112 Dios bendice a aquellos que lo aman

I

Los que aman a Dios lo obedecen,

viven siempre delante de Él.

Con la guía de Sus palabras, ganan gozo y paz.

Los que aman a Dios son honestos

y practican la verdad que entienden.

Toman en serio la voluntad de Dios

y cumplen su deber de satisfacerlo.

Los que aman a Dios tienen principios,

usan la verdad en sus acciones y perspectivas.

No hay grilletes ni reglas;

comprenden la verdad y han sido liberados.

Dios bendice a quienes lo aman,

Su juicio y castigo están con ellos siempre.

Buscan la verdad y obtienen la luz,

su corrupción es limpiada.

Dios bendice a quienes lo aman, ellos serán felices.

Mediante el juicio ganan salvación.

Las palabras de Dios se convierten en sus vidas,

Su rostro brilla sobre ellos.

II

Los que aman a Dios lo reverencian,

ellos aceptan Su observación.

En armonía sirven a Dios,

viven la realidad y testifican.

Los que aman a Dios le son fieles,

firmes en la fe en medio de las pruebas.

Dejando ir el futuro y el destino,

aman a Dios de todo corazón.

Los que aman a Dios lo adoran,

alabando Su justicia y santidad.

Los que aman a Dios poseen la verdad,

siempre testifican y glorifican a Dios.

Dios bendice a quienes lo aman,

Su juicio y castigo están con ellos siempre.

Buscan la verdad y obtienen la luz,

su corrupción es limpiada.

Dios bendice a quienes lo aman, ellos serán felices.

Mediante el juicio ganan salvación.

Las palabras de Dios se convierten en sus vidas,

Su rostro brilla, Su rostro brilla sobre ellos.

Anterior: 111 Los que aman a Dios son verdaderamente felices

Siguiente: 113 Los que aman a Dios viven en la luz

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro