Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

65. Los que aman a Dios son benditos de verdad

I

Los que aman a Dios son benditos de verdad,

honran la grandeza de Dios y lo reverencian con alabanzas.

Las ataduras del mundo se dejan a un lado,

se liberan sus mentes.

En el dolor y la adversidad, la palabra de Dios es su guía,

sus corazones están en paz y pueden confiar en ella.

Al entender la intención de Dios

y al cumplir con sus deberes,

sus almas disfrutan en paz.

Los que aman a Dios son benditos de verdad,

disfrutan la palabra de Dios y están cara a cara con Él.

Los que aman a Dios son benditos de verdad,

estar en comunión con Dios es la felicidad real.

Los que aman a Dios son benditos de verdad,

pueden reverenciar a Dios y evitar el mal.

Los que aman a Dios son benditos de verdad,

tienen la bendición de Dios y Él los protege.

II

Los que aman a Dios son benditos de verdad.

La gracia de Dios es su compañía constante.

El juicio y el castigo de las palabras de Dios

los limpian y cambian cada día.

Las innumerables pruebas y refinamientos,

las innumerables podas y tratos,

su carácter en la vida cambia,

eliminan su corrupción y se salvan.

Los que aman a Dios son benditos de verdad,

comparten un solo corazón y mente con Dios.

Los que aman a Dios son benditos de verdad,

suelen vivir en la luz.

Los que aman a Dios son benditos de verdad,

su vida entera está dedicada sólo a Dios.

Los que aman a Dios son benditos de verdad,

pueden ser íntimos de Dios,

y satisfacer la intención de Dios.

III

Los que aman a Dios son benditos de verdad,

disfrutan de la palabra de Dios y están cara a cara con Él.

Los que aman a Dios son benditos de verdad,

estar en comunión con Dios es la felicidad real.

Los que aman a Dios son benditos de verdad,

pueden reverenciar a Dios y evitar el mal.

Los que aman a Dios son benditos de verdad,

tienen la bendición de Dios y Él los protege.

Tienen la bendición de Dios y Él los protege.

Amar a Dios es ser bendito de verdad.

Anterior:Arrepentimiento

Siguiente:Nuestra vida no es en vano

También podría gustarte