la verdad […]’. Pero Dios dice: ‘No reconozco que estés poniendo en práctica la verdad’”.

70. Por qué transité el camino de los fariseos

Creí en Dios todos estos años y disfruté de Él incluso hasta cuando urdía en Su contra, esperando constantemente hacer negocios con Dios. No tenía el más mínimo amor por Dios en mi corazón. Esta es precisamente la razón por la que estaba transitando el camino equivocado.

Capítulo 20

Las riquezas de Mi familia son innumerables e inconmensurables, sin embargo, el hombre no ha venido a Mí para disfrutar de ellas. Él es...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro