115 He visto el amor de Dios

I

Dios Todopoderoso, eres Tú quien me ama.

¡De la inmundicia Tú me has sacado!

Me he presentado ante Ti, sí, ante Ti,

viviendo una vida de iglesia,

gozando a diario Tus palabras.

¡Que hoy me eleves es una bendición!

Dios Todopoderoso, he visto Tu amor

y mi mayor deseo es corresponderlo.

Todo lo que quiero es cumplir con mi deber.

¡He visto Tu amor y lo corresponderé!

Es mi mayor deseo.

II

Dios Todopoderoso, caminas entre las iglesias.

Has expresado verdades sobre nuestra corrupción.

Tú eres quien nos poda y trata con nosotros

nuestra rebelión y nuestra resistencia.

Juzgas nuestras ideas y nociones para limpiarnos.

Dios Todopoderoso, he visto Tu amor

y mi mayor deseo es corresponderlo.

Todo lo que quiero es cumplir con mi deber.

¡He visto Tu amor y lo corresponderé!

Es mi mayor deseo.

III

Dios Todopoderoso, nos has salvado.

Dices palabras a diario para proveer y regarnos.

A través de mi sufrimiento y mi adversidad,

Tus palabras nunca me abandonaron.

Al vivir en Tus palabras, he crecido en mi vida.

Dios Todopoderoso, he visto Tu amor

y mi mayor deseo es corresponderlo.

Todo lo que quiero es cumplir con mi deber.

¡He visto Tu amor y lo corresponderé!

Es mi mayor deseo.

Anterior: 114 Siempre tendremos el amor de Dios

Siguiente: 116 El amor de Dios despierta mi corazón

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

55. Experimentar el amor especial de Dios

Aunque esta vez para mí el hecho de ser reemplazada fue casi como morir y mi dolor era incomparable, me sirvió de pretexto para experimentar Tu gran amor y salvación para mí. De no haber sido reemplazada en esta ocasión, seguiría viviendo dentro de mi propia noción e imaginación, con la misma forma equivocada de hacer las cosas.

76. Sólo entrando yo mismo en la verdad puedo realmente ayudar a otros

Recordé este pasaje de la palabra de Dios: “Confía en Dios para resolver las dificultades que hay dentro de ti, deshazte de tu carácter caído, conoce tu verdadero estado y lo que debes hacer, y comunica más cosas que no entiendas. Es imperativo que llegues a conocerte. Primero trata tu enfermedad. Vive y actúa por Mis palabras por medio de comer y beber más y de descifrarlas”.

Capítulo 25

El tiempo pasa, y el día de hoy ha llegado en un abrir y cerrar de ojos. Bajo la dirección de Mi Espíritu, todas las personas viven en...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro